Las nueve musas
Las nubes en el cielo tejiendo sueños © Mayte Vieta

Mayte Vieta. Naturaleza, espacio y silencio

Promocionamos tu libro

MAYTE VIETA. EL DISCURSO CONCEPTUAL A PARTIR DE LA REPRESENTACIÓN DE LA NATURALEZA, EL ESPACIO Y EL SILENCIO

 “Sí viéramos realmente el Universo, tal vez lo entenderíamos”
Jorge Luís Borges

“Sólo dos cosas son infinitas: el universo y la estupidez humana, y de lo primero no estoy tan seguro”
Albert Einstein

Cuando el relámpago habla, dice oscuridad”
George Steiner. Fragmentos (de un pergamino dañado por el fuego)

El Castell de Vila-seca. Un nuevo espacio expositivo de la Fundación Vila Casas

 Hace dos años se inauguró un nuevo espacio de la Fundación Vila Casas, concretamente en Vila-seca, localidad cercana a Salou (Tarragona), ubicado en el Castell de Vila-seca, también conocido como el Castillo del Conde de Sicart.

Castell de Vila-seca
Castell de Vila-seca

Este espacio se une al resto de sedes con las que cuenta la Fundación:  Espais Volart y el Museo Can Framis, ambos situados en Barcelona y los museos de Can Mario y Palau Solterra, de Palafrugell y Torroella (Girona) respectivamente.

En el caso de Vila-seca se trata de un convenio de colaboración entre el Ayuntamiento de la localidad y la Fundación, lo que permite la recuperación del castillo para fines culturales, principalmente dentro del arte contemporáneo, aunque también se abre a otras épocas y tendencias. La idea es es que el convenio de cuatro años, renovable, permite contemplar una parte de su fondo integrado principalmente de pintura, escultura, fotografía y obra gráfica. En 2020, o sea en plena pandemia, el castillo recibió 20.000 visitantes, teniendo en cuenta que en aquel momento se estaba celebrando una exposición dedicada al pintor informalista Antoni Tàpies, con el agravante de que se tuvo que cerrar antes de que finalizara. Las exposiciones siguientes recibieron 10.000 visitantes cada una.

El castillo es un Bien Cultural de Interés Nacional. Se erigió en el siglo XII, aunque se estima que sus orígenes son anteriores. Con el transcurrir del tiempo se han realizado diferentes intervenciones, aunque actualmente se lo considera como un claro ejemplo del estilo neogótico que recuerda a la fachada del edificio histórico de la Universidad Central de Barcelona de Elies Rogent.

Ha tenido diversos propietarios, ya que a finales de 1525 lo adquirió el arzobispo Pere Cardona y señor de Vila-seca del Comú que hizo posible la unificación de ambas villas pasando a denominarse Vila-seca dels Olzina. A finales del siglo XVII el cónsul de Holanda en Barcelona, Johan Kies, lo compró al Arzobispado de Tarragona. En 1899 el conde Isidre de Sicart  i Torrens, sobrino de la primera marquesa de Vilanova i Geltrú, lo adquirió junto con las tierras que lo circundaban. No fue hasta el 2005 que el Ayuntamiento lo compró a la familia.

Entre deux mondes
Entre deux mondes 2022 – Instal·lació 4 miralls oxidats intervinguts i retroil·luminats © Pere Pratdesaba

Al lado mismo del castillo se encuentra la bodega (celler) novecentista de la Cooperativa Agrícola que recientemente se rehabilitó y que ahora es un equipamiento cultural de primer orden. Se edificó a principios del siglo pasado por el arquitecto Pere Domènech i Roura, hijo de LLuis Domènech i Montaner (Palau de la Música Catalana, Hospital de Sant Pau, Casa Lleó i Morera y varias intervenciones en Comillas y Santander). Pere Domènech también construyó las bodegas de la Espluga de Francolí y El Sarral (Tarragona), así como el antiguo Estadio Olímpico de Barcelona (1920).

Mayte Vieta. El lenguaje de la naturaleza a través del silencio

 Actualmente la exposición que se lleva a cabo en el Castell de Vila-seca es la de Mayte Vieta (Blanes. Girona, 1971), cuyo título es Cosmos. Mirar en la foscor entre les estrelles (Mirar en la oscuridad entre las estrellas), que ocupa diversos espacios en los que se combinan la instalación, la escultura y la fotografía. La mayoría de las obras corresponden al presente año.

Mayte Vieta se formó en la Escuela Massana de Barcelona especializándose en pintura y escultura. Al poco tiempo se interesó por la fotografía que aplicará en la mayoría de sus trabajos posteriores.

