Las nueve musas
mecanismo de Anticitera

La computadora más antigua del mundo

promocionamos tu libro

Los investigadores del University College London (UCL), en colaboración con dos científicos griegos, han resuelto una parte importante del enigma que rodea la computadora astronómica más antigua del mundo, conocida como el mecanismo de Anticítera”, un impresionante dispositivo que permitía la predicción de varios acontecimientos astronómicos, útiles para los navegadores.

Los resultados de dicha investigación científica han sido anunciados oficialmente el día 13 de marzo de 2021.

computadoraEl mecanismo de Anticitera es una computadora analógica del siglo II antes de la Era Común, diseñada para predecir posiciones astronómicas. Aunque el artefacto fue encontrado en 1900 en el naufragio de Anticítera, en Grecia, su importancia y complejidad se analizaron con tecnología de rayos X en la década de 1970. El dispositivo se conserva actualmente en el Museo Arqueológico Nacional de Atenas.

El mecanismo estaba en una caja de madera, de 340 × 180 × 90 mm de tamaño y tenía 30 engranajes de bronce. El engranaje más grande tenía 223 dientes. Algunos fragmentos presentan inscripciones significativas. Hoy en día se han hecho varias réplicas de ese objeto.

computadora más antigua del mundoEl artefacto está hecho de una aleación de bronce con bajo contenido de estaño y sus instrucciones están escritas en griego común del período helenístico. Los datos de rayos X han permitido hoy en día la lectura de mil trescientas ochenta letras en 156 palabras, que apuntan órbitas planetarias.

El dispositivo parece haber sido construido sobre teorías de astronomía y matemáticas desarrolladas por astrónomos griegos, dado que algunos de los cálculos astronómicos parecen indicar observaciones que podrían realizarse en la antigua Grecia o en las colonias corintias de Siracusa, en Sicilia, y de Pérgamo en Asia Menor.     (La Biblioteca de Pérgamo ocupó el segundo lugar en importancia después de la Biblioteca de Alejandría durante el período helenístico.)

LA GRACIA DEL DELFÍN

El calendario metónico de Sicilia comprendía 235 meses de 29 y 30 días, por un período de 19 años.

El recipiente que llevaba el mecanismo también contenía cerámica de estilo isleño. Una hipótesis es que el artefacto fue construido en una academia fundada por el filósofo estoico Posidonio en la isla griega de Rodas, bien conocida como un centro de astronomía e ingeniería mecánica; la misma hipótesis también sugiere que pudo haber sido diseñado por el astrónomo Hiparco, dado que contiene un dispositivo lunar que usa la teoría de él sobre los movimientos y sus anomalías.

cienciasDebido a los avances en la tecnología de imágenes y rayos X, ahora es posible conocer el número preciso de escalas, diales, ejes, punteros e incluso dientes de los engranajes dentro de los fragmentos localizados. Los dientes de los engranajes tenían forma de triángulos equiláteros con un paso circular medio de 1,6 mm, un grosor medio de rueda de 1,4 mm y un espacio medio de aire entre engranajes de 1,2 mm. Fueron creados utilizando herramientas manuales. Esto es evidente, dado que no todos están divididos de manera uniforme.

astonomíaEl mecanismo se accionaba girando una manivela, unida a otra más grande, mediante una corona dentada. Eso permitió el ajuste de las fechas en el dial frontal. La acción de girar la manivela también rotaría simultáneamente todos los engranajes y punteros entrelazados dentro y en los 2 lados del dispositivo, lo que da como resultado el cálculo de la posición del Sol y de la Luna y otras informaciones astronómicas, como las fases de la Luna, los ciclos de eclipses, la ubicación de algunos planetas y constelaciones en el contexto de la astronomía antigua.

Los engranajes presentan relaciones matemáticas: si un engranaje de 100 dientes engrana con un engranaje de 50 dientes, el segundo gira con la mitad del período, dos veces más rápido: el engranaje más grande gira una vez y el más pequeño dos veces en la dirección opuesta. El diseñador ha elegido el número exacto de dientes de los engranajes y la combinación adecuada de rotaciones de este mecanismo, con el fin de reproducir el período del calendario metónico.

Por lo tanto, el funcionamiento básico del mecanismo de Anticitera ya no es un misterio y se ha replicado con precisión.

Varios investigadores han modelado y publicado versiones de este dispositivo.

útiles para los navegadoresLos artefactos tecnológicos, como astrolabios, pequeños planetarios o dispositivos de navegación similares, que se acercan a su complejidad, aparecieron en el mundo musulmán muy posteriormente y otra vez en el siglo XIV, cuando comenzaron a construirse relojes astronómicos mecánicos en Europa Occidental.

Los científicos del grupo de investigación de “UCL Antikythera”, dirigido por el profesor Tony Frith del Departamento de Ingeniería Mecánica, quien publicó el artículo en Scientific Reports, han revelado cómo funcionan los engranajes en la parte delantera del mecanismo. Como dijo Frith, “El Sol, la Luna y los planetas se presentan de una manera que es una impresionante hazaña del genio griego antiguo”.

