Las nueve musas
Gutiérrez Nájera

Gutiérrez Nájera, un crítico de la ópera de su tiempo

Promocionamos tu libro

El papel de la crítica en las artes escénicas en general, aunque haya quienes le den un poder muy cuestionable, puede definirse en la actualidad como una herramienta de apoyo para que el espectador tenga mejores herramientas de disfrute o que el artista tenga un testimonio de la recepción de su trabajo.

Cuando se habla de espectáculos del siglo XIX, es evidente que la crítica toma una importancia enorme, porque son los únicos testimonios que quedan de espectáculos que se perdieron en la bruma del tiempo. Uno de nuestros más importantes críticos fue Manuel Gutiérrez Nájera (1859-1895), quien en su corta vida abordó no solo la escritura creativa sino también la crítica literaria y de espectáculos.

José Emilio Pacheco, en su texto Manuel Gutiérrez Nájera: el sueño de una noche porfiriana, considera al versátil poeta citadino “… el mayor escritor mexicano del siglo XIX”, lo que nos da una perspectiva de la importancia de su obra para la literatura mexicana. Por lo tanto, sus textos teatrales y su opinión sobre las diversas producciones operísticas de su tiempo pueden ser un medidor importante, social y artístico.

El periodo que abarcan sus críticas sobre ópera es del 3 de agosto de 1876 al 3 de marzo de 1895, diez y nueve años de reseñar la vida teatral del país, lo cual, si tomamos en cuenta que sólo vivió 36 años, nos deja la certeza de que casi toda su vida adulta se dedicó a ello.

Manuel Gutiérrez Nájera nace y muere en la Ciudad de México, (1859 -1895), donde pasó toda su vida, salvo breves visitas a Querétaro y Veracruz y alguna temporada en una hacienda familiar de Puebla.  Poeta y escritor cultivó diversos géneros literarios en prosa y en verso, y presagió en su estética y en su obra a la primera generación modernista.

Las principales influencias que podemos encontrar en su obra son francesas: Paul Verlaine (1844-1896), Théophile Gautier (1811-1872) y Alfred de Musset (1810-1857), aunque también encontramos referencias a escritores españoles como Gustavo Adolfo Bécquer (1836-1870) y a los místicos Fray Luis de León (1527-1591), Santa Teresa de Jesús (1515-1582) o San Juan de la Cruz (1542-1591).

En su madurez poética se inclinó por los parnasianos, el simbolismo y el modernismo, el cual empezó a difundir desde 1894 a través de la publicación de Azul, revista clave del movimiento liderado por Rubén Darío; desgraciadamente, el poeta falleció apenas un año después, a los treinta y seis años de edad.

La actividad operística que le toca a Nájera es muy interesante, abundante y variada. Es una actividad artística que reúne a varias clases sociales, que tiene una enorme influencia en las demás artes y en la vida cotidiana de las personas, como lo deja ver la presencia de las referencias operísticas en la literatura popular de la época, así como en las actividades sociales fuera de las funciones teatrales, como por ejemplo en las reuniones de salón, tan famosas en el siglo XIX.

1832 se marca como el año del inicio de las temporadas de ópera de manera recurrente en la ciudad de México. La duración de la temporada era de cuarenta semanas, eso significa aproximadamente una decena de meses, en los cuales se representaban alrededor de medio centenar de títulos, así que, en promedio, se ofrecían cien funciones por temporada en una ciudad que no llegaba al medio millón de habitantes. Estas temporadas las organizaban empresarios independientes, muchos de ellos italianos, pero también mexicanos y, sobre todo, Nájera es testigo del trabajo de la primera empresaria operística de nuestro país, la famosa Ángela Peralta.

Es, por lo tanto, partícipe de grandes acontecimientos de la vida lírica del país, por ejemplo, el estreno en México de Aida de Verdi por la compañía del Ruiseñor mexicano, con la propia Peralta a la cabeza del elenco. Esta representación en el Gran Teatro Nacional tuvo lugar el 28 de marzo de 1880[1]. Sorprendentemente para nuestros días, en ese entonces al parecer la sociedad mexicana no valoraba tanto la obra de Verdi como lo hace ahora, ya que esta función se anuncia como la primera de un abono de doce funciones, pero por la escasez de público la compañía dio por terminada la temporada y salió de gira por el interior de la república.

Desgraciadamente la crónica de Gutiérrez Nájera de este acontecimiento no hace una valoración muy precisa del mismo. Habla sobre todo de la magnificencia del tercer acto y de las posibilidades escénicas, pero no habla del desempeño de la Peralta ni de la ópera en sí o de su recepción en el público, aun así, es incuestionable en su valor literario: “¡Cómo correría mi pluma con un asunto tan vasto, tan amplio, tan hermoso!¡Lástima grande-Vuelvo a repetir- que esté de un humor tan negro, tan negro, tan supinamente negro!”[2]

Firmando como el Duque Job, Gutiérrez Nájera le dedicó una extensa crónica al estreno de Les contes de Hoffmann de Charles Offenbach, seguramente influido por la naturaleza literaria de esa ópera. Su crítica apareció publicada el 21 de diciembre de 1882, en ella tenemos que destacar, además del valor poético de su estilo, al que tenía acostumbrados a sus lectores, su testimonio del gusto estético de ese momento histórico, así como la información previa que tenían los espectadores sobre Hoffmann, seguramente un autor de moda en ese momento.