Su obra se ha podido observar tanto a nivel nacional como internacional, caso del Museo de Arte de Girona; Tinglado 2 de Tarragona; Fundación Joan Miró y Espai Volart de la Fundación Vila Casas, Sala Metrònom y galerías Àngels Barcelona y RocioSantacruz, todas ellas de Barcelona, así como en Alicante, Palma de Mallorca, Pamplona, A Coruña, Santander, Madrid, Ginebra, Vevey, Zurich, Lisboa, Paris, etc.

Ha sido becada por la Fundación Banesto de Madrid, Generalitat de Catalunya y ENDESA de Teruel. Ha recibido diferentes premios, entre ellos el Premio Cañada Blanch y Club Diario de Levante de Valencia y el Premio de Fotografia en el 46è Salon d’Art Contemporain de Montrouge, París.

Mayte Vieta
COSMOS © Mayte Vieta

La primera vez que tuve conocimiento de su trabajo fue con motivo de una exposición individual en la galería madrileña Salvador Díaz en 1998. Un año más tarde ya pude ver personalmente su obra en la desaparecida sala Metrònom de Barcelona, donde presentaba Silencio. En ella aparecían imágenes de la propia artista en el agua, tanto en posición fetal como en movimiento. La referencia al mundo marino será una constante en su trayectoria artística.

En 2001 mostró una serie de esculturas y fotografías en la galería Dels Àngels, que más tarde pasó a denominarse Àngels Barcelona, que será su galería referente en la ciudad. Aquí ya se adentraba en el paisaje rural, o sea, la propia naturaleza, de la que el crítico Jaume Vidal, en “El País”, señalaba que sus fotografías de paisajes singulares “son auténticos territorios mentales donde tienen cabida todo tipo de sensaciones, que tanto pueden ser reflejo de una situación excepcional como de un momento del día a día”. En esta exposición aparece una fuente de luz dirigida a un punto concreto que se puede ver en varias de las obras. Este efecto lumínico será habitual en la mayoría de sus trabajos, ya que forma parte de la misma obra.

La mirada transparent
La mirada transparent © Pere Pratdesaba

La primera vez que Mayte Vieta exhibió sus creaciones en la Fundación Vila Casas fue en Espais Volart, en 2004, donde la presencia del paisaje era   bien evidente, tanto si lo mostraba a través del agua como del cielo, ya que sólo los separaba la línea del horizonte. También la naturaleza se hace evidente en una instalación donde aparecían un centenar de mariposas disecadas como si estuvieran volando, o más bien, flotando en un espacio abierto. De esta muestra Abel Figueras, en el Avui, comentaba que se trataba, en definitiva, de la existencia de una serie de emociones que “nos hablan de la belleza efímera de la vida, del misterio de las imágenes, de instantes que desaparecen, de ser visibles las emociones y las sensaciones de los momentos vividos”.

Veinte años más tarde estas emociones y momentos vividos aparecen de nuevo en Cosmos. En 2014, vuelve a exponer en el mismo espacio de la Fundación Vila Casas, donde Mayte Vieta manifestaba que “me considero antes dibujante que fotógrafa. De hecho, las imágenes fotográficas que hago proceden de un dibujo previo”.

Mayte Vieta
A la izquierda de la imagen la comisaria Natália Chocarro. En el centro Mayte Vieta

Cosmos. Una mirada a los recuerdos

 La exposición Cosmos. Mirar en la oscuridad de las estrellas, es la cuarta que se celebra en el Castell de Vila-seca. Las anteriores fueron La resistencia del signo, en que se mostraron solamente grabados de grandes dimensiones de Antoni Tàpies, Testimonio de una guerra (1936-1939), a través de fotografías de Agustí Centelles y El universo mediterráneo del escultor Josep Clarà.  Según el director general de la Fundación, Joan Torras, se trata de “aproximar el arte catalán al territorio”.

La comisaria de la muestra, Natàlia Chocarro, asesora de arte de la Presidencia, señala que el tema de la exposición gira entorno a “la preservación del planeta (…), captando el instante, reteniendo el tiempo, creando inquietud en el espectador. Todo es producto de la imaginación y de los sueños”. Tanto la comisaria como la artista estuvieron un año elaborando este proyecto, en el que el espacio era vital para que se pudiera llevar a cabo la exposición, por ello “era muy importante conocer el espacio para adaptarse a él”. De todos modos, la artista cuando trabaja para una exposición concreta lo hace “a partir del plano o la maqueta del lugar donde se va exponer”.

Las nubes en el cielo tejiendo sueños
Las nubes en el cielo tejiendo sueños – Fotografía © Mayte Vieta

Las especiales características de cada una de las salas del castillo han permitido a la artista adecuarse a cada una de las  propuestas que presentaba, pero siempre dentro del ámbito de la instalación, debido a que se centró “en el mundo del silencio debido a las circunstancias de este tiempo, a través del universo y las estrellas para huir de la realidad”. De hecho, la artista vivió con intensidad -como la mayoría de todos nosotros- toda la problemática que comportaba no poder expresarse ni mostrar su obra de modo expositivo, ya que estaban cerrados todos los espacios culturales durante el tiempo más duro de la pandemia del covid19 que, además, coincidió con la enfermedad y muerte de su padre. Por ello, las obras que se exhiben son fruto de esa época ya que “una de las instalaciones hace referencia a mi padre, como un intento de reconciliarme con él”. Suele anotar en una libreta sus sueños que luego le servirán para desarrollar sus obras.