Su constante estudio por científicos griegos y extranjeros aumenta la comprensión de sus funciones. Sin embargo, hasta la fecha, no ha sido posible comprender completamente el sistema de engranajes, dado que se estima que solo un tercio del mecanismo ha sobrevivido, y eso en 82 fragmentos.

mecanismo de AnticíteraEl uso de rayos X desde 2005 ha revelado miles de caracteres de texto ocultos dentro de los fragmentos. Las inscripciones incluyen una descripción del Universo, con los planetas moviéndose en anillos. Es esta representación del universo recreada por investigadores británicos.

Dos conocimientos importantes revelados en el mecanismo son los números 462 y 442, que corresponden a los ciclos de Venus y Saturno respectivamente. Cuando se ven desde la Tierra, los círculos planetarios a veces invierten su movimiento en relación con las estrellas. Los expertos deben monitorear estos ciclos cambiantes (períodos planetarios) durante largos períodos de tiempo para poder predecir las posiciones de los planetas en el futuro.

“La astronomía clásica del primer milenio antes de nuestra era nació en Babilonia, pero no hay nada en esta astronomía que muestre cómo los antiguos griegos lograron encontrar el ciclo altamente preciso de 462 años para Afrodita (Venus) y 442 años para Saturno”, dijo el candidato griego para el PhD de la UCL. Aris Dakanalis. En el equipo de investigación participa otra griega de la UCL, la especialista en materiales arqueológicos, la Dra. Myrto Georgakopoulou. Para este estudio, los científicos han utilizado los textos descifrados que aparecen en la superficie del mecanismo. Se trata de un manual de instrucciones de uso, escrito en un lenguaje sencillo, para facilitar a los usuarios que no eran más que simples marineros, sin conocimientos académicos de astronomía.

computadora astronómicaUtilizando un método matemático griego antiguo, descrito por el filósofo Parménides, los investigadores no solo han explicado cómo los griegos encontraron los círculos de Venus y Saturno, sino que han logrado también reconstruir las órbitas de todos los demás planetas del mecanismo, cuyos datos relevantes se han perdido.

“Se trata un avance teórico importante, en términos de cómo se representó el Universo en el mecanismo. Ahora tenemos que demostrar su aplicabilidad haciéndolo con técnicas antiguas”, dijo el Dr. Adam Wojciech del Departamento de Ingeniería Mecánica de la UCL.

La revista agradece sus comentarios. Muchas gracias
Ilias Tampourakis

Ilias Tampourakis

Nació en Atenas (Grecia) y creció en el seno de una familia griega con raíces internacionales.

Ha enseñado español y portugués en la Facultad de Idiomas de la Universidad Nacional I. Kapodistrias de Atenas y en los seminarios culturales de la Unesco en Grecia.

Traductor en el Cuerpo Diplomático de América Latina en Atenas y escritor de artículos y libros con temas culturales.

Representa al comité de arte de la Alianza Sociocultural Latinoamericana y Española en Grecia y era durante varios años columnista del boletín social africano en Atenas.

Ha dedicado un largo período al estudio de las civilizaciones de Asia, la filosofía y la naturaleza de este continente.

Además, ha estudiado el análisis morfosintáctico de 12 idiomas, investigando la mentalidad cultural que ellos revelan.

Certificado de los seminarios de paleografía española y oriental de las Universidades de Harvard (EE.UU.) y Complutense (Madrid); depositó (el año 2014, en colaboración con la Universidad de Colorado, EE.UU) su obra pertinente en los archivos estatales de Plasencia (España).

Ha estado viajando durante 30 años por 76 países del mundo, fotografiando y coleccionando piezas musicales y otras curiosidades

Ha vivido trabajando con su familia en Costa Rica (América Latina).

Considera que el conocimiento es substancial solo cuando se combina con la experiencia, y se niega a conformarse con cualquier tipo de opresión.

Cree que el hibridismo cultural proyecta varios elementos interesantes pero que, a la vez, corre en sus venas el dolor.

  • El precio del agua
  • palabras
  • Espacio disponible para tus productos o servicios
  • Espacio disponible para tus productos o servicios
  • la-gracia-del-delfín
  • ayer-soñe-coverv1-1epub
  • Espacio disponible para tus productos o servicios
  • Espacio disponible para tus productos o servicios
  • Espacio disponible para tus productos o servicios

Lo + vendido en amazon

Última actualización de los productos de Amazon en este artículo el 2021-04-10 / Los precios y la disponibilidad pueden ser distintos a los publicados.

Mensaje de AdBlocker

Nuestro sitio web mostrar anuncios en línea a nuestros visitantes. Es una gran ayuda para la supervivencia del mismo. Considere apoyarnos desactivando su bloqueador de anuncios.