Las nueve musas
Bloqueo Cuba

Amigos europeos: para que no les den gato por liebre

Promocionamos tu libro

Muchos a veces se hacen los desatendidos y tratan de armar un drama en cuanto a Cuba.

A veces vociferan, nos enmarcan, nos odian y nos maldicen; según ellos, somos los causantes de muchos males en el mundo.

Ser solidario es un mal, NO, creo que es una virtud, según el Español Urgente: compartir lo poco que tienes con otro es un defecto, claro que no, también es una virtud, entonces ¿por qué nos acusan de tener al pueblo pasando hambre y viviendo sin electricidad? ¡Ah! Eso es otra cosa, que hasta los niños en Cuba son capaces de responder.

Desde hace 65 años, esta isla, vive contra un feroz y despiadado bloqueo económico, comercial y financiero, que no embargo como ellos lo llaman, recrudecido en los últimos tiempos con más de 400 medidas coercitivas: van a la carga de cualquier Banco del mundo que sostenga vínculos financieros con Cuba; obligan a farmacéuticas, también del mundo, a no vender ni medicamentos ni materias primas para elaborarlas.

Impiden la llegada de sus nacionales a este archipiélago como turistas, o en intercambios, culturales, educacionales, científicos, agrícolas y todos los demás que se les ocurra; como cuando la COVID-19 estaba en su apogeo, e impidieron a toda costa la venta y entrada de ventiladores pulmonares al país, amén, de las medicinas básicas para los niños que padecen de cáncer, algunos lamentablemente ya fallecidos, por no tener un medicamento, uno solo, que impida la aceleración de la enfermedad.

Ahora nos volvieron a meter de cabeza en una espuria lista de estados patrocinadores del terrorismo, como si el cumplimiento de tareas internacionalistas de nuestros médicos y enfermeras, estuvieran revestidos de bombas, metrallas o cuanto objeto matador han inventado, para ganar dinero por su puesto, los tanques pensantes del otro extremo de la Florida.

Cuba, la que hace 65 años está bloqueada, con desabastecimientos por falta de entrada de alimentos básicos cómo el arroz o los frijoles, la leche en polvo, el petróleo, si es terrorista.

Como llamar a lo que está haciendo el gobierno de los Estados Unidos contra el pueblo Palestino en la Franja de Gaza, la Cisjordania ocupada, y ahora Rafat, yo y este pueblo “terrorista” lo llamamos genocidio, al peor estilo, alguien lo ha comparado con los desmanes y crímenes de lesa humanidad de Adolfo Hitler, pero la verdad verdad, es que lo han superado. Quien dijo que Netanyahu se parece a Hitler, se equivocó de plano, él es él, un nuevo monstruo que ha superado a su predecesor.

Ahora, llaman a los derechos humanos, los mismos que nos condenan, pues dicen que el pasado 17 de marzo, cuando en dos barrios de la indómita Santiago de Cuba y Bayamo, en Granma, el pueblo se tiró a las calles en contra del gobierno, vulgar mentira, pero estamos acostumbrados a ella.

Pobladores, que en los tres sitios no llegaron a 400 personas, pedían que el gobierno les informara de la situación de largas jornada sin corriente eléctrica y sobre la distribución de la canasta básica normada, a precios diferenciados, y que en Cuba consumen, hasta los mismos que se levantaron hace unos dos años y los que no están, como en cualquier lugar del mundo, a favor del gobierno cubano.

No se disparó un tiro, no se le metió una trompada a nadie, ni se le habló mal, nadie fue detenido. Y ellos, los del lado de allá del charco, piden a voces de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, qué hipocresía, nos niegan los alimentos y los combustibles para las centrales eléctricas, y de contra, nos acusan.

Cómo en los años 90 del pasado siglo, cuando por cerca de 10 años el pueblo cubano sufrió el llamado periodo especial en tiempo de paz, por la caída del campo socialista, ahora, seguiremos creciendo con las enseñanzas acumuladas y la dignidad y el valor de repetir que “al imperialismo: ni tantico así, NADA”.

Alfonso Ramón Naranjo Rosabal

Alfonso Ramón Naranjo Rosabal

Las Tunas (1953) Periodista, Investigador de temas históricos, documentalista, escritor.

Graduado de Licenciado en Periodismo en la Universidad de Oriente, Santiago de Cuba. Diplomado en Historia y Marxismo, en la Universidad “Ñico López”, La Habana. Diplomado en Nueva Realidad del Periodismo Latinoamericano, Instituto Internacional de Periodismo “José Martí”, La Habana.

Tiene publicado los libro: Quifangondo a Vitoria é Certa. «Editorial Capitán San Luis», La Habana, Cuba. Legado Inmortal; Madrugada de los Gallos; Las Desavenencias en las guerras: dos conflictos y… Soliloquio: El general dice su verdad. Todos en Editorial AutoresEditores.com. Colombia.

Reseñas literarias

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • El consejero de Roma
  • El último experimento
  • Cuando crecen las sombras

  • Alejandra Pizarnik
  • La ópera de México
  • En el Lago Español
  • Retazos de poemario Absurdo y feromonas

  • Un café a solas
  • La paciente silenciosa
  • Dadme a vuestros rendidos
  • Espacio disponible para tus productos o servicios