Las nueve musas
Luis XVI

La virginidad del rey Luis XVI

Promocionamos tu libro

El origen de las gestiones diplomáticas para consumar el matrimonio entre el delfín de Francia Luis Augusto de quince años de edad, luego Luis XVI, con María Antonieta de Austria que por entonces contaba con una edad de catorce años, fue llevado a cabo en 1757 por el duque de Étienne-Francois de Choiseul.

Luis XVI Delfín de Francia
Luis XVI Delfín de Francia

La intencionalidad del matrimonio fue la de cimentar una paz duradera entre Francia y Austria después de casi tres siglos de rivalidades y, a su vez,  limitar el creciente poder político europeo que comenzaban a ostentar Gran Bretaña y Rusia. Para lograrlo se convino el pedido de mano en matrimonio de la archiduquesa de Austria María Antonieta, hija de Francisco de Lorena y la emperatriz María Teresa, para desposarla con el Delfín de Francia, hijo del rey Luis XV.

El 15 de mayo de ese mismo año, el Delfín conoció a su prometida, cuando la comitiva real hizo un alto de algunas horas en Compiègne en la entrada a Estrasburgo. Pasado el breve tiempo de las presentaciones, el Delfín regresó a Versalles con su padre. María Antonieta debió hacerlo recién al día siguiente, luego de cumplir con la liturgia de cambiar sus prendas de vestir por otras de confección y moda francesa, además de desprenderse de toda pertenencia que pudiera provenir de Austria; es decir, María Antonieta debió desnudarse y cambiar cada una de sus prendas íntimas, originarias de Austria, por otras de diseño y manufactura francesa. Desde sus joyas hasta el calzado debieron ser reemplazados, del mismo modo que su lenguaje natal. A partir de ese momento, la joven delfina debió expresarse solamente en idioma francés y comportarse como una dama francesa.

Cuando la elegida Delfina llegó a Versalles, Luis la estaba esperando en la capilla de palacio, donde el cardenal de Roche les dio la bendición al matrimonio de adolescentes que apenas se conocía. Las gentes del pueblo francés estuvieron divididas entre los que ansiaban la paz a cualquier precio y los que desconfiaban de la odiosa extranjera que debía casarse con el amado hijo del rey.

Sin embargo en Versalles, las celebraciones de la boda fueron fastuosas y populares, aunque en París el pueblo superó sus manifestaciones de afecto y alegría de modo tan caótico que durante las celebraciones hubo gran cantidad de heridos por aglomeración en las calles.

Ante la expectativa general de la corte y del pueblo, su matrimonio no fue consumado sino hasta siete años después de la ceremonia.

Durante todo ese tiempo, el rey mantuvo su virginidad, mientras debió sufrir en secreto las burlas populares que lo sindicaban de inexperto e impotente.

Conocido el pasatiempo favorito del joven Luis por la confección de llaves y su afición manual por las cerraduras, permitió que el populacho inventara canciones capciosas que hacían referencia a que el joven Luis era incapaz de encontrar la llave que entrara en la cerradura.

Por más que la niña intentara un acercamiento a su esposo, durante cada noche éste rehuyó de todo contacto con la muchacha. Cada uno habitó su propia recámara hasta pasados los primeros siete años de matrimonio. Período en el que hasta la archiduquesa de Austria, madre de María Antonieta, sospechara que su hija era incapaz de provocar la apetencia sexual de su marido, con lo que a través de notas privadas, la responsabilizaba de cometer tan burda torpeza.

El motivo de la abstinencia se debió a una disfunción sexual, definida como fimosis que afectaba a Luis desde niño. Quizás por temor, Luis se había negado a toda clase de intervención clínica, aunque después de años de soportar burlas y presiones de Estado, aceptó la simple intervención quirúrgica que le permitió tener relaciones íntimas como para embarazar a la reina.

María Antonieta
María Antonieta por Joseph Ducreux

Ante las presiones del pueblo que la culpaba por no tener descendencia, María Antonieta se ocupó de convencer a su marido para que se animara a la intervención quirúrgica; mientras tanto, no se privó de las amorosas compañías de amistades íntimas, sobre todo del conde sueco Hans Axel de Fersen en las festivas reuniones de máscaras en el Petitte Trianon, ni de su más que íntima amiga Yolanda María Gabrielle de Polastron, condesa de Polignac. Mientras tanto, el rey Luis, para no asistir a esas desenfrenadas fiestas, salía en partidas de caza con sus asistentes.

Finalmente, el matrimonio real tuvo cuatro hijos: María Teresa Carlota de Francia, Luis José Javier Francisco de Francia, Luis Carlos de Francia y María Sofía Helena de Francia.

Ninguno de los descendientes pudo heredar el reino, la Revolución Francesa de 1789 y la guillotina fueron las que terminaron con una de las monarquías más antiguas de Europa.

A partir de entonces, la historia del mundo habría de cambiar para siempre.

Eduardo Jorge Arcuri Márquez

Foto del avatar
Directorio Cultural Hispano

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • El consejero de Roma
  • En el país del tiempo posible
  • Reverso y anverso
  • ayer-soñe-coverv1-1epub
  • La ópera de México
  • Dadme a vuestros rendidos
  • Las bestias nazis
  • A la sombra del palo en Cuba
  • Elixir de Pasados

Los + vendidos en Amazon

Última actualización de los productos de Amazon el 2022-11-26 / Los precios y la disponibilidad pueden ser distintos a los publicados.

  • Espacio disponible para tus productos o servicios
Apadrina a un redactor