Las nueve musas
Anemas
Torre de Anemas - Estambul

Anemas, el último andalusí de Creta

En el momento en que los bizantinos reconquistan Creta en 961 d. C. —según  ya quedó constancia en mi artículo La aniquilación de los cordobeses de Creta”—, reinaba en dicho emirato el sucesor e hijo de Suhayb II, Abd al-Aziz ben Suhayb al-Qurtubĩ (“el Cordobés”), al que en Bizancio conocían como “Kourupes” por helenización del término Qurtubĩ.

CretaAl tomar para sí el último emir este laqab o sobrenombre, nos deja clara evidencia de que, después de casi siglo y medio de su injusto destierro de Córdoba y al-Ándalus por al-Haqem I, aún se enorgullecían los descendientes de aquellos proscritos de su origen y su identidad.

Theodosios Diáconos nos presenta al último emir de Creta, en la única descripción que sobre él existe, como “viejo, pálido, lleno de dolores, pequeño, calvo y de rostro feroz”. Pero… ¡cualquiera sabe, cuando la única descripción aportada la hace un enemigo!

La reconquista de Creta y su capital Khandaq por Bizancio en 961 fue una guerra de exterminio, un asedio feroz e implacable, una destrucción despiadada. El estrategos Nicéphoro Phocas hizo allí una labor concienzuda.

Vassilios Christides asevera que “esta masacre fue el resultado de la indignación del ejército bizantino por el prolongado asedio, pero hay que subrayar —añade— que el exterminio de los musulmanes de Creta se llevó a cabo en contra de las instrucciones que Nicéphoro Phocas dio a sus soldados”. Esta opinión también la defienden otras fuentes, pero todas griegas, y suena a intento de exculpación del general que dos años más tarde se convertiría en emperador de Bizancio.

No cuadran las descripciones que de la personalidad de Nicéphoro Phocas nos brindan esas mismas fuentes con el hecho de que sus soldados se atrevieran a desafiar sus órdenes e insubordinarse, ya que nos lo han presentado siempre como un general enérgico, autoritario e incontestable, a quien nadie osaba discutir sus mandatos. Yãhya ben Said de Antioquía, historiador árabe del siglo XI, manifiesta: “Las incursiones de Nicéphoro se convirtieron en un placer para sus soldados, porque nadie les atacaba ni se les oponía. Avanzaba a donde quería, destruía lo que deseaba sin encontrar un musulmán ni hombre alguno, fuese quien fuera, que le hiciese retroceder o le impidiese obrar a su grado…¡Nadie podía resistirlo!” Nikolaos Panagiotakis es el único autor griego que cuestiona el que Nicéphoro Phocas tratara de contener a sus soldados y manifiesta que, entre los defensores de la capital, Khandaq, fueron exterminados incluso quienes depusieron las armas y pidieron clemencia. Si los bizantinos fueron generosos en algunas ocasiones con los musulmanes vencidos, no acaeció así en Creta, donde, por el contrario, se mostraron feroces e inclementes.

La derrota del emirato de Creta trajo consigo el inicio de la recuperación del poderío de Bizancio, pero, al mismo tiempo, de nuevo el empobrecimiento de la isla. Panagiotakis afirma que una característica del segundo periodo cretensebizantino es la lentitud con que la economía de Creta se desarrolló, la cual no volvió a alcanzar un esplendor similar al del emirato andalusí hasta bien entrado el siglo XII.

Las crónicas defienden que tras la capitulación de la isla tuvo lugar una depuración étnica y religiosa (según avancé en mi anterior artículo ya citado, “La aniquilación de los cordobeses de Creta”), en la que los cretenses nativos conversos al Islam sufrieron igual final que los andaluces.

Afortunadamente, no todos murieron; Abd al-Wahid al-Marraqušĩ y Humeydi afirman que muchos supervivientes lograron embarcar en navíos de la flota andalusí en los puertos del sur de la isla y se diseminaron por Egipto, Ifrĩqiya y Sicilia, y que algunos incluso consiguieron retornar a al-Ándalus.

