Las nueve musas
Ismael con Agar

Isaac e Ismael, víctimas de Sarai y Agar

Cuando los desamparados del mundo se pongan de acuerdo habrá una respuesta
Let it be. Beatles.

El libro del Génesis en el capítulo 16 dice:

«Abram tenía ya diez años de vivir con Sarai sin que ellos pudiesen tener hijos, por lo cual, ella le dice que tome a Agar, su esclava, tenga relaciones con ella, así su hijo será de ella según las costumbres. Abram tiene relaciones con Agar y queda embarazada. Al quedar en cinta, Agar comienza a despreciar a Sarai, por lo que le dice a Abram, ¡tú tienes la culpa!, pero por su comportamiento Dios la castigará. Abram le dice que es su esclava, que haga con ella lo que quiera, por lo cual Sarai la maltrata y Agar huye de su presencia. Al huir la encuentra el ángel de Yahvé y le dice: “Agar, esclava de Sarai, ¿de dónde vienes y a dónde vas?, ella contesta,- “Voy huyendo de la presencia de mi señora Sarai”, el ángel le dice que vuelva y se someta a ella”, “multiplicaré de tal modo tu descendencia que por su gran multitud no podrá contarse.  Mira que has concebido y darás a luz un hijo al que llamarás Ismael, porque Yahvé ha oído tu aflicción. Será un onagro humano, su mano contra todos, y la mano de todos contra él, y enfrente de todos sus hermanos plantará su tienda”. Así Agar dio a luz a un hijo de Abram al que llamo Ismael. Cf. Gn. 16, 1-16. Con el paso del tiempo Yahvé hizo una nueva alianza con Abram al que ya había cambiado de nombre y dijo Dios a Abraham “A Saray, tu mujer, no la llamarás más Saray sino Sara, Yo la bendeciré y le daré un hijo, al que llamarás Isaac”. Así, Dios bendijo a Ismael, pero estableció su alianza con Isaac. Cf. Gn 17. Al crecer Ismael e Isaac, Sara los observó jugando, por lo que dijo a Abraham, despide a esa criada y a su hijo, pues no va a heredar el hijo de esa criada juntamente con mi hijo Isaac. Abraham despidió a Agar y a Ismael, y entre el desierto Dios escuchó la voz de Ismael y de Agar, y abrió un pozo de agua. Ismael se asistió en el desierto y se casó con una mujer egipcia».

Destierro de Agar e Ismael
Destierro de Agar e Ismael

A partir de esta historia se hace la analogía de que el pueblo hebreo es descendiente de Isaac y el pueblo árabe de Ismael, siendo ambos hijos de Abraham, por lo cual el pueblo cristiano también es descendiente de Abraham, pero, ¿qué importancia tiene esta historia?, ¿quiénes somos cada uno de nosotros desde una lectura actual?

Desde una lectura detallada percibimos que Isaac e Ismael “jugaban”, esto significa que tenían una relación de hermanos, donde la inocencia se encontraba presente, pero es Sara quien ve en Agar e Ismael a un contrincante, así le pide a Abraham correrlos. Está actitud anclada en el poder de las dos mujeres, daña la relación de los hermanos, principalmente los separa. Frente a esto Dios, no abandona a ninguno, a ambos los bendice.

En este momento, retomar esta historia no tiene una finalidad teológica, ni bíblica, tomo la narración para describir lo que el poder de los grandes Imperios hace con cada uno de nosotros, es decir, nos ha enseñado a separarnos.

Nos cuentan historias y  la modifican a su conveniencia, nos hacen creer en ellos falsificando la verdad del otro, sin permitirnos analizar la verdad, y nos alejan de nuestro derecho a poder decidir lejos de su influencia, pero el miedo de estos grandes poderes no es hacia qué lado elegiremos, sino que desde un análisis puro y propio no optaremos por ningún lado porque nuestra postura será hacia el bienestar humano.

Los grandes poderes buscan  riqueza,  esclavitud, y se apoderan de tierras que no le pertenecen sin importar quienes mueran, justificando la frialdad de sus actos con sus llamados “daños colaterales”, pero, para que sus actos tengan el apoyo del mundo crean al culpable perfecto, ese quien nunca podrá ser juzgado ante sus tribunales, pero que al ser tan amado por algunos y odiado por otros es la mejor víctima y victimario, ¿de quién hablo?, de Dios.