En su texto considera esta obra como la mejor que ha escrito Offenbach y la inserta sin dudarlo en lo mejor de la tradición lírica francesa: “se diferencian de sus primeras obras bufas y se acercan a la buena música francesa (…) es tan visible y clara la transmutación”. El “melodrama” escrito por Barbier y Carré ganó su desaprobación, aunque no deja de reconocer la originalidad de éstos al ubicar las acciones en la taberna.

 Lucia de Lammermoor fue representada en el Gran Teatro Nacional el 15 e abril de 1883 por la compañía de ópera francesa traída por el empresario A.J. Déffosez. Al parecer esta parte de la temporada había sido un sonoro fracaso a pesar de haber comenzado con grandes éxitos.

Además de una irónica y divertida crónica, Nájera nos regala una pincelada de la situación de la ópera en el México decimonónico: “Precisamente Lucia es una ópera que hemos oído en México desde el remoto tiempo en que Niceto Zamacois punteaba la vihuela”

Su sentido crítico en la ópera se encuentra más claro y acertado en la reseña del estreno en México de Carmen de Bizet. Es sumamente interesante la visión que tiene del retrato realizado por los creadores franceses de España, sobre todo para aquellos que defienden hasta en nuestros días “lo español” de la música de Bizet.

Para un francés no hay más mundo civilizado que el que se divisa desde la Cúpula de los Inválidos. España no tiene para ellos más que tres formas únicas, el fraile, el bandido y el torero. Las señoras de la corte española usan navaja en la liga y los príncipes de la sangre clavan banderillas en honor de sus dulcineas. No hay más que tres tipos de españoles: Diego Corrientes, Pepe Hillo y el cura Merino. Para un francés, la marsellesa de los españoles es una jota.[3]

El estreno en México de Carmen, tuvo lugar el 11 de febrero de 1881, seis años después de su estreno en París. Todavía no había convencido del todo al público, por lo tanto, la postura de Nájera es un punto de vista sin antecedentes y realmente relacionado con el tiempo de la ópera.

El hecho de que escritores de la talla de Altamirano y el propio Nájera se encargaran de hacer reseñas de las óperas que se presentaban en su tiempo, nos deja clara la importancia de la ópera en la sociedad del siglo XIX, como fenómeno social, pero sobre todo artístico.


Fuentes

  • Gutiérrez Nájera Manuel. Espectáculos: teatro, conciertos, ópera, opereta y zarzuela. Tandas y títeres, circo y acrobacia. Deportes y toros, gente de teatro, el público, la prensa, organización y locales. Selección: Elvira López Aparicio. Edición: Ana Elena Díaz Alejo y Elvira López Aparicio. Instituto de Investigaciones filológicas. Universidad Nacional Autónoma de México. México: Imprenta Universitaria, 1985.
  • Gutiérres Nájera, Manuel. Obras. Forgotten books. 2016.

[1] De esta producción hay, incluso, un óleo de autor anónimo que conmemora ese hecho y que actualmente se ubica en el Museo Nacional de Historia

[2] NÁJERA (1985):Pág. 77

[3] NÁJERA (2016): pág. 15

Última actualización de los productos de Amazon el 2024-07-20 / Los precios y la disponibilidad pueden ser distintos a los publicados.

Enid Negrete - Ópera

Enid Negrete

Enid Negrete se ha formado profesionalmente tanto en el medio musical como en el ámbito teatral. Es Doctora en Artes Escénicas por la Universidad Autónoma de Barcelona. Reside en esta ciudad desde hace quince años, donde ha trabajado como productora y directora de escena de teatro y ópera, así como especialista en archivos operísticos, crítico, profesora y articulista.

Como investigadora fue la primera en estudiar los archivos históricos de los dos teatros más importantes de ópera de España: El teatro Real de Madrid (actualmente consultable en el Institut del Teatre) y el Archivo histórico de la Sociedad del Gran Teatro del Liceo de Barcelona (en proceso de digitalización por la UAB). De 2013 a 2016 fue investigadora invitada del Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información “Carlos Chávez” del Instituto Nacional de Bellas Artes de México, donde realizó el diseño de la primera línea de investigación de la ópera en México.

Desde el año 2006 ha colaborado en diferentes publicaciones especializadas en ópera, música clásica y artes escénicas, tales como Ópera Actual, Opus Musica, La onda, Revista ADE de la Asociación de Directores de Escena de España, Heterofonía y Recomana.cat.

Actualmente es la presidenta de la Fundación Arte contra Violencia dedicada a apoyar a los artistas de escasos recursos, dar formación profesional y difundir el arte mexicano en Cataluña.

informes de lectura

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • El consejero de Roma
  • El último experimento
  • Cuando crecen las sombras

  • Alejandra Pizarnik
  • La ópera de México
  • En el Lago Español
  • Retazos de poemario Absurdo y feromonas

  • Un café a solas
  • La paciente silenciosa
  • Dadme a vuestros rendidos
  • Espacio disponible para tus productos o servicios