Anemas en batalla DorostolonVassilios Christides, en su obra “The Conquest of Crete by the Arabs (CA. 824)…”, escribe: “En la época de la expedición de Nicéphoro Phocas, mientras los lazos entre España y Bizancio se mantenían amistosos, la relación entre los musulmanes de Creta y su país de origen se había vuelto más estrecha y los intercambios culturales eran muy frecuentes. Más aun, no es coincidencia que un número indeterminado de los musulmanes de Creta que escaparon a la cautividad de Nicéphoro retornaran a España”.

Nicéphoro Phocas no hizo más cautivos que los que necesitaba para engrosar la cuerda de presos que aportaría lucimiento y esplendor al triunfal desfile militar que llevaría a cabo en Constantinopla, cuando regresara a la capital imperial como conquistador de Creta. Entre aquellos cautivos se encontraban el último emir, Abd al-Aziz al-Qurtubĩ, y su hijo y príncipe heredero, al-Nũ`man, a quien en Bizancio se conocía como “Anemas” (por helenización del nombre al-Nũ`man).

Uno de los puntos que mayores dudas plantean en el desarrollo de esta expedición de reconquista es el de la actitud observada por la población autóctona cretense respecto a los bizantinos durante la campaña. Solo un autor, Schlumberger, dice que los antiguos habitantes de la isla fueron corriendo alegremente al encuentro de la armada de “liberación”. Vassilios Christides se sorprende de tal afirmación, pues nada hay en las fuentes relativo al comportamiento de la población indígena para con el ejército de Nicéphoro Phocas.

Todo parece indicar que, si hubo alguna cooperación de los naturales, debió de ser algún caso aislado; esto se deduce de la falta de abastecimientos que padeció el ejército bizantino en aquel invierno mientras sitiaba a Khandaq, encontrándose en una isla eminentemente agrícola y que siempre logró excedentes para la exportacion. El ejército bizantino padeció meses de hambre sin que los descendientes de los cretenses autóctonos se sintieran tentados de abastecerlos. Sobre este asunto, Christides añade: “En general, la población de Creta reaccionó con apatía. (…)”.

Los estragos no se limitaron a las vidas, sino que, además, la destrucción fue concienzuda. Christides afirma que Nicéphoro Phocas no sentía simpatía alguna por los edificios musulmanes, y ordenó la demolición de todas las mezquitas, palacios, baños y centros públicos y oficiales, así como la quema de todos los libros sagrados y de cuantos fueran hallados escritos en árabe, desapareciendo así pergaminos, papiros y libros de Ciencia de gran valor.

Estos sucesos provocaron desaforadas revueltas de protesta en todos los Estados musulmanes, sobre todo en Egipto, donde se produjeron, sobre todo en Alejandría y El Cairo, quemas de iglesias coptas y ataques a cristianos en respuesta al cruel trato infligido por los bizantinos a los cretenses (Panagiotakis).

Por otra parte, siendo el emirato de Creta tributario del califa abbasida, formando parte de la Umma musulmana y manteniendo siempre tan excelente relación con Egipto, su más cercano vecino, ¿cómo no llegó a recibir la isla refuerzos de sus aliados, habiendo durado tantos meses el asedio? En el códice medieval “Skyllitzes Matritensis” se dice que, mientras Nicéphoro se ocupaba de Creta, su hermano León Phocas atacaba a los árabes orientales —sirios y abbasidas— para impedir que acudieran en ayuda del emirato. En lo que respecta a sus aliados mediterráneos, de haber acudido los Estados africanos en auxilio de la isla, la balanza podría haberse inclinado en favor de los andalusíes, y el resultado de la expedición de Nicéphoro Phocas habría sido muy diferente[1].

Sin embargo, la situación y las relaciones entre los países musulmanes del norte de África ya no eran las mismas que en el siglo anterior. En Ifrĩqiya ya no reinaban los aglabíes, sino los fatimíes, que profesaban las creencias chiíes, mientras que en Egipto gobernaban los ikshidíes, y, tanto estos como los andalusíes cretenses, permanecían fieles a la ortodoxia sunní.