Así Dios se convierte en la causa de todos los conflictos, su palabra se toma en todos los extremos fundamentalistas, comenzando por el Imperio que cree que en nombre de Dios salvará al mundo, hasta la frase falsa de esperanza “es voluntad de Dios”, y de la misma manera que Sara dice a Abram que Dios hará pagar a Agar su burla, de la misma forma cada uno desde nuestra postura aseguramos que Dios vengará, culpará, cobrará el daño, pero, nada está más alejado de todos los actos de violencia que Dios, a pesar de que lleve su nombre.

Sacrificio de Isaac por Caravaggio
Sacrificio de Isaac por Caravaggio

Desde una lectura bíblica, aclaro, la cual tiene un sentido de enseñanza y no de realidad histórica ni científica,  Dios creó al hombre y a la mujer,  los colocó en la tierra, una tierra abierta, sin fronteras, sin países, para que se desplazaran y bendijeran, pero la ambición, la soberbia, la avaricia, separó a la humanidad contradiciendo la voluntad de Dios, el hombre comenzó a invadir a sus hermanos, a esclavizarlos, a apoderarse de sus mujeres, niños, ganado, y forjó límites adjudicándose la tierra como de su propiedad, se alejó de Dios y buscó reyes para ser gobernado, dejando su capacidad de discernir en manos de otros, quienes viéndose con ese poder sometieron a sus propios pueblos a la guerra en beneficio de sí mismos, y se crearon leyes civiles para salvaguardar una sola realidad, la del poder que no beneficia a ningún pueblo, alejando los Mandamientos que dignifican cualquier realidad, pero, estos para el poderoso no funcionan, porque al dignificar al ser humano quien los lleve a cabo no podrá ver a su prójimo como un instrumento o como un objeto al que no importa destruir, para el Poder de los Imperios son mejores las leyes, esas que imponen una moral distribuida entre breves modas que eliminan la espiritualidad de las personas a partir de un prototipo de belleza, de vestimentas, de computadoras, celulares, etc., que nos hacen perder nuestra verdadera esencia para revestirnos de los gustos de los poderosos, de esta manera, no sólo entramos en su “estirpe” sino que nos vuelven cómplices de la esclavitud de  miles de niños utilizados para trabajar ciertas pieles o telas que deben de ser trabajadas por pequeñas manos, del asesinato de animales que mueren para traer accesorios con sus pieles o para que nuestra mesa este llena de manjares exóticos.

Poco a poco nos enseñan a separarnos, a juzgar a quien no se adapta a nuestros gustos, así, una mujer con un chador es víctima del fundamentalismo divino, pero una mujer que se desnuda para salir en una revista de caballeros, es una top model, sin ser nombrada víctima del fundamentalismo del poder que utiliza la belleza de la mujer y del hombre para genitalizar la humanidad dañando la hermosa profundidad de la sexualidad y del Erotismo.

La ambición de poseer asesina, porque lo que nos gusta siempre gustará a otro, dice una enseñanza budista, y se crean victimarios para  justificar guerras creadas por la avaricia de poseer la riqueza de los países subdesarrollados, utilizan los medios de comunicación a su beneficio, nos narran una falsa verdad que hacemos nuestra y tomamos una postura sin conocer la otra realidad, nos llevan a olvidar que no somos una nacionalidad sino seres humanos, hermanos, que nos asemejamos en nuestras diferencias, manejan nuestro libre albedrío a su conveniencia, así hacer mofa de la fe cristiana, musulmana, judía, etc, es parte de la libertad de expresión, y la protesta o critica de estos actos en artículos o en pensamientos en Facebook o twittera son actos de fundamentalismo, de fanáticos, así los grandes poderes nos separan, nos llevan a manejar la libertad y la libre expresión a un nivel que sólo cobra sentido siempre y cuando no dañe nuestra creencia, moral y/o ideología.

