Las nueve musas
© Nicolas Bruno
© Nicolas Bruno

La fotografía como desplazamiento de lo real

Universidad Internacional de Valencia
promocionamos tu libro

La fotografía parecería estar destinada, desde sus orígenes, a la mímesis. A la representación de la realidad como testigo y documento de lo que ha sido.

 

la fotografía
© Nicolas Bruno

Sin embargo, por no reducirse a un método mecánico de reproducción y por su componente expresivo, la fotografía fue un vehículo para aquellos registros que se desplazan de lo real como categoría y se instalan en el terreno de lo simbólico: lo onírico, lo abstracto o lo surrealista.

Tanto en el momento de la toma directa, como en los procesos posteriores de manipulación con técnicas como el montaje o el collage, la fotografía se acopló a los distintos movimientos artísticos, como una herramienta más, mostrando lo irreal, lo grotesco, lo imposible, lo aterrador.

Podría pensarse aquí que se trata, no ya de mirar hacia afuera, sino mirar introspectivamente, para dar expresión a aquello que conforma los propios temores, frustraciones o inquietudes y buscar el eco en los objetos o procesos que pueden simbolizarlos.

No se corresponden con la pregunta: ¿esto es real? ¿esto es posible? que parecerían inherentes al acto fotográfico sino que funcionan más bien como un espejo donde encontrar los propios sueños e inquietudes y salir de las imágenes, quizás un poco perturbados porque el espacio-tiempo que nos propone y el ordenamiento del mundo que representan se nos escapa o nos excede.

 

Dice Soulages:[1]

“El objeto —escribe Aaron Siskind— entró en la imagen en cierto sentido; fue fotografiado directamente pero a menudo es irreconocible; fue retirado de su contexto normal, disociado de sus vecinos normales y ubicado por la fuerza en un nuevo sistema de relaciones. Esta pérdida del sentido es reforzada y trabajada por el artista: “Cuando hago una foto —prosigue Siskind— quiero que sea un objeto totalmente nuevo, completo, independiente, cuya condición primera es el orden. En consecuencia, podemos retomar para la fotografía las palabras que expresa Blanchot para la escultura: la fotografía “en el centro del espacio dispone de otro espacio rebelde”, porque “la obra hace aparecer lo que desaparece en el objeto”. El conocimiento del arte fotográfico nos obliga a pensar para la fotografía lo que Blanchot pensaba para el arte en general: “La obra no aporta ni certidumbre ni claridad; precisamente por eso la imaginación creadora del receptor puede soñar delante de una foto.”

Hay otro recorrido que ha emprendido Nicolás Bruno. Parte de sus pesadillas, producto de una enfermedad llamada parálisis del sueño, y desde ellas crea fotografías donde plasmar las imágenes oníricas.  Lo figurativo en sus producciones es subsidiario de otro orden de cosas, de un mundo que se rige por otros principios. En ellas es reconocible algo de la indecible angustia que no podemos traducir en imágenes, tanto la técnica como la estética están al servicio de sus sueños.

mímesis
© Nicolas Bruno

Volviendo a Soulages:

“La imagen – escribe Yves Bonnefoy – produce lo imaginario, se presta a nuestros sueños, y la fotografía, que también es una imagen, es en consecuencia no tanto la reproducción del mundo como el punto en que éste como tal es “refractado” por el sueño, la encrucijada donde podremos decidir que preferimos nuestro “yo” con sus mitologías, sus penurias, sus fantasías. Así una foto puede apelar al misterio y de ese modo abrirse y no arriesgarse ya a ser unitaria. La evocación de Doisneau, al respecto, es interesante: “Antes, mi cámara fotográfica era una trampa de imágenes -escribe. Mis fotos (…) eran completamente cerradas, listas para mirar, con un comienzo y un fin. Ahora, mis tomas son abiertas, se esfuerzan por evocar un decorado más que por describirlo. Ya no impongo una fotografía, la sugiero, y dejo que la gente haga un poco de camino con ella. La imagen está en un kit, a ellos les corresponde montarla.”

representación de la realidad
© Nicolas Bruno

Magriette, Brassai, Man Ray, Nicolas Bruno, son ejemplos de producciones fotográficas que se desplazan de la representación mimética. Otro punto de partida donde también podemos pensar en los términos de Saussure: “el punto de vista crea el objeto”

Por último Soulages concluye:

“Entonces la foto puede ser misterio: Joseph Sudek tenía una fórmula que ilumina atinadamente esta posición sobre el arte y la fotografía. “Narrar historias con objetos inanimados, sugerir un misterio: la séptima cara del dado.”

Beatriz Fiotto


[1] Francois Soulages en Estética de la Fotografía

Última actualización de los productos de Amazon en este artículo el 2021-09-19 / Los precios y la disponibilidad pueden ser distintos a los publicados.

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • El resurreccionista
  • El precio del agua
  • Espacio disponible para tus productos o servicios
  • mela-300
  • la-gracia-del-delfín
  • El sueño del escultor
  • palabras
  • Espacio disponible para tus productos o servicios
  • sociología-y-literatura
  • Espacio disponible para tus productos o servicios

Mensaje de AdBlocker

Nuestro sitio web muestra anuncios en línea a nuestros visitantes. Es una gran ayuda para la supervivencia del mismo. Considere apoyarnos desactivando su bloqueador de anuncios.

Contacto

Formulario de contacto
Asunto
Privacidad
Responsable Las nueve musas. Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas. Legitimación Tu consentimiento. Destinatarios Raiola Networks. Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos. Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la privacidad.