El emir fatimí, Muizz, era tan fanático chií que pensaba que la  ŷihãd  islámica no debía limitarse a la lucha contra los cristianos, sino que antes incluso debía dirigirse contra aquellos muslimes que se negaban a adoptar el dogma chií. Egipto se sentía amenazado por el emir fatimí y mantenía su flota paralizada desde hacía treinta años, debido a dicha amenaza y a sus constantes problemas internos. Que la amenaza fatimí era real lo prueba el hecho de que en 969, solo ocho años más tarde de la recuperación de Creta por Bizancio, el Creciente Fértil era conquistado por el general fatimí Ŷawhãr. Egipto no reunía ya las condiciones necesarias para continuar patrocinando al emirato de Creta[2].

En lo que se refiere a la ayuda de los fatimíes de Ifrĩqiya a los andaluces del emirato, se daba situación muy parecida, siendo aquellos  chiíes y estos sunníes; en vano los gobernantes de Creta enviaron a Muizz una embajada suplicando su ayuda contra la incursión de Bizancio, que no obtuvieron respuesta. Afirma Christides que, “en sus desesperados esfuerzos finales para frustrar la expedición de Nicéphoro Phocas, seguramente, hasta debieron de llegar a considerar el abrazar el chiísmo para recibir ayuda de los fatimíes. El líder de estos, Muizz, se quejaba amargamente de que los musulmanes de Creta no estuvieran bajo su guía espiritual”. Pero es evidente que los andaluces no lo hicieron y continuaron fieles a sus creencias.

También coincidió que el Imperio Bizantino había firmado por entonces unas treguas con los búlgaros y pudo concentrar la mayor parte de sus recursos en el frente isleño. Con la reconquista de Creta por parte de Nicéphoro Phocas, el tradicional enfrentamiento entre bizantinos y musulmanes tomaba muy diferente rumbo, y las funciones que ambos actores habían desempeñado en el Egeo comenzaban a trocarse.

Dos años discurrieron después de los cruciales y aciagos sucesos que pusieron fin al emirato cretenseandalusí; dos años que empleó Nicéphoro Phocas en borrar todo rastro de los andaluces en la isla. Por su gusto, el estrategos hubiera preferido tornar a Constantinopla cuanto antes y hacer la entrada triunfal con que soñaba, arrastrando tras de sí en su desfile sartas de cautivos y riquezas sin cuento.

Pero el emperador Romanos II tenía otros designios; temía que el augurio que anunciaba que el conquistador de la isla se sentaría en el trono imperial llegara a cumplirse; él, como usurpador que había sido del trono, se sentía en precario y temía que esta conquista, tan anhelada por los bizantinos, legitimara a sus ojos como emperador al conquistador. Aplazaba por ello el regreso de Nicéphoro una y otra vez, con el pretexto —más o menos real— de asegurar la isla, refortificarla, reconstruirla, así como extremar la vigilancia en sus costas y en los mares porque los árabes podían tratar de recuperarla.

Panagiotakis escribe que, “con las operaciones de limpieza sistemática, Nicéphoro liberó Creta, borró hasta las últimas huellas de los árabes y la restituyó al Imperio Bizantino”. Y añade este mismo historiador: “El miedo a la verdad del oráculo fue la razón por la que Romanos II dilató durante dos años el regreso triunfal del general Phocas a la capital”.

Las riquezas de los musulmanes de Creta eran fabulosas, tanto que, pese a la devastación rigurosa llevada a cabo, no lograron ocultar todas sus huellas [3]. Como ya informé en mi artículo anterior ya citado, cuando aquellos bienes y enseres cayeron en manos bizantinas hubieron de emplearse trescientos barcos de carga para poder fletarlos hasta Constantinopla, y puertas de sus mezquitas y palacios, lámparas, artesonados y ricos elementos decorativos aún pueden admirarse en el monasterio de Lavra (Monte Athos), al que terminaron por engalanar. No obstante, en lo que se refiere a las huellas andalusíes en Creta, quien esto escribe cree, al igual que Christides, que la Arqueología no ha dicho aún su última palabra.

