Las nueve musas
Gramática

La gramática y su relación con otras disciplinas lingüísticas

Promocionamos tu libro

Por su innegable relevancia, la gramática mantiene una estrecha e indisoluble relación con otras disciplinas lingüísticas. En este artículo reflexionaremos sobre el tema.

 De sonidos y significados

La gran mayoría de las lenguas (sobre todo, las occidentales) cuentan con un complejo mecanismo que les permite relacionar sistemáticamente sonidos con significados por intermedio de la gramática. En efecto, esta disciplina opera como elemento principal de la descripción lingüística, puesto que son las representaciones que aquella produce las que pueden llegar a recibir, ya sea una lectura de índole fonológica, ya sea una de índole semántica.

Muchas disciplinas lingüísticas se ocupan de los sonidos y de los significados. Por ejemplo, podríamos decir que la fonología y la fonética estudian los sonidos y que la semántica y la pragmática estudian el significado.

Pero claro, fonología y fonética no trabajan del mismo modo. Mientras que la fonética estudia las propiedades articulatorias y acústicas de los sonidos originados por el aparato fonador, la fonología se encarga de identificar las unidades que constituyen el sistema fonológico de una lengua (esto es, los fonemas) y, por supuesto, de explicar sus posibles combinaciones dentro de la sílaba.[1]

Semántica y pragmática tampoco trabajan de idéntica manera. De hecho, es de público conocimiento que la semántica se ocupa del significado léxico y oracional, aunque restándole importancia al contexto de uso.[2] Conjuntamente, los significados de las palabras y oraciones se relacionan con el significado de otras palabras y oraciones[3], y huelga decir que uno de los propósitos de la semántica es indicar las peculiaridades de estas relaciones. Otro propósito sería distinguir cuándo una palabra u oración presenta más de un sentido. La pragmática, por el contrario, considera aquellos aspectos del significado en los que es obligatorio tener en cuenta la situación de emisión o el contexto lingüístico.[4] En definitiva, mientras que la semántica se encarga del significado oracional o literal, la pragmática se ocupa del significado enunciativo.

Tomemos como referencia la oración La ventana está abierta. Bien, su significado literal se obtiene composicionalmente, es decir, a partir del significado de cada una de las palabras que constituyen la oración. El significado enunciativo, por el contrario, puede ser variado, ya que dependerá de una situación de habla específica. La oración La ventana está abierta, por ejemplo, aparte de informar sobre un concreto estado de cosas, puede ser un pedido para que alguien la cierre, un aviso para evitar que algún animal entre en la casa, o incluso un reproche.[5]

  1. Zonas de contacto

La lingüística moderna ha defendido siempre la independencia de la sintaxis en relación con las disciplinas lingüísticas que se ocupan de los sonidos y de los significados. No obstante, es lícito que reconozcamos que tal independencia no es absoluta, sino que hay zonas de contacto en las que una y otras convergen. Veamos las que quizá sean las más importantes:

  • Sintaxis/fonología—. El sistema fonológico de una lengua no solo abarca las unidades diferenciales que se aparecen en la cadena (como los fonemas o segmentos consonánticos y vocálicos), sino también las unidades suprasegmentales o prosódicas (como el acento, la pausa y la entonación). Estas unidades suelen distinguir secuencias que, de otra forma, nos parecerían iguales. Ej.:
    1. El altercado finalizó afortunadamente.
    2. El altercado finalizó, afortunadamente.
    3. Llegó el pedido.
    4. ¿Llegó el pedido?

En (a), el adverbio afortunadamente modifica al verbo, por lo que la oración puede reescribirse mediante un enunciado como La afortunada finalización del altercado. En (b), por el contrario, el adverbio modifica a toda la oración, ya que transmite la actitud del hablante con respecto a la situación referida, por lo que puede reescribirse mediante un enunciado como Es una suerte que el altercado haya finalizado. Asimismo, en (c) y (d), la diferente curva de entonación nos permite distinguir una oración declarativa de otra interrogativa. Estos son, pues, ejemplos en los que la entonación, que es una unidad fonológica, ayuda a establecer diferencias gramaticales entre oraciones, en apariencia, iguales.

  • Sintaxis/semántica[6]—. Como ya hemos apuntado, el significado de una oración proviene, composicionalmente hablando, no solo del significado de las unidades léxicas que la constituyen, sino también de las relaciones estructurales que se establecen entre dichas unidades. Observemos las siguientes dos construcciones:
    1. Un colapso económico provocó la guerra.
    2. La guerra provocó un colapso económico.

