Las nueve musas
ciclo de vida de una foto

Ciclo de vida de una foto en la era de internet

Universidad Internacional de Valencia
promocionamos tu libro

Hace varios años atrás, había escrito una comparación de los ciclos de vida de una foto analógica y una digital, y las nuevas posibilidades que esta última ofrecía.

Pero la masificación del acceso a internet habilitó ciclos de vida alternativos que fueron más allá de las especulaciones de aquel momento.

Ciclo de vida de una foto en la era de internetCon la fotografía analógica, habíamos visto que sólo se tomaban fotos de eventos importantes de la vida familiar, como cumpleaños y vacaciones, ya que la fotografía tenía un neto carácter documental, y además, era un recurso escaso. Aparte, el ciclo era muy largo, ya que había que terminar el rollo que poníamos en la cámara para mandarlo a revelar, y esperar a tener los resultados. Y luego las fotos terminaban sus días en el álbum familiar, o guardadas en un cajón.

La llegada de la fotografía digital permitió algunos cambios en este ciclo. Por un lado, la cantidad. Con un costo por foto más bajo, comenzamos a registrar mayor cantidad de momentos. Por otra parte, la inmediatez. Ya no hacía falta terminar el rollo y revelarlo, sino que en cualquier momento se podían descargar las fotos a una computadora, para luego organizarlas en carpetas o álbumes digitales.

Pero también aparecieron fotografías efímeras, tomadas con un fin particular, como por ejemplo recordar la ubicación de ciertos objetos, que podían eliminarse una vez cumplieran su función.

Desde hace unos años, la cámara de fotos familiar mutó a un teléfono celular conectado a internet, y eso volvió a cambiar todo, a lo que Joan Fontcuberta llama la postfotografía, y el Dr. Oscar Colorado fotografía 4.0, dejando de ser memoria para convertirse en lenguaje. En esta nueva etapa, los mismos tres parámetros que antes mencionamos se escalan a otro nivel.

Ahora llevamos todo el tiempo una cámara en el bolsillo, por lo que siempre estamos listos para sacar fotos, multiplicando así la cantidad de fotografias que se toman a diario. La comida que acatamos de preparar, el café recién hecho, la ropa que nos vamos a poner, todo, absolutamente todo amerita ser fotografiado.

Y ya no hace falta regresar a casa para transferir las fotos a una computadora. Ni siquiera tenemos que tomarnos el trabajo de organizar carpetas y subirlas a la nube. La inmediatez es tal, que apenas tomamos una foto, la estamos compartiendo en las redes sociales.

Pero más interesante es cómo ahora todas las fotografías tienen una vida efímera. Ya sea una foto sin mayor importancia más allá de verla en ese instante, o el recuerdo de un momento que nos gustaría preservar por siempre, todas tienen un pico de atención muy breve, donde reciben los tan ansiados likes, y luego quedan tapadas por la infinidad de nuevas fotos que se siguen subiendo a las redes sociales.

Pero la paradoja del ciclo de vida de una foto en la era de internet es que, cuando la creímos sepultada para siempre, aquella fotografía que ya habíamos olvidado vuelve a aparecer. Ya sea porque algún algoritmo de las mismas redes la rescata recordándonos lo que estábamos haciendo hace unos años atrás, o porque alguien, con vaya a saber con qué intención, bucea en las redes esperando encontrar alguna perla oscura de nuestro pasado.

Ariel Till

Elijo la fotografía como medio para expresar mis emociones, contar cosas que no puedo decir con palabras, transmitir algo de lo que llevo dentro. Sentimientos tan íntimos, que son más fáciles de expresar disfrazados en una imagen. Como dijo Isadora Duncan: "Si yo pudiera explicarle a usted de qué se trata, no tendría sentido que lo bailase"... O que hiciese fotografía...
Y elijo la película y el cuarto oscuro por la incertidumbre de no poder ver el resultado hasta el fin del proceso. La angustia de la posibilidad de arruinar una foto irrepetible. La sensación de hacer las fotos con mis propias manos al interponer con ellas el haz de luz de la ampliadora.
Quizá algunas de mis fotos logren provocar algún sentimiento en quién las observa. Quizá las más afortunadas logren mover alguna idea que parecía estática. O quizá despertar alguna emoción escondida.