Como trofeos fueron exhibidos el emir Abd al-Aziz, el príncipe al-Nũ`man y sus familias en Constantinopla, junto con los demás cautivos. Las fuentes bizantinas aseguran que fueron tratados con honra, que recibieron tierras y que el emir pudo haber ocupado un cargo político en el Senado si hubiera consentido en convertirse al cristianismo.

Sin embargo, aseguran las crónicas que su heredero al-Nũ`man sí que apostató y se bautizó. A partir de entonces, fue conocido por su mismo nombre helenizado, Anemas“, que adoptó oficialmente. ¿Fue la suya una conversión sincera o abrazó la fe cristiana por salvar la vida de su padre, la suya propia o la de sus hijos? Las fuentes no aclaran nada más a este respecto, pero pueden plantearse dudas relativas a tan súbita conversión. Poco después, el príncipe entraba a formar parte del cuerpo de la Guardia Imperial.

El 15 de marzo de 963 moría prematuramente el emperador Romanos II, y su esposa Theóphano era nombrada regente de los dos hijos menores, Basilio y Constantino. Al punto, el domesticos y estrategos Nicéphoro Phocas, “El Gordo”, era proclamado emperador en Cesárea por sus soldados[4]. La emperatriz, que se sabía en situación precaria, determinó aliarse con él. Nicéphoro regresó con sus tropas a Constantinopla y, el 14 de agosto del mismo año, ganándole a Joseph Bringas —Primer Ministro, Mayordomo de Palacio y mano derecha de Romanos II— en enconada lid la capital, calle por calle, alcanzó los centros de poder y se autoproclamó emperador, siendo coronado por el Patriarca Poleiuctos.

Poco después, el nuevo usurpador creyó legitimar su cargo casándose con Theóphano, la viuda de Romanos II, y presentándose como emperador protector de los dos príncipes. El oráculo, según el cual se entronizaría al conquistador de Creta, habíase cumplido. No obstante, en lo militar, Nicéphoro Phocas es considerado uno de los mejores emperadores, junto con sus sucesores Juan Tzimiszés y Basilio II.

Nicéphoro conquistó Cilicia en 964; en 965 se apoderó de Tarsos, Mopsuestia y Chipre; en 966 comienza sus incursiones contra Antioquía y Alepo, aunque no las lograría definitivamente hasta 968. Restauró el poder de Bizancio en el Mediterráneo oriental y, junto con su sucesor, recuperó Siria para el imperio. Sin embargo, su reinado solo duraría seis años; el 10 de diciembre de 969 era asesinado mientras dormía por Juan Tzimiszés, el amante de su esposa Theóphano. El asesino le sucedió en el trono.

…………………………………………………….

creta
comprar en amazon

En lo que respecta al emir Abd al-Aziz al-Qurtubĩ, murió en Constantinopla, al parecer debido a su mucha edad. Su hijo Anemas distinguiose tanto en el ejército bizantino que el emperador lo eligió para formar parte de un nuevo cuerpo militar creado por él, que incorporó a los más escogidos guerreros de todos sus dominios, los Athanatoi —los “Inmortales”—, un tagma integrado por unos 10.000 hombres, los más hercúleos, valientes y avezados del ejército imperial.

