Las nueve musas
Insomnio
Promocionamos tu libro

El insomnio es un problema de salud pública que se caracteriza por la dificultad de iniciar o mantener el sueño, así como la calidad del sueño (pesadillas), acompañada de síntomas como irritabilidad o fatiga durante la vigilia.

Este trastorno puede afectar a personas de ambos sexos y de cualquier edad, aunque prevalece conforme se avanza en la edad.

La química del insomnio

Los factores moleculares responsables de la regulación del sueño y la vigilia incluyen las sustancias químicas que promueven la vigilia, como la orexina, norepinefrina, histamina, GABA, melatonina y la adenosina.

Orexina. La orexina es una hormona neuropéptida excitante. Los grupos neuronales orexinérgicos/hipocretinérgicos están restringidos a las regiones lateral, posterior y perifornical del hipotálamo, reconocidas por ser parte fundamental en el mantenimiento de la homeostasis energética, la regulación del ciclo sueño-vigilia y el control neuroendocrino.

insomnio
Representación tridimensional de la orexina

Norepinefrina. Es una catecolamina (hormonas producidas por las glándulas suprarrenales), comúnmente conocida como noradrenalina. Funge como neurotransmisor involucrado en los mecanismos reguladores del sueño y la vigilia.

norepinefrina
Representación en modelo de esfera y varilla de la norepinefrina

Histamina. Es una amina imidazólica involucrada a nivel cerebral, propiciando la reducción del sueño y el aumento del estado de alerta

histamina
Representación de la histamina

GABA (ácido gamma aminobutírico). Su función normal es bloquear la trasmisión nerviosa de las neuronas motoras en situaciones de nerviosismos y excitación para que la persona se sienta más relajada y pueda dormir mejor.

GABA
Representación de la estructura química del GABA

Adenosina. La adenosina es un factor endógeno resultante del metabolismo del ATP en neuronas y glía que se acumula en el medio extracelular y ejerce acciones reguladoras sobre circuitos del ciclo vigilia y sueño.

adenosina
Representación de la estructura química de la adenosina

Melatonina. La producción y liberación de melatonina en el cerebro está relacionada con la hora del día, aumenta cuando está oscuro y disminuye cuando hay luz. Además, la producción de melatonina disminuye con la edad, una de las razones por las que conforme avanza la edad se tiene mayor síntoma de insomnio.

melatonina
Representación de la estructura química de la melatonina

Prostaglandina D2. Sus principales funciones fisiológicas en el sistema nervioso central (SNC) son la regulación de la memoria, el sueño, la fiebre y el dolor; también se considera que están muy relacionadas con la etiología de enfermedades neurodegenerativas como la enfermedad de Alzheimer.

Diagnóstico del insomnio

El procedimiento de diagnóstico del insomnio y sus comorbilidades (dos o más trastornos o enfermedades que ocurren en la misma persona) debe incluir una entrevista clínica que consiste en una historia del sueño (hábitos de sueño, ambiente de sueño, horarios de trabajo, factores circadianos), el uso de cuestionarios, diarios del sueño, preguntas sobre problemas somáticos y mentales y un examen físico (análisis de sangre, electrocardiograma y electroencefalograma).

Los estudios del sueño se realizan en un laboratorio del sueño durante las horas normales del sueño del paciente. El objetivo es registrar la actividad del cerebro y el cuerpo durante el sueño para que se puedan diagnosticar y tratar trastornos del sueño. Los estudios clínicos arrojan los siguientes datos de cada paciente. Electroencefalograma (EEG), mide la actividad de las ondas cerebrales. Electrooculograma (EOG), mide el movimiento de los ojos. Electromiografía (EMG), mide el movimiento de los músculos. Electrocardiograma (ECG) se puede usar para registrar la actividad eléctrica del corazón.

Los criterios para el diagnóstico son dificultad para conciliar el sueño, dificultad para permanecer dormido o despertar temprano a pesar de la oportunidad de dormir; los síntomas deben estar asociados con el deterioro del funcionamiento diurno y ocurrir al menos tres veces por semana durante al menos un mes.

El insomnio es más común en los adultos mayores y en las mujeres, especialmente después de la menopausia y al final del embarazo.

Tratamiento contra el insomnio

Las estrategias contra el insomnio van desde la modificación de conductas (no saltarse horas del sueño, dejar de tomar bebidas estimulantes del SNC (café, refrescos de cola), dejar de ingerir muchos alimentos por la noche) y cambios en el estilo de vida (meditación, bebidas relajantes, disminuir el estrés) hasta tratamiento farmacológico.