Nada es más negro
Nada es más negro © Mayte Vieta

La exposición se divide en diversos apartados en los que pueden observarse las instalaciones Entre deux mondes, Nada es más negro y Oxigen. En la primera se ven las constelaciones de Hércules, de la Osa Mayor, del Dragón y del Águila. De algún modo se trata de crear una relación entre los dos mundos, ya que el público se siente reflejado en las constelaciones. Para contemplar las obras no es necesaria la luz de la sala, sino que proviene de la misma obra lo que permite observar nítidamente las constelaciones a través de los diferentes puntos que aparecen sobre un fondo oscuro, como son “un conjunto de estrellas fijas o estrellas sin relación entre ellas, pero que forman un dibujo imaginario”.

En la siguiente sala, en una pared aparecen trece fotografías impresas sobre textil en cajas de luz retroiluminadas.  Se trata de una instalación donde se pueden ver el mar y el cielo lleno de nubes, mientras la luz que las atraviesa se refleja en el agua. Son recuerdos y paisajes de la memoria, por ello la “sublimidad de la naturaleza le sirve para verter la nostalgia de la ausencia, un sentimiento que nos atrapa para hacernos participe de él”. Esta instalación también se ha de contemplar a oscuras para que dé la sensación de que las imágenes que vemos provengan de la propia pared y no que sean producto de la luz que se encuentra detrás de las cajas.

Bambi Animals del temps
Bambi Animals del temps © Mayte Vieta

La serie Oxigen consta de tres fotografías impresas sobre metacrilato. En  una de ellas aparecen unas burbujas en el agua que parecen formar un cuerpo humano y que recuerda a algunas obras anteriores en que aparecía la propia artista sumergida en el agua. En otra fotografía surgen unos cuerpos celestes que flotan en el espacio sideral, percibiéndose “el latido que exhala la vida”.

La última sala está plenamente iluminada con luz natural y en ella se muestra una instalación de 23 espejos colgados en una sola pared. En todos ellos aparece la palabra “Te quiero” en 23 idiomas diferentes, además de cinco cajas de luz y la escultura en bronce de un cervatillo sobre un espejo ovalado titulado Bambi, Animales del tiempo, realizada en 2011. Precisamente en 2017 la figura del bambi también aparecía en una exposición que realizó en la galería Rocio SantaCruz, aunque en esta ocasión eran dos animales que se estaban observando uno al otro, de la que Naila Vázquez en La Vanguardia comentaba que en esta obra “había alguna cosa inquietante en sus largas patas de elefantes dalinianos y la forma de mecedora”.

Ramón Casalé Soler - Artes plásticas

Ramon Casalé Soler

Ramón Casalé Soler (Barcelona. 1955)

Museólogo, historiador y crítico de arte

Miembro de la Asociación Internacional de Críticos de Arte (AICA)

Miembro del Consejo Internacional de Museos (ICOM)

Licenciado en Geografía e Historia, especialidad en Historia del Arte (Univ. Barcelona)

Máster en Museología y Patrimonio Cultural (Univ. Barcelona)

Curso de Anticuario (Barcelona)

He formado parte de la Junta Directiva, con el cargo de Tesorero, de la Asociación Catalana de Críticos de Arte (ACCA), durante el período 2001-2016

Colaborador del programa de radio “Formas y Ängulos en las cadenas Onda Cero y COPE de Barcelona durante 7 años

Excoordinador de Artes Plásticas del Museo de la Marina de Vilassar de Mar (Barcelona)

Exdirector artístico de la Galería de Arte Sant Pol Art, de Sant Pol de Mar (Barcelona)

Fui corresponsal en España de la revista italiana ARTE IN de Venecia durante 20 años

Formaba parte del Comité de Redacción de la revista digital Mur Crític (ACCA)

Actualmente también soy crítico de arte de la revista BONART de Girona, de la revista ARTE por EXCELENCIAS de La Habana, de la revista digital EL TEMPS DE LES ARTS de Valencia , del periódico L’INDEPENDENT DE GRÀCIA de Barcelona y del FULL INFORMATIU de la Societat Catalana d’Arqueologia de Barcelona.

Asimismo, he sido crítico de las revistas Batik, Arte Omega, Marte de Barcelona, Papers d’Art de Girona, Zerovuittresquaranta y Vilassar Actiu de Vilassar de Mar (Barcelona), entre otras publicaciones, desde los años 1987 hasta la actualidad

Reseñas literarias

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Apadrina a un redactor