Anemas se cubrió de gloria el año 972, durante el reinado de Juan Tzimiszés, en la batalla de Dorostolon contra los rusos [5]; al mando de estos iba el propio príncipe escita Sviatoslav I de Kiev. La batalla duró tres días y, en la segunda jornada, Anemas recibió honores de héroe y fue vitoreado tras descabezar de un solo tajo al comandante de las tropas rusas, Sphengel (Esfendeslavo por helenización), personaje de la nobleza, caudillo de los varegos y brazo derecho de Sviatoslav. Desalentados, los rusos retrocedieron hacia el interior de las murallas de la ciudad. Los bizantinos pusieron sitio a la plaza durante sesenta y cinco días. La descripción de la última batalla es muy precisa tanto en la narración de Skyllitzes como en la de León Diáconos. El emperador participaba continuamente en todas las acciones y batallas, mostrando siempre sus habilidades militares. La estrategia de Tzimiszés y la habilidad de su ejercito hicieron evidente la eficacia de un nuevo entrenamiento militar que les proporcionó numerosos exitos militares en los siguientes cincuenta años. Incluso en los momentos más complicados de la batalla el emperador Tzimiszés fue capaz de ordenar un delicado movimiento estratégico o de fingir una oportuna retirada.

Pero, además del emperador, otros soldados bizantinos también ganaron prestigio durante este conflicto: Theodoro de Misthia y, sobre todo, Anemas fueron glorificados por su heroísmo y virtudes guerreras. Las acciones de espectacular valor de Anemas fueron narradas con gran detalle y proporcionan  una descripción realista de la batalla. Cumplidos los sesenta y cinco días de asedio, los rusos decidieron salir y dar un violento rebato, causando numerosas muertes entre sus adversarios. El emperador de Bizancio envió entonces a los “Inmortales” a cubrir la retirada del centro de su ejército.

Asedio KhandaqAl advertir Anemas que entre la vanguardia de las fuerzas contrarias se divisaba al príncipe ruso, al que reconoció por su refulgente coraza, en un alarde suicida de valor, lanzose al punto contra la primera línea rusa y, valiéndose de lo imprevisto de su impulso, logró abrirse camino entre la guardia personal del príncipe y alcanzarlo con un golpe certero de su maza y derribarlo del caballo. El hecho de que Skyllitzes y León Diáconos no muestren acuerdo en el lugar exacto en que Anemas golpeo a Sviatoslav I —uno dice que en la cabeza, el otro que en el cuello— no le resta credito a ambas descripciones. Pero ambos dejan constancia de un Anemas tan habil y arriesgado en sus objetivos como admirable en su valor. En la descripción de León Diáconos, Anemas fue capaz, en un acto final de heroísmo, de acabar con numerosos rusos antes de ser herido él de muerte.

Sviatoslav cayó derribado de su caballo a causa del golpe del príncipe andalusí, pero la calidad de su armadura hízose patente, salvándole la vida. No así ocurrió con Anemas, que fue atravesado por las lanzas y espadas de los guardias del séquito de su adversario. Algunos autores informan de que el autor de la muerte de Anemas, un alto oficial del ejército ruso, llamado Ikmor, asesinó vilmente al príncipe andalusí en aquel instante, matándolo por la espalda, en venganza por la muerte de su padre durante el asedio de Khandaq, la capital de Creta, once años antes.

La crónica de Skyllitzes sobre la batalla de Dorostolon termina bruscamente con la resolucion de la contienda por intervención divina. Como en casi todas las grandes batallas medievales, en esta tampoco podía faltar el santo que aparece montando un caballo blanco en auxilio del bando de los “buenos”. Una tormenta de viento y la presencia del martir Theodoro a caballo, justo tras la muerte de Anemas, levantaron la moral de los bizantinos y dieron al Imperio la victoria.

Alejo I Komneno

Corría el año 972 d. C., cuando, merced a este intrépido hecho de armas, entraba en la gloria de la posteridad el postrero sucesor de Abũ Hafs al-Ballutĩ (el cordobés conquistador de Creta y primer emir), Anemas, último de sus descendientes nacidos en Creta. Con él poníase fin a la estirpe del arrabal de Córdoba. Pero Anemas dejó en Bizancio a sus propios descendientes, de los que volvemos a tener noticia casi siglo y medio después, ya que adoptaron el nombre de su heroico predecesor como apellido o título familiar. Cuatro hermanos Anemas, pertenecientes a la alta nobleza, estuvieron involucrados en una conjura contra el emperador Alexios I (o Alejo I) Komneno en el año 1105; de dos de ellos se conocen también sus nombres, Miguel y León. Varios son los investigadores, entre ellos François Chalandon, que atestiguan que esta familia de posteriores Anemas es descendiente del hijo del último emir de Creta.

