Las nueve musas
Sebastián

Sebastián. Emotivas esculturas monumentales

Promocionamos tu libro

Sebastián, seudónimo de Enrique Carbajal, (México, 1947) escultor mexicano es autor de esculturas monumentales insertadas en el paisaje arquitectónico  para transformar el entorno urbano y “romper su quietud”.

Carbajal eligió ese seudónimo porque le dijeron que se parecía al San Sebastián de Botticelli. Y decidió adoptarlo pues pensó que era un nombre “fuerte, que se pega”.

emotivas esculturas
El caballito – De Felipe Alfonso Castillo Vázquez – Trabajo propio, CC BY 3.0,

Sus obras pueden admirarse alrededor del mundo: Japón, Argentina, Canadá, Estados Unidos, España, Francia, Alemania,  China, Colombia, Panamá, Brasil, Uruguay, Venezuela. Belice y desde luego todo México.

Reconoce la influencia del arte renacentista, especialmente la geometría euclidiana de Alberto Durero, de él toma las formas triangulares y trapezoidales, bases de la construcción de sus esculturas. Los polígonos y pentágonos combinados de pequeño formato  con los que confecciona diferentes piezas. Estas construcciones luego son llevadas a escala monumental.

El apoyo y las enseñanzas del escultor alemán radicado en México Matthias Goeritz, con quien trabajó durante 25 años como su colaborador y asistente, fueron fundamentales para su formación. Goeritz  define su creación como escultura emocional y consideraba que tanto la arquitectura como la escultura eran la expresión de la condición espiritual del hombre en un tiempo particular. Sebastián toma el concepto de su maestro y piensa que su geometría es emocional, porque a pesar de estar basada en la matemática, compone la creación con una carga emotiva de sentimiento e intuición.

El predominio del arte concreto  en la obra de Sebastián se patentiza  en el uso de geometría aplicada: esferas, círculos, planos, elipses que modificados y combinados le permiten realizar un trabajo gigantesco de puertas, arboles de la vida y símbolos prehispánicos u orientales. Sebastián opina que no es magia lo que él hace sino la aplicación de verdades geométricas y afirma “… lo que yo hago es usar la geometría como lenguaje, como su fueran mis letras y mis palabras para decir el poema plástico”.

La obra del escultor inglés Henry Moore con “su fuerza, calidad y hieratismo” fue decisivo para Sebastián  en la elección de  temáticas al reconocer sus raíces mexicanas  y dejar de lado  el influjo de las corrientes de vanguardia europeas o estadounidenses. Henry Moore interpreto a Chac Mool con la fuerza, las líneas quebradas, el hieratismo y los planos convexos y cóncavos.

paisaje arquitectónico
Awaiting the Mariner De William Murphy from Dublin, Ireland,

En cambio Sebastián manteniendo  las expresiones del arte concreto se vuelca hacia  el arte precolombino. En la entrevista  me  confesó que debía “… Beber en mis raíces y mi entorno” tomando como ejemplo la representación original del Chac Mool (tigre rojo) este sacerdote-guerrero, figura misteriosa que podría ser un mensajero  o intermediario entre el hombre y los dioses. Era el encargado de llevar a las deidades las ofrendas que se le colocaban en la cavidad abdominal, tales como corazones humanos y otros objetos en honor de los dioses.

Sebastián  transformó a Chac en una serie de formas helicoidales  redondeadas, sintetizó la estructura del dios sentado con lazos que se desprenden de la superficie y se expanden hacia arriba en forma oblicua como queriendo volar y alcanzar la inmensidad.

Quijote
Quijote (Alcalá de Henares, España) De M.Peinado CC BY 2.0,

La mayoría de las esculturas de Sebastián son monumentales.  Estas esculturas geométricas son emocionales porque son símbolos conmemorativos de estados espirituales del ser humano. Entre estos monumentos conmemorativos podemos apreciar los obeliscos como la puerta del Camino Real de Colima (2001), Arco Fénix (1994) y Awaiting the mariner (2002) realizados en hierro fundido, de textura lisa y monocromados, en rojo, amarillo y blanco respectivamente. El mismo Sebastián nos dijo “soy monocromo”. Estos obeliscos monumentales que señalan la apertura de una ciudad están articulados entre si y unidos por lazos esféricos que sobresalen de su vértice formando una flor que cierra la composición. Los colores primarios, amarillo, rojo y blanco  y la textura lisa de la obra resaltan los ángulos entrantes y salientes permitiendo resaltar el juego de las luces y las sombras. El escultor eligió el obelisco porque es el símbolo fundamental de  conmemoración tanto en el mundo occidental como en el oriental.

