Las nueve musas
Giacomo de Lentino
Giacomo de Lentino

El soneto. Relámpago de notas

En los años del primer tercio del siglo XIII se presenta en la Literatura Italiana un fenómeno de desplazamiento del concepto amoroso a la mujer, pasando del Amor Cortés  al Amor Stilnovista.

El primero, es el  que florece entre nobles, que por estar  unido en matrimonio con su esposa, no por amor, sino como consecuencia de la costumbre imperante en la época, de concertar las uniones matrimoniales por intereses personales o de estado, la Dama, como se le llama a la pretendida, deja en su corazón un espacio donde seguirán reinando sus viejos afectos de antes de contraer matrimonio, o de alguno nuevo que se presente en el decurso de su vida palaciega. El enamorado adulterino se siente ligado a su Dama como lo estuvo el vasallo a su señor, al que le sirve de manera total, sin dilaciones o limitaciones, pero guarda en el fondo de su corazón la esperanza de  “que yo y mi señora yazcamos en la cámara en la que ambos fijemos una preciosa cita, de la que espero mucho  placer;  y, descubra su hermoso cuerpo, besándolo y  lo contemple contra la luz de la lámpara”. Por otra parte hay en sus poemas huellas de antiguas creencias que atribuían al cuerpo femenino poderes curativos y benéficos; y que desde la antigüedad se había extendido en el folclore, y se mantenía en la literatura la creencia de que esa fuerza inspira en los hombres bien nacidos el gusto por la cortesía, por la poesía y por las nobles acciones heroicas.

Según la vieja dialéctica platónica, el amor tiene el poder de conducir al amante desde el objeto amado hasta el amor supremo. Un progreso indudable en la depuración y espiritualización del amor lo constituye el llamado “amor desde lejos” y la leyenda de la “princesa lejana”. Si examinamos los textos de sus canciones de amor, veremos que aquellos amadores apasionados y tímidos, afectuosos y devotos, se atienen exactamente a las reglas del amor cortés, que dentro de cada literatura no es tratado de la misma manera; a menudo presenta tendencias divergentes, ora aviniéndose a cierto realismo o tono picante, ora elevándose hasta la pureza platónica casi absoluta, ora exaltando el matrimonio, ora excluyéndolo del terreno erótico.

Si aman, los caballeros, por lo menos tienen la delicadeza de atribuir toda su dicha a la dama. Si tienen talento, si llegan al éxito poético anhelado, es a ella a quien lo ofrendan en homenaje, pues es en ella en quien recae todo mérito. En su humildad ante su dama, los trovadores no tienen miedo de exagerar; midiendo la distancia que los separa de ella, proclaman ser indignos de agradar, por lo tanto se conforman con  una sonrisa o con una mirada. Pero aunque desdichados en su amor, han de guardar para ella una constancia a toda prueba en la devoción y el sometimiento. Amando, aun sin esperanza, prefieren la alegría de sufrir cerca de ella a la ventura que podrían hallar en otra. Es su dama, su señora, a quien ellos se han consagrado hasta la muerte y a la que han prometido la más completa discreción, razón por la cual hablan de sus damas con nombres supuestos. Nosotros mismos hemos escrito:

No omitiré decirte que te quiero,
no omitiré decir que te he querido,
para que mi dolor hable a tu  oído
y sepas que de amor por ti me muero.

Porque me matas con candente acero,
lanza mi corazón un gran quejido,
y aunque me digan que cobarde he sido,
te digo nuevamente que te quiero.

Que te he querido, a ti, de tal manera,
como nunca jamás en este mundo
un hombre a una mujer amar pudiera.

Porque no puede haber sobre la esfera
amor inmaculado y tan rotundo:
extenso como el mar y tan profundo.

Cuando la dama había aceptado por fin tomar a su adorador por servidor, recibía de él en el transcurso de una pequeña ceremonia íntima, su homenaje  amoroso: “Mi señora –le decía, arrodillado y con las manos juntas-, concededme el favor de serviros sin reserva, como hombre esclavo vuestro”. Ella recibía este juramento de fidelidad y lo sellaba con un beso que, generalmente, era el primero y el último.

