Las nueve musas
Israel… tierra prometida o callejón sin salida (IV)

Israel… tierra prometida o callejón sin salida (IV)

Promocionamos tu libro

Apartheid, EEUU, antisemitas y auto-odiadores

Las historias del apartheid sudafricano e israelí van tanto mano a mano que pocos imaginan. Por ejemplo, tanto los Afrikáners (Boers), los descendientes de los colonizadores holandeses que llegaron en el siglo XVII, como los judíos, tienen esta noción religiosa inexplicable, según la cual ellos son los elegidos de Dios, la tierra que colonizan es su tierra prometida y que han recibido el permiso del propio Dios para «civilizar» a los autóctonos salvajes.

No es una coincidencia que los Afrikáners comparen el llamado Great Trek, el Gran Camino que realizaron en el siglo XIX desde la colonia del Cabo de Buena Esperanza hacia el interior, después de ser desplazados por los británicos, habiendo tenido que luchar contra tribus indígenas como los Zulu, con el Éxodo de los judíos de Egipto. Aquí hay que añadir que nociones semejantes se han sido adoptadas por varios colonizadores en otras partes del mundo también.

apartheid
Monumento del Gran Camino en Pretoria

Otra semejanza impresionante es que todos los colonizadores se presentan como víctimas, o sea las partes más débiles de la historia, que tienen que luchar para evitar ser tragados por la mayoría autóctona.

También cabe señalar que, durante varios siglos, los judíos sólo se han estado apareando entre sí, sea por miedo que su raza desaparezca, o por desdén de los Goim (infieles) a su entorno, al igual que los surafricanos blancos hasta los años ‘90, o aún hoy. Lo curioso en este caso que tenemos otros ejemplos de dicha práctica, como por ejemplo los griegos del Mar Negro durante un largo periodo hasta su genocidio que tuvo lugar a principios del siglo XX, casi a la vez con el respectivo armenio. Con todo, hay una enorme diferencia. Los griegos en cuestión no eran colonizadores entre locales sino locales bajo ocupación extranjera.

En fin, teniendo todo eso en cuenta, no ha de extrañarse por el hecho de que África del Sur denunció, oficialmente, a Israel a la Corte Internacional de Justicia en la Haya. Por lo visto, por estupendamente que Israel lo haya llevado con el régimen anterior, el actual, naturalmente, ha resultado ser uno de sus mayores enemigos. Al final de cuentas, por increíble que suene, Palestina ha tenido varios “Mandela”, es decir presos condenados a más de 27 años de prisión. A la vez, hay que admitir que hay dos diferencias enormes entre los dos casos también. Por un lado, a los surafricanos negros nunca se ha bombardeado, y por otro, el Apartheid africano se ha acabado, contrariamente al israelí. Sea como fuere, vale la pena escuchar algunos discursos de Julius Malema, el líder del partido izquierdista EFF, al respecto.

Julius Sello Malema
Julius Sello Malema

Otro aliado de los palestinos, menos esperado, es el presidente turco Erdogan pero por motivos totalmente diferentes. A Erdogan le gusta, tanto tener el papel del “papá” de todos los musulmanes, como influenciar todos los territorios que solían pertenecer al imperio otomano, con cuya resurrección ha estado soñando desde hace tiempo. Claro que sobra señalar la hipocresía que se esconde detrás, tanto de declaraciones, como de actos de solidaridad hacia los palestinos, como la prestación de pasaportes turcos a miembros de Hamás.

No hay que olvidar que provienen de un país expansionista por naturaleza, que ha estado haciendo casi lo mismo a todas sus minorías étnicas, como los armenios o los griegos del Mar Negro en el pasado, que sigue haciéndolo a los Kurdos hasta la fecha, y que sigue ocupando, a la vez, una gran parte de un miembro de la Unión Europea, Chipre.

Desafortunadamente o no, se trata de una ley natural. La naturaleza odia el vacío, así que cuando alguien deja uno, como los países árabes, que hace tiempo que han abandonado a sus hermanos en nuestro caso, alguien más va a tratar de cubrirlo.