La Crónica histórica titulada “La Alexiada”, de la que es autora Anna Komnena, hija del emperador, y en la que narra el reinado de su padre Alexios I, refiere con detalle toda la conjura y su desenlace. Cuando fue descubierto y frustrado el atentado contra la vida del emperador y detenidos los cuatro hermanos Anemas —con Miguel a la cabeza, quien ejercía el más alto rango militar de estrategos o general— y sus cómplices Juan Salomón, Jorge Basilacio, Nicetas Castamonites, Curticio, los Antioko, los Exaceno, Dukas, etc., todos de familias de la más alta aristocracia, fueron juzgados y condenados a ser cegados antes de su ejecución. Narra la autora que cuando los reos, después de ser rapadas sus cabezas y barbas, coronados con intestinos de bueyes, desfilaron a caballo ante el palacio rumbo al lugar donde serían cegados, ella y sus hermanas presenciaron desde un balcón como Miguel alzó sus brazos hacia ellas y luego continuó con gesto de valentía y enorme dignidad. Quedaron tan impresionadas las princesas que corrieron hacia su madre, la emperatriz Irene, para suplicarle que intercediese por él ante el emperador. Miguel Anemas recibió así el indulto de las penas de cegamiento y muerte, siéndole esta conmutada por la de prisión.

Fue encarcelado en una torre adosada a las murallas de la ciudad y no lejos del Palacio de Blanquerna, convirtiéndose en el primer hombre que fue prisionero en dicha torre, la cual desde entonces continuó siendo cárcel de nobles y emperadores por delitos políticos, conociéndose para siempre como Torre o Prisión de Anemas[6].

La familia Anemas mantuvo una posición preeminente durante toda la dinastía de los Komnenos; en la siguiente generación, Manuel Anemas fue elegido para contraer matrimonio con la princesa porphirogéneta Theodora Komnena, hija del emperador Juan II. Con esta elección se cree que el emperador podía estar tratando de ganarse a una familia poderosa y potencialmente peligrosa, al tiempo que procuraba traer sangre nueva a la Casa Imperial y al círculo de gobierno. Manuel fue descrito y elogiado, con motivo de su muerte en 1148, en un poema necrológico del poeta Theodoro Prodromos; este poema nos lo presenta como un sabio en lo intelectual y como un gran militar.

Otros miembros de la familia Anemas en diferentes generaciones concertaron alianzas matrimoniales con las familias Angelos y Doukas, ambas pertenecientes a la más alta aristocracia bizantina. Aunque esta gran casa pareció declinar a partir del siglo XIII, aún podemos citar algunos miembros eminentes hasta finales del imperio bizantino en el siglo XV. De un Anemas terrateniente en Stomion de Chalquidique hay referencias en el año 1321; también de otro miembro familiar no identificado que pereció ahogado en el Mar de Mármara a principios del siglo XIV. El último que podemos documentar es Theodoro Anemas, que en 1407 era chartophylax[7] en Imbros (isla turca del mar Egeo).

Finalmente, una moneda en tan mal estado por una de sus caras que no se aprecia la fecha, pero aún de época bizantina, presenta en la cara opuesta la siguiente leyenda: “Madre de Dios ayuda a tu siervo Constantino Anemas, spatharios y episkeptites [8]de los armenios”.


