Las nueve musas
Préstame tu voz

«Préstame tu voz», de Lola Mascarell

Promocionamos tu libro

El último poemario de Lola Mascarell (Valencia, 1979), Préstame tu voz, publicado por Tusquets en su colección Nuevos textos sagrados, es un canto a la vida, a las relaciones personales y familiares, fundamentalmente.

Rebajas
Préstame tu voz (Marginales)
  • Mascarell, Lola (Autor)

El primer poema del libro: “Cantar del regreso” ya es toda una declaración de intenciones. Un niño se encuentra a la intemperie, temeroso, hasta que regresa a casa, el lugar en el que se encuentra protegido y confortable, el hogar y los que lo componen acuden al amparo, al auxilio de la inhóspita jungla que supone el mundo, esa casa es a su vez el poema, en el que el poeta encuentra su refugio personal: “A salvo ya del mundo y sus fantasmas, / sin miedo a la intemperie, / en medio del silencio de la noche, / donde solo resuenan los acordes / que escribe el pensamiento, / comprende que la casa es el poema, / aprende que el refugio es la canción.”

El asidero de la escritura servirá a Mascarell para ahondar en la memoria, puesto que esta es el elemento que recorre el poemario y lo dota de una profunda solemnidad, siendo esta una persistente evocación que vincula el presente con el pasado, preservando la esencia de lo vivido en un fluir constante. En el contexto de este libro, la memoria emerge como una herramienta poética para combatir la fugacidad de la existencia, brindando a los recuerdos una forma casi tangible que resiste el olvido: “Al calor de la mesa, de su mesa camilla, / nos volvía a contar la historia del abuelo, / la historia de la guerra, la del gato / el ruido de las bombas, / el puente de Serranos, / la sorda que vivía en el piso de enfrente / y ese bucle infinito de tiempo repetido / en que se deshacía su memoria.” (“Marchar”)

El poemario en cuestión explora la memoria no solo como un registro de eventos pasados, sino como un medio para mantener viva la esencia de lo que ya no está. Los versos se convierten en refugio para momentos e imágenes que, a pesar de haberse desvanecido en el tiempo, encuentran una renovada inmortalidad a través de la palabra poética: “Agua limpia y jabón, / luz de sol que resbala / sobre el plato de flores, / ropa blanca meciéndose en el viento, / manos suaves que buscan esa frente.” (“Madre”)

La memoria actúa como un hilo conductor que entreteje experiencias individuales con el tejido más amplio de la existencia humana, reflejando la universalidad del deseo de perpetuar lo vivido: la maternidad, la rutina, la playa, la huerta valenciana, la montaña, el jardín… Cada poema es una cápsula de tiempo, un pequeño universo donde el recuerdo cobra vida propia, resistiendo el inexorable avance del olvido.

La estructura del poemario juega con la temporalidad, recurriendo a imágenes y metáforas que encapsulan fragmentos de vida, diálogos con el pasado y reflexiones sobre la naturaleza efímera de la existencia. La voz poética se convierte en un guardián de estas memorias, tejiendo un tapiz donde lo vivido se ancla en el presente, ofreciendo una resistencia poética a la muerte.

Lola Mascarell ha sabido dar el tratamiento adecuado a la memoria revelándonos una profunda meditación sobre la identidad y la continuidad. Los recuerdos se presentan como testimonios vitales que, a pesar de su fragilidad, poseen un poder de resiliencia, ofreciendo consuelo y sentido a la travesía humana. La memoria, así, no es solo un depósito de experiencias, sino un acto de creación y recreación, un esfuerzo por no morir del todo a través del acto mismo de recordar: “No hay otra explicación: / nos pasamos la vida / buscando ese reencuentro, / el regreso feliz de aquel exilio / al que una vez el tiempo / nos lanzó sin aviso.” (“Unidad en ti”)

En resumen, Préstame tu voz transforma la memoria en un bastión contra el olvido, una lucha poética por mantener vivas las huellas del pasado en la arena del presente. Las palabras se erigen como monumentos a lo efímero, preservando en cada verso la promesa de que, mientras se recuerde, nada muere del todo. Y es que, como decía Platón en su teoría de la reminiscencia: “conocer, es recordar.”

Profesora de Lengua y Literatura en un centro de enseñanza secundaria de su ciudad natal, ha estado vinculada con la creación literaria desde muy joven. En 2008 comenzó a dirigir el taller de narrativa de la Universidad Politécnica de Valencia, donde permaneció hasta 2012. Su primera obra fue un poemario, Mecánica del prodigio (Pre-Textos, 2010), al que siguió un ensayo, Palabras en el yunque: memorias de un taller de escritura (2012). Con su segundo poemario, Mientras la luz, ganó en 2012 el XIII Premio Internacional de Poesía Emilio Prados, dotado con 6.000 euros y la publicación de la obra en la editorial Pre-Textos (2013). Ese mismo libro recibió el premio Premios Ciudad de Alcalá en el año 2014 Su tercer libro de poemas, Un vaso de agua (Pre-Textos) se publicó en octubre de 2019. El crítico literario, J. Ricart, señaló sobre la obra premiada que resultaba de un proceso de «sabia decantación lingüística y ordenación formal» donde el conjunto es un «total indisoluble» donde las partes guardan plena relación entre sí y con toda la obra al mismo tiempo, recuperando una poesía de ideas e imágenes. ​ Carlos Marzal, miembro del jurado del premio, subrayó que se trataba de «un libro que celebra la existencia»​ y para el poeta Pablo García Baena proyectaba «una contemplación serena de los días», sin tragedia.

Última actualización de los productos de Amazon el 2024-07-20 / Los precios y la disponibilidad pueden ser distintos a los publicados.

Fernando Mañogil Martínez

Fernando Mañogil Martínez

Fernando Mañogil Martínez nace en Almoradí (Alicante) el 26 de agosto de 1982

Es Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Alicante y profesor de Lengua Castellana y Literatura en el IES Los Montesinos-Remedios Muñoz.

Ha publicado algunos libros de poesía como Del yo al nosotros (Sevilla 2010), Viento en contra (Devenir, 2015) y Volver (Selección de poemas 2013-2018).

También ha realizado el trabajo de investigación sobre las relaciones poéticas entre César Vallejo, Gonzalo Rojas y Juan Gelman.

Su último libro de poemas publicado hasta la fecha es La musa y el silencio (Devenir, 2019).

informes de lectura

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • El consejero de Roma
  • El último experimento
  • Cuando crecen las sombras

  • Alejandra Pizarnik
  • La ópera de México
  • En el Lago Español
  • Retazos de poemario Absurdo y feromonas

  • Un café a solas
  • La paciente silenciosa
  • Dadme a vuestros rendidos
  • Espacio disponible para tus productos o servicios