Las nueve musas
Sinclair

Alfredo Sinclair. La armonización sincrética del color

Promocionamos tu libro

El cromatismo de Alfredo Sinclair es un  cromatismo estudiado, conjugado en la diversidad de las gradaciones tonales. Su uso de los colores primarios no agrede al espectador, pues la  armonización de los valores le permite un ensamble constructivo propicio para entablar un diálogo interno y sensitivo.

Alfredo Sinclair nace en la ciudad de Panamá el 8 de diciembre de 1915 y  murió en la misma ciudad el 2 de febrero de 2014 .Toma lecciones particulares de pintura en el taller del maestro panameño Humberto Ivaldi por la noche, pues trabaja de día en una fábrica de tubos de neón.

Alfredo SinclairEnte 1947-49 se instala de la República Argentina donde estudia Dibujo y Pintura en la Escuela Superior de Bellas Artes Ernesto de la Cárcova, bajo la dirección  del maestro Jorge Soto Acebal; su desempeño como alumno destacado lo hace merecedor del primer puesto de su promoción. Como consecuencia de este logro, el Ministerio de Educación de Argentina le otorga una beca para continuar sus estudios. En Buenos Aires participa  de certámenes y gana algunos premios, también presenta su primera exposición individual en 1950 en la galería Antú de la misma ciudad.

Ese mismo año regresa a Panamá y comienza una trayectoria destacada en la plástica, introduce las proposiciones de las vanguardias dando preeminencia a la abstracción, por lo que se lo considera el  primer pintor abstracto de Panamá,  desde 1954 oscila entre la abstracción y la neofiguración, pues le añade a estos detalles geométricos que recuerdan a los cubistas.

Durante varios años se desempeñó como profesor de Dibujo y Pintura en las Escuelas de Bellas Artes de Panamá. En 1991 se le otorgó la orden de Vasco Núñez de Balboa por su trayectoria.

Sus experiencias pictóricas en Argentina  adhieren al arte abstracto,  ya que en la década del 40 estaban en su apogeo  el arte concreto-invención  y  el movimiento Madí.

En Panamá la influencia del trópico agudiza su sentido del color, con lo que sumado a la experiencia técnico-académica adquirida en Argentina, Sinclair sincretiza las opciones que van desde la fosforescencia del neón y la gradación tonal del academicismo hasta la luminosidad del trópico.

armonización sincrética Estos elementos se conjugan para concluir en la década del 80 con Bodegón, una pintura con toques constructivos que no abandonar del todo la figuración pero incorpora  cortes planos influencia del  cubismo, aquí

la luminosidad de los blancos resalta en el centro de la composición; sin embargo, el paso entre un plano y otro es combinado por  valores  menos claros que conforman un conjunto armónico, sin desestimar el color predominante de algunas frutas.

En sus  pinturas Niña con abanico y Mujer con abanico azul, ambas de 1995, vuelve a la figuración pero extiende el color en forma plana, lo que significa que  no deja de lado totalmente la síntesis del cubismo .En el primer cuadro el blanco del abanico centraliza la estructura  la que se equilibra con el rojo del vestido y los azules del fondo de la cara, en la que la gradación tonal del rosa tenue al celeste, que es la zona oscura, se atenúa para definir las luces y las sombras. La línea de contorno redondea la figura y cierra la composición.

colores primarios En Mujer con abanico azul  reitera el esquema anterior. No obstante presentar planos mas delimitados. El rojo saturado de una parte del vestido se combina con flores blancas, y otra parte de su atuendo muestra lilas oscuros y claros al lado de un celeste modelado. El abanico azul, se atenúa con líneas de blanco. En esta imagen los dos planos de la cara están delineados con un rosado para el claro y un celeste para  el oscuro, no advirtiéndose el paso de un tono hacia otro. También aquí el contorno de la imagen cierra la composición.

El crítico colombiano Mario Rivero ha expresado sobre la obra de Sinclair “hay una combinación de espiritualidad y poesías en esas imágenes amables, de una tristeza intima, que nos dan la gracia de los diario y la presencia de lo espiritual en medio de la materia que teje el contrapunto de las figuras.”

Alicia Estela Beltramini Zubiri

Alicia Estela Beltramini Zubiri

Profesora y Licenciada en Historia en Historia (Universidad Nacional de Córdoba)

Licenciada en Historia (Universidad Nacional Autónoma de México); Becaria O.E.A. en España, investigación Historia de América.

Profesora Disertante de los Cursos ¨Panorama de la plástica argentina contemporánea¨ en Bolivia Honduras; Costa Rica; Panamá; Ecuador, República Dominicana; México y Paraguay.

Jurado en el l Salón Provincial de Arte Cerámico. Jurado de Selección en APAC para la Feria de Arte Córdoba 2000.En concursos de fotografía por el Fotoclub-Córdoba.

Curadora de la exposición de murales cerámicos de Eduardo Bravetti y Marta Zabala. Octubre 2011.

Publicaciones:
¨La cerámica primitiva de Córdoba¨.
¨Antonio Seguí”.
¨Las pinturas de Genaro Pérez”.
”Octavio Pinto”. Bienal Americana de Arte de Córdoba (1962-1964-1966).Un intento por valorizar la identidad americana”.
“Marcelo Bonevardi. El enigma de sus pinturas construcciones”

PUBLICAMOS Y PROMOCIONAMOS TU LIBRO

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • El consejero de Roma
  • En el país del tiempo posible
  • palabras
  • luna menguante
  • Tejiendo sueños y realidades
  • La herida narcisista
  • La ciencia no es asunto de dioses
  • A la sombra del palo en Cuba
  • Elixir de Pasados

Los + vendidos en Amazon

Última actualización de los productos de Amazon el 2022-11-26 / Los precios y la disponibilidad pueden ser distintos a los publicados.

  • Espacio disponible para tus productos o servicios
Apadrina a un redactor