El siguiente vídeo muestra una parte de la vida cotidiana de los palestinos en Cisjordania. Nótense la mirada medio loca de la colona judía con el pañuelo en la cabeza, sobre todo cuando se acerca a una palestina que está restringida a vivir en una casa-jaula sin derecho a andar en calles exclusivamente judías, susurrándole «p*a» en árabe.

Así, llegamos a una pregunta crucial: ¿quién sabe algo de todo esto? De muy pocos a ninguno, por desgracia. Israel, con el apoyo absoluto de EEUU que, a propósito, bloquea con veto TODAS las resoluciones de la ONU contra Israel, controla ABSOLUTAMENTE los medios y la información en general, incluso el propio Hollywood, que fue fundado por inmigrantes judíos de Europa del Este, como los hermanos Warner, Samuel Goldwyn o Louis Mayer, en la década de los ‘20.

Aquí hay que resaltar el papel de EEUU ya desde bien temprano, o sea en la sesión crucial de la ONU en 1948, donde hubo un chantaje por parte del entonces presidente Harry Truman a los demás miembros para que votaran a favor de la fundación de Israel.

Aquí surge una pregunta de suma importancia. ¿Por qué este apoyo eterno e incondicional de EEUU a Israel pase lo que pase?

Pues, según una declaración del propio presidente Biden, ya cuando todavía era un senador, Israel es la mejor inversión de 3 mil millones de dólares que ha hecho EEUU y que, aún si Israel no existiera, EEUU tendría que inventarlo. ¿Por qué? Por el simple hecho que la seguridad de Israel es una excusa constante para intervenciones en países petroleras, las cuales las realiza el propio Israel, o sea, hace el “trabajo sucio”, y, a la vez, funciona como el 51º Estado de EEUU. Un ejemplo bien característico de sus intereses comunes fue el asesinato de científicos nucleares iraníes para prevenir el desarrollo de los programas nucleares del país. Dicha colaboración floreció ya durante la guerra fría, cuando EEUU tenía enorme miedo a la influencia soviética al mundo árabe.

Además, con organizaciones de enorme poder e influencia en la sociedad estadounidense como AIPAC (Comité de Asuntos Israelíes Americano) o la iglesia evangélica, que considera el regreso de todos los judíos a su tierra natal como requisito para la reaparición del Mesías, la situación no podría ser muy diferente.

Ambos, Israel y EEUU ponen el sello de «antisemita» a cualquiera que se atreva a criticarlo, incluso a su propia gente que se opone a esta situación. Por supuesto, como no se les puede llamar antisemitas, se les llama «auto-odiadores». A veces, también se usa otro término, extremamente despectivo, el “capo”. Los capos eran los judíos obligados por los Nazis a asumir el papel de guardia en los campos de concentración.

Aquí vemos una manifestación de “auto-odiadores” en EEUU, que exigen un alto al fuego con pancartas que ponen “No en nuestro nombre”.

Tales son, por ejemplo, intelectuales como Noam Chomsky, Miko Peled, Norman Finkelstein, Ilán Papé, Gideon Levy, Avi Schlaim, Daniel Levy, Gabor Mate, etc, muchísimos judíos religiosos que consideran lo que ha estado pasando durante décadas nada menos que un pecado, y ex soldados judíos que, sintiéndose arrepentidos por lo que hicieron durante su servicio, salen para revelar cosas jamás contadas.

Aun, existen movimientos relativos que se llaman “Breaking the silence (Rompiendo el silencio)” o “Burning conscience (Consciencia ardiente)”. A todos estos deberíamos añadir el canal de YouTube B’Tselem, dirigido por activistas que monitorean los abusos y las arbitrariedades del ejército ocupante y de los colonos fascistas armados a diario. Aquí vemos un ejemplo del tratamiento que reciben los judíos religiosos contra la opresión de los palestinos por las fuerzas armadas de su Estado.