Hay que decir que las damas imponían a los amantes una serie de pruebas que, en la época de Guillermo IX llegan a su  plenitud; decía él, “ mi dama me tienta y me prueba para saber de qué manera la amo”.

A finales del siglo XII se inventó el ensayo probatorio en la cama, el assag. La dama era la que tomaba la iniciativa de invitar a su enamorado a pasar una noche con ella, una sola, en principio. Le hacía jurar, antes de acostarlo en su cama, que no haría otra cosa con ella más que estrecharla en sus brazos, besarla y acariciarla. El acto carnal estaba prohibido, e igualmente cualquier tipo de violencia. El assag, pues, era sobre todo una prueba moral en el curso de la cual la dama juzgaba las cualidades corteses de su amigo; la discreción, la manera de cumplimentar y la forma de servir y honrar.

El segundo, el amor Stilnovista, es un amor desinteresado:

1° El amor sólo puede hallarse en un “corazón gentil”

2° No puede haber corazón noble donde el amor no resida.

3° Amor equivale a Corazón gentil.

4° La gentileza radica en la nobleza espiritual

5°La Dama ( Donna) induce al hombre al supremo bien , a Dios

6° la mujer es la Donna angelicata, es un ángel llegado del cielo para purificar a su amado.

7⁰ La Donna es desmaterializada.

En este caldo de cultivo aflora en la vida literaria una nueva manera de expresar el amor hacía la dama de los sueños, es una nueva forma que ya no es la canción trovadoresca:

La princesa que llagada
y ciega de amor venía
como la cierva llagada
que mortal yerba traía
que a las fuentes de las aguas
por instinto el mal latía
do pensando aver remedio
muy más pronto fenescía.

Sino un canto corto, gentil, lleno de metáforas y tropos que como los pequeños poemas de las literaturas orientales produce el efecto de la picadura de la abeja, que punza y deja la sensación de ardor; que dice más de lo que dicen sus palabras, porque esta nueva forma hace parte principalísima de la poesía:

Corazón y el Amor son una cosa
sola y gentil -el sabio lo ha dictado.
Ninguno sin el otro ha palpitado,
que la razón no puede estar ociosa.

Y la poesía es más que la palabra pronunciada; y, los tropos y figuras  son  apenas los expeditos caminos que nos llevan a su reino paradisíaco, la poesía es la palabra nueva que descubre conceptos inefables al buscar su propio destino; algún poeta dijo de su novia  que era una mentira con los ojos azules, sin pretender, jamás, decirnos que la mentira tiene ojos… ni siquiera azules. Di una palabra que despierte en el oyente la emoción estética  y has hecho poesía.. ¿Será  entonces que  poesía es el arte de despertar en el que escucha o en el lector un estado de ánimo donde se está presto a entrar en cópula espiritual con el mensaje del poeta y  mostrarse dispuesto hacer suya esa nueva forma de concebir las ideas?

Nosotros creemos que poesía es mucho más. Que no puede definirse, porque al pretender hacerlo la estamos limitando; y, ella es ilímite e inefable;  y, aunque requiera de palabras para salir al exterior,  se reserva un espacio que sólo se capta y se trasmite en forma subliminal, que se vehiculiza entre las almas del que la expresa y el que la escucha en el lenguaje mudo de   matices  extrasensoriales que dicen mucho más con lo que callan que con lo que dicen como los enamorados adulterinos a sus damas.

Cuando decimos que el hombre es un ser racional, estamos olvidando que los animales de alguna manera tienen un raciocinio rudimentario y elemental que los uniría tímidamente con el hombre; si se dice que es un ser religioso, estaríamos olvidando que los elefantes tienen un temor reverencial por los huesos de sus semejantes, que de alguna manera los estaría elevando a una categoría elemental de religiosidad; pero no creemos que se pueda decir del más inteligente de los simios o de otros animales que sean capaces de receptar la belleza implícita y explícita en la poesía, por eso creemos, sin temor a errar, que se puede decir que el hombre es un ser con  capacidad de poetizar, de regalar y recibir poesía , porque de ambas maneras se es poeta.