Los principales tratamientos farmacológicos se basan en las benzodiacepinas, medicamento psicotrópico con efecto sedante. Las benzodiacepinas, actúan a nivel de las regiones límbicas, tálamo, hipotálamo del sistema nervioso central y puede producir todo tipo de depresión del SNC incluyendo la sedación y la hipnosis, así como la relajación del músculo esquelético.

benzodiacepinas
Estructura química base de las benzodiacepinas

 

Pesadillas

Las pesadillas son sueños atemorizantes, por lo general, durante el sueño REM (etapa entre 70 y 90 minutos después de dormirse. Durante esta etapa el cerebro y el organismo se energizan y es cuando se sueña). Cuando las pesadillas son muy frecuentes se comienza a tener síntomas de insomnio ya que las pesadillas, causan angustia, interrumpen el sueño, causan problemas con el funcionamiento diurno o provocan miedo a dormirse.

Durante una pesadilla se pueden experimentar sudoraciones, fuertes palpitaciones, movimiento corporal agitado, e incluso si el miedo es muy grande el sueño puede ser interrumpido súbitamente.

El tema del insomnio y las pesadillas fue retomado por un cineasta estadounidense llamado Wes Craven, el cual mediante una noticia que leyó en un periódico y su propia experiencia de miedo durante su infancia creó un personaje llamado Freddy Krueger.

«Había leído un artículo en el LA Times sobre una familia que había escapado de los campos de exterminio de Camboya y había conseguido llegar hasta Estados Unidos. Todo estaba bien hasta que de repente el más joven de sus hijos empezó a tener pesadillas aterradoras. Le contó a sus padres que tenía miedo de quedarse dormido y que la cosa que le perseguía le atrapase, así que se quedó despierto días y días. Cuando al final se quedó dormido, sus padres pensaron que la crisis se había acabado, pero en medio de la noche le escucharon gritar. Cuando llegaron a donde estaba, el niño había muerto. Murió en mitad de una pesadilla”.

Cuando el insomnio es crónico el estilo de vida del individuo comienza a verse gravemente afectada debido a trastornos de salud mental, como depresión, un trastorno de ansiedad o abuso de sustancias.

De acuerdo al record Guiness, en 1964, en una Universidad de San Diego california se monitoreo a un joven de 17 años de edad, Randy Gardner, para saber cuánto tiempo puede pasar una persona sin dormir. Randy se quedó despierto durante 264 horas (once días). Una vez terminado el experimento al que fue sometido, Randy, durmió 14 horas seguidas, sin problemas aparentes al despertar, pero con el paso de las horas notaron que tenía problemas cognitivos, de reflejos e insomnio. Tuvo que pasar algún tiempo para que su cerebro regresara a la normalidad; no se observaron daños permanentes en el joven. Hasta le fecha 11 días sigue siendo el tiempo que una persona puede pasar sin dormir.

Bibliografía

  • Pradeep C Bollu, Harleen Kaur. Sleep Medicine: Insomnia and Sleep. Mo Med. 2019;116(1):68-75.
  • J Sleep Res. European guideline for the diagnosis and treatment of insomnia. 2017 (6):675-700. doi: 10.1111/jsr.12594. Epub 2017 Sep 5.
  • Javier Franco-Pérez, Paola Ballesteros-Zebadúa, Verónica Custodio, Carlos Paz. Principales neurotransmisores involucrados en la regulación del ciclo sueño-vigilia. Revista de Investigación Clínica. 64(2). 2012.
  • David L Maness, Muneeza Khan. Nonpharmacologic Management of Chronic Insomnia. Am Fam Physician.. 2015;92(12):1058-64.
  • Sutcliffe JG, de Lecea L. The hypocretins: excitatory neuromodulatory peptides for multiple homeostatic systems, including sleep and feeding. J Neurosci Res 2000;62:161-168.
  • López de Castro, O. Fernández Rodríguez, M.A. Mareque Ortega, L. Fernández Agüero. Abordaje terapéutico del insomnio. Vol. 38. Núm. 4. páginas 233-240. 2012

María del Carmen Lagunas Cruz - Biología y Química

María del Carmen Lagunas Cruz

María del Carmen Lagunas Cruz (UNAM- México)

Estancia posdoctoral

Doctora en Ciencias

Maestra en Ciencias Biológicas

Bióloga

Jefa de secciones química y biología en la revista digital las nueve musas

Directora editorial de salud LGBTIQ+

Corrección de textos

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

La ciencia no es asunto de Dioses
 Aforismos – Antropología – Arqueología – Arquitectura – Astronomía – Biografías – Biología – Cabaré – Cerámica – Cine – Cómic – Comunicación – Crítica literaria – Danza – Derecho – Dibujo – Diseño – Ecología – Economía – Educación – Ensayo – Escultura – Filología – FilosofíaFísicaFotografía – Gastronomía GeologíaGrabado – Historia – Ilustración -  Jazz  – MarketingMatemáticasMemorias – Música – Narrativa – Ópera – Ortografía y Gramática – Performance – Pintura – Poesía – Poesía visual – Política – Psicología – Química – Religión – Salud – Sociología – Tapices - Teatro - Viajes -Zarzuela

Las nueve musas ediciones

Última actualización de los productos de Amazon el 2022-07-02 / Los precios y la disponibilidad pueden ser distintos a los publicados.

Apadrina a un redactor