Aquí cabe resaltar que Israel llegó hasta atacar al propio secretario general de la ONU, Antonio Guterres, por “tener el descaro de decir que el ataque de Hamás no tuvo lugar en un vacío, sino que fue una explosión esperada después de tantas décadas de ocupación, opresión, y exterminio gradual.”

Llegó al punto de negarse ceder visas a todos los miembros de la ONU que quisieran observar la situación in situ. Lo peor es que no han tratado a la prensa internacional mucho mejor. Basta decir que al menos 80 periodistas han sido matados durante los últimos meses en Israel.

El embajador israelí en la ONU llegó hasta el punto de ponerse una estrella amarilla ¡como si volviera a vivir en plena época nazista! Entretanto, siguen hablando sin cansarse de su supuesto derecho a autodefensa, algo que me suena como si oyera al ejército de ocupación nazi, durante la segunda guerra mundial, manteniendo que, por ejemplo, la aniquilación de un pueblo entero, incluso a niños y ancianos, se hace como defensa justificada contra un sabotaje a un tren alemán, perpetrado por los rebeldes de la resistencia.

Gilad Erdan
Gilad Erdan

Ejemplos típicos de la información de los últimos días son noticias, según las cuales hubo bebés decapitados y mujeres violadas. La única prueba que se ha aportado fueron unas imágenes borrosas, y unas entrevistas tipo “¿Te violaron?” “No pero seguro que me violarían si no estuvieran con sus familias”, o sea NADA.

Otro ejemplo de “caza de brujas” que también se ha desatado últimamente, es que algunas empresas estadounidenses pidieron los nombres de los estudiantes de Harvard que se pusieron del lado de los palestinos para que se aseguraran de que nadie los iba a contratar. Aquí hay que señalar que una gran parte de los estudiantes toman grandes préstamos para poder cubrir los gastos de la carrera, así que al final de sus estudios están desesperados para trabajar. Otro ejemplo de censura implacable ha sido de un caricaturista del periódico “The Guardian”, que fue despedido por un dibujo «antisemita».

Mientras tanto, no paramos de oír a periodistas preguntar a sus invitados, antes que nada, y sin cansarse ni un segundo, si condenan a Hamás, como si fuera un requisito imprescindible para empezar la entrevista o, aún peor, como si dicha pregunta fuera la Biblia a la que alguien tiene que jurar antes de su declaración en un tribunal. Curiosamente, jamás oí a los periodistas en cuestión preguntar si sus invitados condenan la ocupación, la colonización, el racismo, la segregación, el genocidio, la opresión, los encarcelamientos arbitrarios, y la intimidación por parte del ejército de ocupación y los colonos fascistas. Hablando de racismo, aun se han delatado casos de suministración no voluntaria a mujeres israelíes de origen etíope de medicamentos para el control de los nacimientos. Ninguno de esos periodistas se ha preguntado sobre el derecho de los nativos a autodefensa e insurgencia contra la ocupación ilegal y el arrebatamiento de su tierra. Un ejemplo bien característico es el caso de Piers Morgan.

El ataque de Hamás fue brutal, sin ninguna objeción. Sin embargo, sinceramente, si una persona media viviera así, no creo que esperara 50 años. Lo más probable es que habría explotado mucho más temprano. Imaginemos que, durante un año sólo en el ejército se duerme de modo interrumpido, debido a las guardias por la noche, y eso afecta el estado de ánimo y los nervios de los soldados considerablemente. Ni me atrevería a imaginarme pasar toda la vida así. Aquí merece la pena recordar un dicho, según el cual, “Todos vemos la violencia del río que rebosa, pero nadie el confinamiento que sufre por las orillas que se acercan reduciéndole el lecho”.

Además, la denominación «terrorista» no significa absolutamente nada para mí. Es una de las cosas más comunes, a lo largo de la historia, que los ocupantes tilden a los que luchan por su libertad de terroristas.

