Las nueve musas

Autor - Carlos Vitale

Jolanda Insana

Jolanda Insana

ESPANTO… espanto espanto grande y mandíbulas cerradas narices abiertas para favorecer la respiración el culo apretado para mantener la compostura flojas las piernas en la ebullición de tierra y mar y el ceño...

Gerardo Vacana

Gerardo Vacana: existir es resistir

EXISTIR ES RESISTIR Existir es resistir. Siempre. No sólo al ocupante. Resistir también en la paz: a los males al mal. De por vida. ESISTERE È RESISTERE Esistere è resistere. Sempre. Non solo all’occupante.  ...

Goliarda Sapienza

Goliarda Sapienza

QUISIERA… Quisiera al ritmo del verso abandonarme pero el tiempo apremia y debo correr aún. VORREI… Vorrei al ritmo del verso abbandonarmi ma il tempo stringe e devo correre ancora. UN VUELO… Un vuelo...

Gabriella Sobrino

LAS CALLES DESIERTAS Cuando abrías los ojos eran dos lagos pero aguas infieles han sepultado tu mirada. Tú a kilómetros de distancia yo vagando por las calles desiertas un Año Nuevo. LE STRADE DESERTE Quando aprivi gli...

Anna Ventura

Anna Ventura

PATRIARCAL Volver a recorrer los tiempos y los lugares de la familia: un balcón de hierro, una lámpara encendida, un regalo de cumpleaños. Como los atunes y los salmones, como las aves migratorias, una fuerza descomunal...

ANTONI CLAPÉS

Antoni Clapés

Antoni Clapés nació en Sabadell en 1948. Entre otros libros, ha publicado: Destret, Tagrera y Alta Provença.                                                                  AL MARGEN...

Ferdinando Banchini

Ferdinando Banchini

SOMBRAS Sombras y silencios se arrastran desde los rincones por las paredes despojadas, babean sobre los muebles atónitos, se adhieren enormes al techo, estrechan el cerco después de las horas sin espera coaguladas en...

Rita Baldassarri: Ojos de gato

1 La plazoleta encajonada entre muros está habitada por gatos que viven recostados: son trapos en la hierba. Tienen un aire distraído y si los llaman no levantan la cabeza como si arrastraran un dolor sólo ellos, que...

Mario Luzi

Mario Luzi: Segmentos de la gran congoja

“Muere ignominiosamente la república” O, aunque menos decible, una oscura reticencia como cuando en el difícil giro de las épocas se advierte que pasado y porvenir se buscan, sí, pero a ciegas, como bajo testudos y...

Robert Desnos

Robert Desnos

AL AMPARO DE LA NOCHE Deslizarse en tu sombra al amparo de la noche. Seguir tus pasos, tu sombra en la ventana. Esa sombra en la ventana eres tú, no es otra, eres tú. No abras esa ventana detrás de las cortinas de la...

IRENE VALLONE

Irene Vallone

SONRISA Me has sonreído tus ojos eran tiernos me has hablado tus ojos eran brillantes me has mirado tus ojos eran rojos …los míos se reflejaban. SORRISO Mi hai sorriso i tuoi occhi erano teneri mi hai parlato i...

Vittorio Sereni

Vittorio Sereni

EN PARMA CON A. B. I Verde vapor árbol al margen de una ciudad. Un verde vaporoso. ¿Qué más? Quisiera ser otro. Quisiera ser tú. Durante tanto tiempo hace tanto tiempo habría querido ser como tú el poeta de esta ciudad...

Maria Luisa Spaziani

Maria Luisa Spaziani

HE VENIDO A PARÍS PARA OLVIDARTE He venido a París para olvidarte. He venido a París para olvidarte pero tú obstinado me impregnas todo espacio. Eres la quimera horrorosa de los aleros de Notre-Dame, eres el ángel que...

Cristina Campo

Cristina Campo

DEVOTA… Devota como rama curvada por muchas nieves alegre como hoguera por colinas de olvido, sobre agudísimas láminas en blanca malla de ortigas, te enseñaré, alma mía, este paso de adiós…  ...

Margherita Guidacci

CLÍNICA… Clínica neurológica. Aquí llegado muchas cosas oh peregrino puedes preguntarte pero solo una importa: ¿Es la última casa de los vivos o la primera de los muertos? CLINICA… Clinica neurologica Qui...

ROBERTO MUSSAPI

Roberto Mussapi

LLANURA Tengo angustia de la llanura, en mi corazón evoca el mar inmóvil y desanimado de la bonanza, cuando no sopla brisa y las velas cuelgan como vampiros por la mañana. Recuerdo las dunas del desierto, las...

Alda Merini

L’ALBATROS Yo era un ave de blanco vientre gentil, alguien me cortó la garganta para reírse, no lo sé. Yo era un albatros grande y revoloteaba sobre los mares. Alguien ha detenido mi viaje, sin ninguna caridad de...

Antònia Vicens

Cinco poemas de Antònia Vicens

Vas al Corte Inglés y en la planta de los cosméticos te embelesas ante las promesas de juventud eterna.   La dependienta de la firma Lancaster pintada como una geisha te vende un pintalabios que no usarás nunca...

las nueve musas eddiciones

¡Suscríbete a nuestro boletín!