Quién no se identifique con el mensaje nuevo que implica la poesía de otro , no es poeta; es necesario tener las ventanas de la sensibilidad abiertas de par en par para  que entre el viento arrebatador y misterioso  de la poesía y dejarnos arrastrar por sus vórtices y en un torbellino de emociones girar en loco frenesí, para luego de exhaustos  ir recuperándonos mientras nos gritamos a nosotros mismos, con argumentos de  ensoñación, que esa poesía que acabamos de leer en nuestra , que lo es porque la hemos adquirido en la fantástica cópula de la adopción, y entra a nuestro espíritu a enriquecernos  y a hermanarse en auténtico maridaje espiritual de convivencias con nuestras propias experiencias poéticas. Así el poeta se va enriqueciendo en su reino de ideas, y ahora dará a otros sus propias concepciones, pariendo formas nuevas que huelen un poco a esencias ajenas, que no lo disminuyen, porque en la fragua de su intelecto les ha dado el  tinte de su propia herencia, suministrándole nombre y apellido, a esta forma de poetizar su creador Giacomo de Lentino le llamo SONETO, que es mensaje y canción al mismo tiempo; que naufraga en aguas encontradas de notas y colores, no para morir sino para sublimarse , para descorporizarse y ser aliento divino que se queja y llora al mismo tiempo que grita su alegría. Su inventor lo llama soneto, diminutivo de son, para decir en un nombre todo un contenido de esencia y fundamento. Lo concibe formado por cuatro estrofas: dos  de cuatro versos y dos de  tres; los estofas de cuatro versos con rima ABAB reciben el nombre de serventesios, más adelante las estrofas de cuatro versos rimarán ABBA Y recibirán el nombre de cuartetos; los tercetos con un poco más de libertad en su rima; pero los unos y los otros escritos en versos endecasílabos que tienen una variadísima posibilidad de estructuración. Bueno es recordar que la rima entre los cuartetos o serventesios es diferente a la que funciona en los tercetos.

El endecasílabo no sólo es un renglón  de once sílabas sino que debe tener una distribución de acentos que en la tabla siguiente mostramos  y damos los respectivos nombres. Los señalados en rojo deben evitarse en la conformación de sonetos porque son disonantes y conformarían versos de una dureza inaceptable.

EndecasílabosLos dos cuartetos o serventesios se consideran, con frecuencia, como una estrofa de ocho versos; y los dos tercetos como una de seis. Es de suma importancia no dejar ningún verso suelto; en muchísimas ocasiones se usan versos de arte menor es decir de menos de nueve sílabas para la realización de los sonetillos; y en otras versos de doce y de catorce sílabas, para formar en el último caso el soneto Alejandrino de mucha ocurrencia en la literatura francesa y el Modernismo.

Desde temprano el soneto usa, como regla general el cuarteto, es decir estrofas de cuatro versos con rima abrazada, pero posteriormente hace uso del serventesio que es una estrofa de cuatro versos con rima ABAB, como lo concibió su creador.

Nosotros hemos dedicado un soneto al soneto con el propósito no solo de señalar nuestras impresiones sino de orientar en lo posible a los lectores interesados en esta forma de la poesía.

 SONETO AL SONETO

Se remonta hasta Italia tu ascendencia,
emergiendo en la tierra  siciliana;
y a los predios del Cid fue  Santillana
el que trajo tu regla y  tu cadencia.

En España se escribe  tu excelencia
cuando con  Garcilaso ,  Lope hermana,
el alma de Petrarca con la  hispana,
sin olvidar jamás tu procedencia.

Eres diamante de catorce aristas,
que  tallado en preciosa artesanía
asombras a la vez que te regalas ,

si con rima y medidas elitistas
trazas audaz tu grácil geometría
cuando la ruta al cielo nos señalas.

Reinaldo Bustillo Cuevas

Foto del avatar
Reseñas literarias

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • El consejero de Roma
  • En el país del tiempo posible
  • Reverso y anverso
  • Las vírgenes confinadas
  • La ópera de México
  • La herida narcisista
  • La ciencia no es asunto de dioses
  • A la sombra del palo en Cuba
  • Elixir de Pasados

Los + vendidos en Amazon

Última actualización de los productos de Amazon el 2022-11-26 / Los precios y la disponibilidad pueden ser distintos a los publicados.

  • Espacio disponible para tus productos o servicios
Apadrina a un redactor