Las nueve musas

El cine, las series y la política

Promocionamos tu libro

Muy recientemente he tenido la ocasión de ver una película pequeña en presupuesto y acotación geográfica, pero especialmente singular y diferente en el panorama cinematográfico, un tanto estático, de nuestro país.

B (Bárcenas)
  • Manolo Solo, Joaquín Climent, Pedro Casablanc (Actores)
  • David Ilundain (Director) - B (Bárcenas) (Productor)
  • Audience Rating: Pendiente de calificación por edades

Se trata de B, de David Ilundain, que ilustra la comparecencia y declaración del ex tesorero del PP y presunto delincuente, (hay que respetar la presunción de inocencia), Luis Bárcenas.

Esta es una película basada en una obra teatral precedente, titulada Ruz-Bárcenas, de Jordi Casanova.

La acción se sitúa en un momento especialmente convulso y complicado, no sólo para el partido en el gobierno, sino también para la Historia de España, inmersa en una fuerte y terrible crisis, sumergidas en la misma por aquel entonces y de la que todavía estamos padeciendo sus efectos.

Es verano del año 2013, concretamente el 15 de julio, y el antiguo tesorero del Partido Popular da un giro inesperado en relación al caso y escándalo de su presunta financiación, conocido coloquialmente como, valga la redundancia, el caso de los papeles de Bárcenas.

Hasta ese día, y tras dieciocho jornadas en prisión, había negado toda relación con los famosos papeles publicados por un conocido periódico de tirada nacional, que llevan su nombre,

Sin embargo, transcurrido ese período de tiempo, no sólo Bárcenas afirmó que esos papeles de la presunta contabilidad B o en negro del Partido Popular eran suyos, sino que también y ante la sorpresa mayúscula del juez Ruz y de la sala de la Audiencia Nacional donde estaba siendo juzgado, cambió su declaración, aportando un amplio y extenso material documental, tanto en soporte físico como informático.

Esta es una película que retrata fielmente todo lo que aconteció ese fatídico día, con una muy cuidada puesta en escena, así como con una interpretación sobresaliente, brillante, de Luis Bárcenas, por parte del actor Pedro Casablanc, que aporta todos los matices necesarios para mimetizarse de forma asombrosa, con el personaje, (nunca mejor dicho)al que está encarnando, con su oratoria ágil y veloz, así como con sus descontrolados tics nerviosos.

La verdad es que cuando tuve noticia de que iba a realizarse una película así, de esta temática, en España, me costaba creerlo.

De otros países nos han llegado series que han obtenido gran repercusión, como son los casos de El ala oeste de la Casa Blanca, escrita por uno de los mejores guionistas del momento, Aaron Sorkin. Asi como House of cards, que en este punto aclaro que antes de la versión yanquyi, bajo la batuta de David Fincher y las brillantes interpretaciones de Kevin Spacey y Robin Wright, tuvo la primigenia producida por la BBC, (y que en opinión del que esto escribe, es incluso mejor). Y una tercera serie de la que no me quiero olvidar es la danesa Borgen.

El ala oeste de la Casa Blanca
El ala oeste de la Casa Blanca

Estas series y alguna más hacen un retrato muy adecuado y ajustado de lo que es el proceloso e imprevisible mundo de la política, con sus movimientos tácticos para desacreditar a los adversarios y rivales, sus engaños y traiciones, corruptelas, así como también lo difícil y complejo que resulta para la mayoría de los políticos y cargos públicos el hecho de poder compatibilizar adecuadamente su vida profesional con la familiar, (el tan traído y llevado término de la concilicación).

Como anécdota, recuerdo que hace menos de un año, le preguntaron a un joven director español afincado en Hollywood sobre una serie que fuera completamente diferente y nueva a las que se han venido realizando hasta ahora en España y él respondió al periodista que no estaría mal una que fuera parecida o del estilo de House of cards, dado que la corrupción es un tema que está a la orden del día en España y podría dar mucho juego.

El problema, en mi opinión, es que no concurren las condiciones y el clima de permisividad necesario y suficiente en este país como para realizar una serie así.

Si bien hemos tenido un intento loable en este sentido, como ha sido Crematorio. Esta es una serie más concentrada y que también se centra más en la corrupción urbanística, propiciada por los promotores inmobiliarios y los constructores, durante la época de la denominada burbuja inmobiliaria, que en en la corrupción política propiamente dicha.

Y en este diagnóstico coincidí con un compañero escritor durante la celebración del día del libro del año pasado.

Los poderes fácticos y mediáticos no permitirían una serie que supusiera un amplio Tratado de lo que es y ha sido una de las grandes lacras de este país, junto al paro y el terrorismo, la corrupción, y no ya tan sólo de estos últimos años, sino también desde la instauración de la democracia.

Por tanto, seguramente no habrá series dedicadas a los grandes casos y escándalos de corrupción que han asolado España, como Filesa, los GAL y los fondos reservados, la trama Gurtel, los ERES y los cursos de formación en Andalucía, el caso de la familia o clan Pujol en Cataluña, etcétera.

Y desde luego que adaptarlos, tanto a la pantalla grande como a la chica, daría mucho juego, resultaría harto estimulante e incluso podría contribuir a impulsar una mayor madurez democrática.

Pero hay que desengañarse, pues esto no se va a dar. Quién sabe si se hará en o dentro de unas décadas…

De momento, y no es poco, como se dice vulgarmente, nos podemos dar con un canto en los dientes viendo una película como B que, desde luego, recomiendo desde estas líneas, pues pocas veces la ficción, tomando como punto de  partida un hecho real, ha sido y resultado tan convincente y redonda.

Alberto Bellido García

Última actualización de los productos de Amazon el 2022-10-05 / Los precios y la disponibilidad pueden ser distintos a los publicados.

Foto del avatar
Corrección de textos

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Apadrina a un redactor