En Buenos Aires (Argentina) en una rotonda enfrentada a la Plaza México se encuentra el Saltamontes,  elaborada con paralelogramos superpuestos y entrecruzados, pintados de rojo,  uno de ellos se apoya en la superficie, la cabeza, y el resto se elevan dando la sensación  del salto de la langosta.

Tsuru
Tsuru. Kadoma. Osaka. (Japón). 20m – Hierro c/esmalte acrílico

Otra escultura simbólica de Sebastián es el Tsuru (garza) (1996), semejante a una columna estípite que culmina en  alas entrelazadas que se abren en la cúspide. Este monumento está relacionado al Haikú, poema japonés breve de 5,7 y 5 sílabas, que trata de  captar lo trascendente en un instante.

¿Cuál es el instante que quiere captar Sebastián?

El pájaro que se posa por un instante en la tierra y luego sigue su vuelo, las alas abiertas del monumento parecen indicarlo; la base es comparada por Sebastián con  “el pico de la garza penetrando la tierra”

Sintetizando: todas sus esculturas son ensayos geométricos donde combina triángulos, esferas, polígonos; juega con la geometría, le gusta integrar diferentes elementos  para formar figuras sintéticas  con reminiscencias históricas o simbólicas.

Sus puertas, obeliscos y dioses son de estructura colosal .Su intención es que cada creación  se funda con el entorno urbano   “…Que se vuelva un hito, una referencia, un signo fundamental de la ciudad”  .En la entrevista Sebastián  subraya que para que la obra sea una creación debe tener emoción, por ello llama a la técnica de su obra geometría emocional.

Cuando Sebastián conoció las  esculturas de Henry Moore  se dio cuenta que debía volver a sus raíces mexicanas  “que un artista verdadero debe tener un origen, un lugar, un entorno, una cultura, una raíz profunda”  y que de ellas debía partir para elaborar sus construcciones y desarrollar su auténtica forma de pensar latinoamericano. Lo que nos permite inferir  que los símbolos prehispánicos que recrea Sebastián conforman un mestizaje geocultural  donde se representa la dualidad del continente americano y la ambivalencia entre lo moderno y lo ancestral, la vanguardia y las huellas del pasado americano, experimentando con los normas de la geometría fractal y las inferencias de los pueblos originarios.

Saltamonte
Saltamonte. Plaza México. Buenos Aires (Argentina)

Su “imagen –signo” construida por medio de la memoria automática, conseguida por la transmisión y elaboración de los símbolos renacentistas, orientales y fundamentalmente prehispánicos es una construcción armoniosa y simbólica que le da carácter universal a la obra que puede ser entendida por todos.

Cabecera: Cabeza de caballo – De Jubilo – Trabajo propio, CC BY-SA 3.0,

Alicia Estela Beltramini Zubiri

Alicia Estela Beltramini Zubiri

Profesora y Licenciada en Historia en Historia (Universidad Nacional de Córdoba)

Licenciada en Historia (Universidad Nacional Autónoma de México); Becaria O.E.A. en España, investigación Historia de América.

Profesora Disertante de los Cursos ¨Panorama de la plástica argentina contemporánea¨ en Bolivia Honduras; Costa Rica; Panamá; Ecuador, República Dominicana; México y Paraguay.

Jurado en el l Salón Provincial de Arte Cerámico. Jurado de Selección en APAC para la Feria de Arte Córdoba 2000.En concursos de fotografía por el Fotoclub-Córdoba.

Curadora de la exposición de murales cerámicos de Eduardo Bravetti y Marta Zabala. Octubre 2011.

Publicaciones:
¨La cerámica primitiva de Córdoba¨.
¨Antonio Seguí”.
¨Las pinturas de Genaro Pérez”.
”Octavio Pinto”. Bienal Americana de Arte de Córdoba (1962-1964-1966).Un intento por valorizar la identidad americana”.
“Marcelo Bonevardi. El enigma de sus pinturas construcciones”

Publicamos tu libro

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.