  • The Alexiad” (La Alexiada), de Anna Komnena [escrito en torno al 1148], traducido por Sewter, ERA, Penguin Classics, 1969.
  • Skyllitzes Matritensis (códice bizantino del s. XI), traducción de Sebastián Cirac Estopañán.- Cátedra de Filología Griega, sección bizantinística del CSIC, Universidad de Barcelona.- Barcelona-Madrid, 1965.
  • De Ceremoniis Aulae Bizantinae” de Constantinos Porfirogéneta.
  • “Historia byzantina, duplici commentario illustrata”, de Charles du Fresne du Cange.- Edit. Cultura y Civilización.- Bruxelles, 1964.
  • Los andaluces fundadores del Emirato de Creta”, de Carmen Panadero.- Amazon 2015.
  • The Conquest of Crete by the Arabs (CA. 824)A turning point in the struggle between Byzantium and Islam”, de Vassilios Christides.- Academia Athenon.- Atenas, 1984.
  • “The Middle Byzantine Historians”, de WarrenTreadgold.- Saint LouisUniversity, USA.- Palgrave Macmillan Edit., 2013.
  • “Crónica” de Abu-l-Fath.
  • Nuwayri, al-Maqqarí, Levi-Provençal, Jorge Cedreno, Reinhart Dozy, E. Rolando, François Chalandon, Miguel Cruz Hernández, Christos Makrypoulias, Nikolaos Panagiotakis, etc.
  • org/wiki/Manuel_Anemas

[1] – Vassilios Christides.

[2] – “Los Andaluces Fundadores del Emirato de Creta” (ensayo de investigación histórica de Carmen Panadero).

[3] -Ver mi artículo anterior  “Las huellas de los cordobeses en Creta” (C. Panadero), en Las Nueve Musas.

[4]Estrategos: grado equivalente al de General, que manda sobre un thema del ejército bizantino o gobernador de una región militar. Domesticos: cargo militar del Imperio bizantino que ostentaba el Comandante en jefe del ejército; sobre él no existía más autoridad que la del mismo Emperador.

[5] – Dorostolon o Dristra (actual Silistra), en la orilla meridional del Danubio, al este de Bulgaria.

[6] – En la actualidad es aún uno de los atractivos turísticos visitados en Estambul (Turquía).

[7]Chartophilax, canciller de un obispo o diócesis de la Iglesia Ortodoxa del Este que sirve como archivero y tiene ciertas funciones administrativas y judiciales.

[8]Spatharios,  portador de la espada del emperador. Episkeptites, oficial que solía unir a su cargo el de administrador de dominios imperiales; también coincidía a veces en la misma persona el cargo de Protospathario.


 

La revista agradece sus comentarios. Muchas gracias
Carmen Panadero Delgado

Carmen Panadero Delgado

Carmen Panadero Delgado nació en Córdoba (España). Estudió Profesorado de Educación General Básica (Magisterio, Escuela Normal de Ciudad Real, 1971) y ejerció la enseñanza. Ingresó en la Facultad de Bellas Artes, Universidad Complutense de Madrid, 1985.

Ganadora del XV Premio de novela corta "Princesa Galiana" del Ayuntamiento de Toledo (2017).

Medalla de oro 2018 a la investigación histórica (del Círculo Intercultural Hispanoárabe).

Pintora con sólida experiencia, estilo personal en la línea constructivista figurativa. 24 exposiciones individuales, 25 colectivas y 3 premios conseguidos. Con obra en museos y colecciones públicas y privadas de España, Alemania, Portugal, Estados Unidos y Reino Unido. Representada con obra en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (Madrid).

Novela histórica:
— “La Cruz y la Media Luna”. Publicada por Editorial VíaMagna (2008). 2ª edición en bolsillo bajo el título de “La Fortaleza de Alarcos” (2009). Reeditada como libro eléctronico “La Cruz y la Media Luna” por la Editorial Leer-e, Pamplona, abril, 2012, y en papel por CreateSpace (Amazon) en mayo de 2015.
— “ El Collar de Aljófar”. Editada por Leer-e (Pamplona) en soportes papel y electrónico, mayo, 2014.
—“El Halcón de Bobastro”, editada en Amazon en soportes electrónico y papel (CreateSpace) en agosto de 2015.
— “La Estirpe del Arrabal”, editada por Carena Books (Valencia) en 2015.
Ensayo:
— "Los Andaluces fundadores del Emirato de Creta" (ensayo de investigación histórica). Editado en Amazon en soporte digital en julio de 2014 y en papel (CreateSpace) en mayo de 2015.

