Las nueve musas
Mas-Magro

«Obstinada memoria» de Francisco Mas-Magro y Magro

Promocionamos tu libro

El nuevo poemario del médico y poeta Francisco Mas-Magro (Alicante, San Blas 1946) lleva por título Obstinada memoria (Devenir, 2023), siendo este una clara declaración de intenciones, pues la memoria es el eje de la acción poética, pues, en los diferentes apartados, Mas-Magro acude a distintas temáticas memorísticas: anhelos, alusiones o reminiscencias a poetas como Federico García Lorca, Vicente Huidobro, Antonio Machado…, sentimientos amorosos, viajes, estampas costumbristas, etc.

Rebajas
Obstinada memoria: 329 (Devenir Poesía)
  • Mas-Magro y Magro, Francisco (Autor)

Como acabo de decir el poemario se divide en cinco secciones, la primera: “Advertencia”, incluye un único poema, que lleva por título “Ese mar de la vida”, que se trata de un poema-homenaje a una poeta de la misma generación, Rosa Ródenas, ausente recientemente. La aparición del mar, en este breve poema, es símbolo del continuo devenir que nos lleva irremediablemente a la muerte.

La segunda sección: “Memoria onírica” recoge diferentes temáticas, todas desarrolladas con aparente sencillez estilística, pero con una profundidad sensitiva y poética que demuestra la calidad de las piezas.

“Media hora con Federico” es un homenaje a Lorca, en concreto se alude a Poeta en Nueva York, poemario simbolista con ciertos tintes surrealistas, los que a su vez utiliza el poeta en estos versos que aluden al caluroso e insoportable calor del mes de agosto: “Es agosto y Federico en Nueva York no entiende/ que en los parques habiten estorninos/ (hijos de aquellos que Shakespeare llevó en sus libros/ contaminando la paz de aquel espacio)./ Federico sospecha que el amor se esconde en los arbustos/ de Bow Bridge;/ el abrazo, en la Estación Central;/ el frio desde la raíz a la última aguja/ de aquellos bloques horriblemente bellos.”/

Se vuelve a aludir a Shakespeare con el poema “Los pájaros de William”, pieza que invita a reflexionar sobre la idea de la muerte y el paso del tiempo, tema recurrente a lo largo del poemario y que lo dota de esa profundidad característica de la poesía de Mas-Magro.

“Descanso en Matarraña” recuerda al poema “Las moscas”, de Antonio Machado, pues estas evocan el paisaje y, al mismo tiempo, el devenir de la vida, la cotidianeidad y lo común se hacen patentes.

“Fulgor del día” y “Jorge el Pampero”, al igual que otros poemas y libros del autor, aluden a la importancia que tiene para el autor la música; en el primero encontramos la mezcla entre el verso y la melodía que se unen para sublimar el arte. En el segundo, vemos cómo este músico despierta hondos sentimientos en el poeta, genera un ambiente cuasi místico que devuelve a la memoria lo olvidado.

“Soledad” es un poema extenso en el que se alude al sentido de la vida, a la llegada de la muerte y a la demencia, visto desde el prisma de la senectud, del crepúsculo vital: “El viejo busca a la Muerte./ Porque la muerte galopa veloz al infinito/ ataviada de azul, como el lugar donde habitan las estrellas;/ un azul que simula un mar en calma/ y es silencio.”/

Si vamos a la siguiente sección “Memoria amorosa”, encontramos un buen puñado de poemas donde la temática amorosa adquiere todo el protagonismo, esta se desarrolla desde distintas perspectivas, todas ellas asociadas al recuerdo, a la memoria, el hilo conductor que enhebra las piezas cual perlas hasta conformar un bello collar.

“El arroz está en su punto” parece ser un homenaje a la persona amada por los años compartidos; sin embargo, “Fantasma”, “He hallado su cuerpo escondido”, “La pasión fue… sus labios” o “La soledad de París a media tarde” presentan diversos recuerdos nostálgicos: el de un antiguo perro que tuvo el poeta y que le permite rememorar bellas estampas; el de los aromas y las comidas asociados a alguien que ya no está (presumiblemente la madre); el de un antiguo amor…

“Del amor” recoge la idea del amor entendido como bálsamo que permite soportar los días y el paso del tiempo: “Se enciende la vida con la vida de tal modo/ que la noche espera el amanecer./ Y yo, como puedo, espero la fuerza de un amor que me/ atrape./ Me enciende amanecidas de esperanza./ Sombras de sangre aún viva.”/

En “Sospechando la pasión como recurso” encontramos el momento del desayuno, el cual va acorde al despertar de la pasión. Un poema sensual y sensitivo al mismo tiempo que es un bello canto a la fusión de los cuerpos y a la conjunción entre lo observado y lo observable.

“Porque vivir se ha puesto al rojo vivo” es un poema en el que, a pesar de los problemas y los sinsabores de la sociedad que nos ha tocado vivir, la amada fulgura como tabla de salvación ante el poeta. La muerte, el reconocimiento, etc., son aspectos que preocupan de manera desigual al poeta.

El amor es concebido, en la mayoría de ocasiones, como salvación, como apósito para soportar las heridas que produce la vida. “Mientras rehago la cama” presenta recuerdos de la figura de la amada, que se convierte en razón de vida; “La ensalada de patatas” transporta al poeta a la infancia y rememora su amor hacia la persona amada; en “Si mi vida como un eremita”, el paso del tiempo y la importancia capital de la amada para la vida del poeta son los temas capitales; al igual que en “Te me enredas”, donde encontramos la música de jazz (como no puede ser de otra manera en la poesía de Mas-Magro) de fondo.