Si bien ambas concuerdan en sus elementos léxicos, la diferencia de significado deriva de la función sintáctica que desempeñan los sintagmas nominales Un colapso económico / la guerra dentro de la oración. Así, cuando los sintagmas mencionados funcionan como sujeto, se entiende que se refieren a la causa que ocasionó, ya sea la guerra, ya sea el colapso económico. Por el contrario, cuando funcionan como objeto directo, se refieran al resultado de un cambio. Del mismo modo, el significado que aportan las construcciones sintácticas permite aclarar ambigüedades como:

En el club se reunían hombres y mujeres jóvenes.

Decimos que hay ambigüedad porque es posible interpreta, o bien que solo eran jóvenes las mujeres, o bien que tanto los hombres como las mujeres lo eran. En la primera interpretación, el adjetivo jóvenes modifica al sustantivo mujeres y, en la segunda, al sintagma nominal hombres y mujeres.

En suma, un análisis gramatical correcto debe atender todas las divergencias semánticas que el hablante de una lengua esté dispuesto a identificar. A riesgo de pecar de fatalistas, podríamos agregar que ninguna gramática será del todo útil si el análisis de una oración contradice el significado que los hablantes le otorgan en su uso, mucho menos si dicho análisis no contempla las diferencias sistemáticas que los hablantes están en condiciones de reconocer.


[1] RAE y ASALE. Nueva gramática del español: fonética y fonología, Madrid, Espasa, 2011.

[2] Para un estudio más amplio véase Pierre Guiraud. La semántica, México, Fondo de Cultura Económica, 1965.

[3] Las relaciones semánticas que se establecen entre palabras pueden ser la sinonimia o la antonimia; las que se establecen entre oraciones, la paráfrasis o la contradicción.

[4] Véase Jef Verschueren. Para entender la pragmática, Madrid, Gredos, 2005.

[5] Como la pragmática se centra en el estudio de los principios que regulan el uso de una lengua en relación con el contexto, la mayoría de los lingüistas considera que esta disciplina no forma parte de la gramática.

[6] Históricamente, la relación entre la gramática y la semántica ha resultado especialmente significativa. Mientras que la gramática tradicional privilegió el criterio semántico para definir sus unidades de análisis, el estructuralismo norteamericano pretendía excluir toda referencia al significado de los análisis gramaticales. Si bien esta pudo ser una restricción metodológica saludable en su momento, ya que obligó a definir con precisión los términos mediante procedimientos formales, en la actualidad, la consideración del significado cobra nueva importancia en el análisis gramatical.

Flavio Crescenzi

Flavio Crescenzi

Flavio Crescenzi nació en 1973 en la provincia de Córdoba, Argentina.

Es docente de Lengua y Literatura, y hace varios años que se dedica a la asesoría literaria, la corrección de textos y la redacción de contenidos.

Ha dictado seminarios de crítica literaria a nivel universitario y coordinado talleres de escritura creativa y escritura académica en diversos centros culturales de su país.

Cuenta con seis libros de poesía publicados, los dos últimos de ellos en prosa:
• «Por todo sol, la sed» (Ediciones El Tranvía, Buenos Aires, 2000);
• «La gratuidad de la amenaza» (Ediciones El Tranvía, Buenos Aires, 2001);
• «Íngrimo e insular» (Ediciones El Tranvía, Buenos Aires, 2005);
• «La ciudad con Laura» (Sediento Editores, México, 2012);
• «Elucubraciones de un "flâneur"» (Ediciones Camelot América, México, 2018).
• «Las horas que limando están el día: diario lírico de una pandemia» (Editorial Autores de Argentina, Buenos Aires, 2023).

Su primer ensayo, «Leer al surrealismo», fue publicado por Editorial Quadrata y la Biblioteca Nacional de la República Argentina en febrero de 2014.

Tiene hasta la fecha dos trabajos sobre gramática publicados:
• «Del nominativo al ablativo: una introducción a los casos gramaticales» (Editorial Académica Española, 2019).
• «Me queda la palabra: inquietudes de un asesor lingüístico» (Editorial Autores de Argentina, Buenos Aires, 2023).

Desde 2009 colabora en distintos medios con artículos de crítica cultural y literaria.

Reseñas literarias

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • El consejero de Roma
  • El último experimento
  • Cuando crecen las sombras

  • Alejandra Pizarnik
  • La ópera de México
  • En el Lago Español
  • Retazos de poemario Absurdo y feromonas

  • Un café a solas
  • La paciente silenciosa
  • Dadme a vuestros rendidos
  • Espacio disponible para tus productos o servicios