Nada justifica la violencia, la muerte de personas inocentes que dignifican la vida con su trabajo, con su alegría, nada valida las lágrimas, el miedo, la impotencia ante el acto y la respuesta violenta, no es aceptable escribir o nombrar a Dios ni poner el nombre de los pueblos y de los muertos para atacar y cobrar venganza. Antes de cualquier reacción los gobiernos deben de reflexionar sobre la responsabilidad de sus actos y parar, detenerse, de la misma manera que los fundamentalistas deben de saber que Dios es el mismo para cualquier ser humano, que las religiones son sólo caminos que ayudan a las personas a encontrar a Dios, pero que no son Dios, Yahvé, Allah, Brahma, Krishna, entre otros nombres, no es una religión, es un nombre que pronuncia lo impronunciable desde la diversidad de lenguas y tradiciones,  afirmar lo contrario es aminorar el misterio, reducirlo a la ambición humana, es construir sus actos a nuestra voluntad, es repetir las palabras de Sarai a Abram, “Dios vengará su burla”, el Dios esencia de cada una de las religiones es un Dios amor, un Dios bondad, un Dios de la misericordia, que no creó fronteras, sino a seres humanos semejantes al Él al ser co-creadores responsables de su propio hábitat.

Isaac
Isaac

Con el paso de la historia, la violencia se repite, parece que no sabemos mirar hacia atrás y percibir lo que verdaderamente daña, seguimos creando estereotipos, juzgando, criticando, cerrando nuestro corazón e inconscientemente acrecentando el poder de quienes anhelan dominar el mundo para una pequeña parte, ¿es posible que mientras unos se mueren de hambre, en el otro extremo se tiren kilos de alimento?, ¿es justo que mientras unos ríen y gozan de la vida, otros vivan mutilados y huérfanos? Es válido vivir sin tener la esperanza del mañana. Hace tiempo, un amigo musulmán me dijo, nosotros no hablamos del mañana, porque no sabemos si al paso siguiente algo explotará y nos quitará la vida, para esta parte del mundo no existe el mañana. ¿Cómo responder a estas palabras?, en ese tiempo lejano no tuve respuesta,  hoy tristemente puedo decir que este mismo comentario se repite en todos los hogares de todos los continentes.

¡Basta!, es justo decir basta, orar, protestar, pero no adjudicándonos una postura, es necesario decir basta y eliminar nacionalidades, credos, etnias, colores, posiciones sociales, exigir a los gobernantes, a los fundamentalistas, a todo aquél que tiene el poder de la palabra. Basta de muertes, de guerras, de armas nucleares, de mentiras, de modas, de moral, de leyes que no benefician más que a los poderosos.  Basta de separarnos, de llamarnos occidentales, orientales, cristianos, musulmanes, judíos. Basta de querer crearnos su realidad, Basta de fronteras, la tierra es para todos los seres humanos, porque somos una sola raza, la humana. Basta de culpar a Dios, de proclamar su nombre antes de asesinar a una persona, de  decir, que cada acto violento es su voluntad. Es momento de hacernos responsables de nuestros actos, de analizar que nuestra felicidad no tiene relación con lo que buscan los gobiernos, es el instante preciso de decir que a ningún pueblo le molesta compartir el mundo.

Sí, Agar y Sara desde el hoy, nos dejan varias lecturas: el poder de quien se da el lujo de tener esclavos; el esclavo que al tener un poco de poder busca venganza; la ambición, la avaricia que acaban sometiendo a Dios a sus deseos y que separan al amor, la hermandad, la inocencia y la complicidad de los hermanos, Isaac e Ismael, analogía de cada uno de nosotros, de cada pueblo, que al amarse por naturaleza es separado por la ambición y el miedo a la pérdida de las riquezas de quienes  ejercen  el Poder.

Foto del avatar

Martha Leticia Martínez de León

Martha Leticia Martínez de León

Hermeneuta en Libros Sagrados y Lenguas Antiguas.

Maestra en Ciencias Bíblicas y Hebreo Antiguo. Maestrante en Estudios Judaicos por la Universidad Hebraica. Licenciada en Ciencias Religiosas por la Universidad Pontificia de México. Especialidad en islam por la Universidad de Al Azhar de El Cairo, Egipto.

Especialidad en el Pensamiento del Papa Francisco y el Libro del Apocalipsis por el Boston College.

Especialidad en Música Contemporánea (Piano-guitarra).

Generación XXXII de la Sociedad de Escritores Mexicanos (SOGEM).

Ha publicado treinta y siete libros en México, España, Estados Unidos e Italia en diversos géneros literarios y teológicos.

Conferencista a nivel internacional.

Creó y desarrolla la teología del Silencio y de la Carne la cual entrelaza con la investigación mística, científica y musical bajo el nombre de “Lectura gemátrica, pitagórica y cuántica del Séfer Bereshit 1-3 -Hashem se revela a través del Big Bang-

Informes de lectura

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

La ciencia no es asunto de Dioses
Apadrina a un redactor