Novelas de misterio y terror (novela fantástica):
— “La Horca y el Péndulo” (XV Premio de narrativa "Princesa Galiana" del Ayuntamiento de Toledo), 1ª Edición en marzo de 2017 por Ayuntamiento de Toledo. - 2ª edición en mayo de 2017 por Impresion QR 5 Printer, S.L. (Ciudad Real).
— “Encrucijada”. Inédita.
— "Maleficio Fatal". Inédita.

Parodia de Novela Histórica:
— "Iberia Histérica" (novela corta en clave de humor). Editada en soporte digital en Amazon y en papel en CreateSpace en mayo de 2018.

Autora también de relatos históricos y Cuentos de literatura infantil.
Colabora con artículos en diversas revistas culturales. (Tanto en papel como en webs digitales): Fons Mellaria (F.O.Córdoba), Letras arte (Argentina), Arabistas por el mundo (digital), "Arte, Literatura, Arqueología e Historia" (Diputación de Córdoba), Revista Cultural Digital "Las Nueve Musas" (Oviedo).

Cuaderno de bitácora de una cuarentena
  • palabras




  • i-premio-nueve-musas-poesÍa-1




Promocionamos tu libro




¡Suscríbete a nuestro boletín!

las nueve musas eddiciones

RSS Directorio Cultural Hispano

  • Enredo de plumas, autopublicación
     📣COMIENZA LA CAMPAÑA📣Ya puedes dar un vistazo a la precompra de "Enredo de plumas", está muy trabajada y muy bien editada.Lee toda la campaña para que puedas resolver cualquier duda que tengas, está todo muy claro y bien explicado. Espero que puedas y quieras participar.https://vkm.is/enredodeplumas    
    Álex Falcón - Ilustrador
  • Fantasmas dentro de fantasmas, trabajo de escritor
    Liliana Bellone: sus respuestas y poemasEntrevista realizada por Rolando RevagliattiLiliana Bellone nació el 10 de febrero de 1954 en Salta, ciudad en la que reside, capital de la provincia homónima, la Argentina. Desde 1977 es Profesora en Letras por la Universidad Nacional de Salta, en cuya carrera de Letras de la Facultad de Humanidades y […]
    Rolando Revagliatti
  • La Contraferia del Libro empezó como una bravuconada de borrachos
    Flavio Crescenzi: sus respuestas y poemasEntrevista realizada por Rolando RevagliattiFlavio Crescenzi nació el 20 de julio de 1973 en la ciudad de Córdoba, capital de la provincia homónima, la Argentina, y reside en la ciudad de Buenos Aires. Es Instructor Superior de Lengua y Literatura, habiendo además realizado posgrados en Perfeccionamiento en Corrección de Textos […]
    Rolando Revagliatti
  • Me agradaría perderme (o encontrarme) en los universos de Shakespeare
    Jorge Castañeda responde “En cuestión: un cuestionario” de Rolando RevagliattiJorge Castañeda nació el 23 de agosto de 1951 en la ciudad de Bahía Blanca, provincia de Buenos Aires, la Argentina, y reside en la ciudad de Valcheta, provincia de Río Negro. Desde 1973 ha publicado los poemarios “La ciudad y otros poemas”, “Poemas breves”, “Treinta […]
    Rolando Revagliatti
  • Si atravesara tu vidrio
    Ningún tiempo sería capaz de medir la regla de mi videncia universal; si no lo atravesase, cedería mientras estés ahí. Siempre que estés del otro lado, frente a mí se reflejarán elementos, espacios que puedo olvidar, siempre que estés del otro lado. Esperás.Hasta que no estemos juntos no podré saber cuál es tu reflejo, qué […]
    Federico Laurenzana