“Busco la palabra” presenta la dificultad para el escritor, para el poeta, de dar con la palabra idónea para describir lo que siente, hasta que se revela la palabra Amor: “Así, pues, en el poema que arranca de mi pluma,/ alejada la palabra pretendida,/ escribiré tan solo: Amor./ Amor,/ por si encajara en el hueco del verso que me pide la clave/ de mi vida sin remedio.”/

La tercera sección: “Memoria interior”, consta de un solo poema “Munich encendido”, que alude a una experiencia un tanto traumática provocada por la erupción del volcán islandés Eyjafjallajökull, que arrojó ceniza volcánica varios kilómetros en la atmósfera, lo que llevó al cierre del espacio aéreo del 14 al 20 de abril del año 2010, hecho que afectó a unos 10 millones de pasajeros, nuestro poeta entre ellos.

En la cuarta sección: “Memoria elegíaca”, el tema principal, como ya anuncia el título, es la muerte, la cercanía de la misma inunda muchos de estos poemas de tristeza y nostalgia por lo vivido.

En “Trionfante e passionale adagio assai” la música adquiere mucho protagonismo, a su vez es un canto nostálgico a la vida, que languidece; “Comunión de los santos” presenta alusiones al más allá, a las almas que forman parte del olvido.

“Dicen que la muerte viste de negro” muestra el recuerdo de cuando murió el abuelo del poeta. Quizás la muerte de un abuelo o abuela es la más impactante para un niño, su primer contacto con la muerte, algo que queda muy presente para toda la vida.

En “La piedra” el poeta acude a elementos inertes y acaba aludiendo a su propia muerte. Este poema recuerda a “Lo fatal”, del poeta nicaragüense Rubén Darío, sobre todo al momento en el que dice: “Dichoso el árbol que es apenas sensitivo, y más la piedra dura, porque ésa ya no siente”, pues lo más duro para el ser humano es la consciencia de que nos vamos a morir, de que dejaremos de existir…

En “Un lamento malva” y “Plañideras”, la muerte es el acicate que da lugar a ambos poemas, esta lo impregna todo, al igual que ocurrió durante la pandemia. La cercanía y convivencia con ella hizo que la tuviésemos más presente que nunca y sobre esta idea se cimenta el primer poema.

En el “Epílogo” se incluye un único poema: “Hay libros sobre la mesa”, en el que el poeta, mediante una imagen un tanto surrealista, nos presenta sus autores y lecturas predilectas, convirtiéndose esta pieza en un homenaje a la literatura. Los muertos parecen resucitar al ser leídos y se mezclan con los familiares difuntos del poeta, y es que la literatura sigue siendo, a día de hoy, uno de los vehículos que nos sirve para empatizar y conectar con aquellos que ya no están.

Francisco Mas-Magro y Magro ha sabido, mediante esta Obstinada memoria, recuperar esas tres heridas de las que hablaba Miguel Hernández; estimado Francisco, “vida, muerte, amor. Ahí quedan escritos sobre tus labios.”

Francisco Mas-Magro y Magro (Alicante, San Blas 1946). Durante su etapa universitaria en Granada forma parte de los grupos literarios «Tragaluz» y «Poesía 70», publicando bajo el pseudónimo de «Noël Éfese». En 1969, funda en Alicante el Grupo «Lasser de Poesía» que dirige hasta el año 1973, en que se ve obligado a abandonar por razones políticas. Sometido en 1973 a expediente político-militar, es apartado, durante dos años, a Sahara Occidental Español. En 1975 se licenció en Medicina y Cirugía por la Universidad de Granada e inicia su actividad profesional en Geriatría Clínica, hasta su jubilación en el año 2012. Es miembro de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología desde 1981, destacando su actividad docente en el campo de la especialidad.

Independientemente de las divulgaciones por su actividad científica, ha publicado un ensayo histórico sobre el Convento de Nuestra Señora de Gracia de Alicante y dos biografías.

En el año 2018 publica su antología poética, Glosa de lo cotidiano (1969-2018).

Cuaderno de blues, es la siembra del futuro. En su primer poemario, Glosa de lo cotidiano, Mas-Magro se amparaba –en un ejercicio de retrospección– en los materiales vivos del recuerdo y revividos en el verso a lo largo de varios títulos escritos durante décadas.

En la actualidad, liberado el autor y libre del acoso del ayer, se planta ante un presente prospectivo y adobado con música. Y donde Francisco Mas-Magro Magro, sabe que la vida es un recordatorio anhelante. Y el libro: una autocontemplación del sucederse de los días.

Última actualización de los productos de Amazon el 2024-06-19 / Los precios y la disponibilidad pueden ser distintos a los publicados.

Fernando Mañogil Martínez

Fernando Mañogil Martínez

Fernando Mañogil Martínez nace en Almoradí (Alicante) el 26 de agosto de 1982

Es Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Alicante y profesor de Lengua Castellana y Literatura en el IES Los Montesinos-Remedios Muñoz.

Ha publicado algunos libros de poesía como Del yo al nosotros (Sevilla 2010), Viento en contra (Devenir, 2015) y Volver (Selección de poemas 2013-2018).

También ha realizado el trabajo de investigación sobre las relaciones poéticas entre César Vallejo, Gonzalo Rojas y Juan Gelman.

Su último libro de poemas publicado hasta la fecha es La musa y el silencio (Devenir, 2019).

Corrección de textos

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • El consejero de Roma
  • El último experimento
  • palabras
  • Alejandra Pizarnik
  • La ópera de México
  • En el Lago Español
  • Bullying Escolar al Descubierto
  • Un café a solas
  • La paciente silenciosa
  • Dadme a vuestros rendidos
  • Espacio disponible para tus productos o servicios