Un poco de mí

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 19 de enero de 1968. Inicié mis estudios de fotografía en 1984, realizando el curso Básico y el curso Superior de Fotografía en el Foto Club Argentino. Posteriormente, en 1995, realicé el curso de Iluminación en la misma institución. En 2016 asistí al workshop “La fotografía como Arte Contemporáneo”, en la galería Rolf Art.

Desde 1990 presento obras en Salones Nacionales auspiciados por la Federación Argentina de Fotografía (FAF) y Salones Internacionales con patronazgo de la Fédération Internationale de l'Art Photographique (FIAP), consiguiendo numerosas aceptaciones y menciones. En 2006, la Federación Argentina de Fotografía me otorga la distinción Artista FAF.
A partir de 2008 actúo como jurado en los concursos fotográficos organizados por el Nuevo Foto Club Argentino.
Desde junio de 2010 publico en el blog “Un poco de luz”, donde escribo acerca de la fotografía. Desde 2016 participo como redactor en el semanario Las nueve musas.

He realizado las siguientes exposiciones individuales:
o “Eclecticismo Vacacional”. Galería de exposiciones Nuevo Foto Club Argentino, 2018.
o “Biografía”. Galería de exposiciones Nuevo Foto Club Argentino, 2015.
o “Estaciones”. Facultad de Ciencias Sociales, UBA, Buenos Aires, 2012.
o “Estaciones”. Galería de arte NES, Ciudad de Buenos Aires, 2011.
o “Personas y Personajes”. Nuevo Foto Club Argentino, 2006.
o “Desamparos”. Galería de exposiciones Foto Club Argentino, 2003.
o “Los Cafés de Mabel” y “De Madres e hijos”. Centro Cultural “Quinta El Ombú”, Dir. de Cultura, Municipalidad de San Fernando, 2001.
o “Los Cafés de Mabel” y “De Madres e hijos”. CGP N° 12, 2000.
o “Los Cafés de Mabel”. Foto Club Argentino, 2000.
o Diapositivas. Hall de exposiciones Foto Club Argentino, 1998.
o Blanco y Negro. Hall de exposiciones Foto Club Argentino, 1996.

He participado en diferentes muestras colectivas:
o “Diversidades”. Espacio Cultural Nuestros Hijos, ECuNHi, C.A.B.A., 2015.
o “Expo Fotored Itinerante II”. Museo de Arte de Tolima, Colombia, 2012.
o “Expo Fotored Itinerante II”. Rochester Institute of Technology, NY, 2011.
o “Del laburo al curro” Oficios y Profesiones. Muestra conjunta Nuevo Foto Club Argentino-Argentina con Visual Tal Cuál Huesca-España, 2009.
o “6 x 6” (6 autores, con 6 ensayos de 6 obras cada uno). Curaduría a cargo de Edgardo Filloy, Galería Fotográfica Permanente de Agfa-Gevaert, Cuidad de Buenos Aires, 2001.
o “Muestra Itinerante del Foto Club Argentino”. Galería Fotográfica Permanente de Agfa-Gevaert, 1996.
o “Muestra Itinerante del Foto Club Argentino”. Biblioteca Nacional de la Ciudad de Buenos Aires, 1996.
o “Pasillo de imágenes”. Hospital General Belgrano, Gral. San Martín, Pcia. de Buenos Aires, 1991.

Informes de lectura

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Espacio disponible para tus productos o servicios
  • Espacio disponible para tus productos o servicios
  • El sueño del escultor
  • mela-300
  • la-gracia-del-delfín
  • El sueño del escultor
  • palabras
  • Hombre Korsacoff, Los umbrales y el tanka sordo, Piel atópica
  • Espacio disponible para tus productos o servicios
  • Espacio disponible para tus productos o servicios

Mensaje de AdBlocker

Nuestro sitio web muestra anuncios en línea a nuestros visitantes. Es una gran ayuda para la supervivencia del mismo. Considere apoyarnos desactivando su bloqueador de anuncios.

Contacto

Formulario de contacto
Asunto
Privacidad
Responsable Las nueve musas. Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas. Legitimación Tu consentimiento. Destinatarios Raiola Networks. Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos. Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la privacidad.