Aquí hay que mencionar al socio principal del gobierno de Netanyahu. Se llama Itamar Ben Gvir y ha sido encarcelado por crear una organización terrorista de extrema derecha. Por lo tanto, las autoridades no lo dejaron unirse al ejército porque lo consideraron demasiado peligroso para llevar un arma. Hay que saber que la pena por no cumplir con las obligaciones militares en Israel es el encarcelamiento de un mes por cada año que alguien se niegue a servir. No creo que nos sorprenda que a Ben Gvir no le pasó nada de eso. A él se han juntado otros dos políticos prominentes de la ultraderecha que apoyan al gobierno de Netanyahu también, el ministro de Finanzas Bezael Smotrich y el Exministro del patrimonio cultural Amihai Eliahu.

No ha de extrañarse de la calidad de Ben Gvir, al tener en cuenta que en su oficina tenía una fotografía de un judío estadounidense psicópata que irrumpió en la Tumba de los Patriarcas y ametralló a 20 palestinos, algo que constituye un ejemplo ideal de que ser terrorista no es para nada un privilegio árabe, en contra de cada estereotipo.

Se llamaba Baruch Goldstein y para sorpresa de muchos, el 10% de los judíos lo considera un héroe. Aquí hay que resaltar que Rabin había condenado su atrocidad vehementemente, llamando a Baruch una mancha vergonzosa en la historia de Israel, un poco antes de ser asesinado.

Lo más aterrador de todo es que TODAS las fuerzas uniformadas del país están, oficialmente, bajo el control de Ben Gvir. También hay que mencionar que Smotrich propuso un desplazamiento total de toda la población gazatí al desierto de Sinaí, algo que ya parece estar sucediendo, y que Eliyahu sugirió un ¡golpe nuclear a Gaza! Esa última declaración enfureció al gobierno, no tanto por ser tan extrema, sino por el simple hecho que el Estado de Israel, aunque es un secreto común que dispone de armas nucleares, oficialmente, no lo ha admitido.

En fin, entretanto, Gaza está casi evacuada, como la gran mayoría de su población se ha acumulado en el paso fronterizo de Rafa, con las FDI preparándose para dar el tiro de gracia y finalizar la tragedia. Parece que lo que está por venir, en algún momento se estará enseñando en los libros de historia. A ver…

Israel… tierra prometida o callejón sin salida (III)

Vasilis Dinas

Vasilis Dinas

Vasilis Dinas nació en Tesalónica, la capital de la región de Macedonia en Grecia del norte, en 1976.

Sus principales pasiones siempre han sido dibujar y hablar idiomas, así que no es una sorpresa que acabó estudiando arquitectura e interpretación y traducción.

Habla griego, inglés, alemán, español y portugués a nivel profesional y francés, serbio e italiano a nivel medio.

Fue a la Escuela Alemana de Tesalónica, estudió Arquitectura en la Universidad de Aristóteles de Tesalónica e interpretación en Atenas y trabajó varios años en Tesalónica y Atenas como arquitecto y traductor hasta que se mudó a Australia, dónde pasó 6 años trabajando como gerente de proyectos de construcción e intérprete entre españoles, australianos y griegos en las obras de las tiendas de INDITEX.

Ha traducido entrevistas de jugadores, entrenadores y árbitros durante copas mundiales de fútbol del griego, español, portugués y alemán al inglés, ha subtitulado documentales del español y portugués al griego, ha hecho interpretaciones en tribunales entre griego y español, ha traducido libros literarios del portugués brasileño al griego y ha trabajado como periodista, buscando temas interesantes en 8 idiomas en la prensa internacional y redactando artículos, analizando temas políticos de la actualidad, vinculándolos con el pasado y con acontecimientos históricos.

Además, participó en la conferencia anual de FIT (Federación Internacional de Traductores) en 2017 en Brisbane, Australia, representando la delegación griega.

Otras pasiones suyas son los viajes, la geografía, la historia y sobre todo la geopolítica.

De momento vive en Tesalónica impartiendo clases particulares de inglés, español, portugués y alemán, traduciendo y sigue aprendiendo idiomas.

Publicamos tu libro

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.