Las nueve musas
Quetzalcóatl

México: Quetzalcóatl, la Serpiente Emplumada que encuentra la lujuria.

El pulque -la bebida alcohólica producida por la fermentación del zumo del cacto maguey- ha jugado un papel importante en la vida intelectual de la cultura azteca de México, como brebaje ritual y como alimentación adecuada para los dioses.

A pesar del fuerte rechazo a la intoxicación, especialmente de parte de los nobles, su uso fue frecuente en las celebraciones públicas.

Quetzalcóatl –la Serpiente Emplumada- decidió que una bebida alcohólica traería felicidad a los mortales. Por eso conoció a Mayagüel, la hermosa diosa del cactus maguey, que vivía con su terrible abuela, la demoníaca Tzitzímitl. Quetzalcoatl encontró a Mayaguel dormida y la convenció de que lo siguiera hasta la Tierra de los Hombres. Allí se encontraron eróticamente y compusieron con sus cuerpos un árbol bifurcado, una rama del cual simbolizaba el elemento masculino, y la otra el femenino.

La abuela demoníaca, al descubrir la ausencia de su nieta, mandó a los espíritus malignos de las estrellas -los Tzitzimime- a buscarla.

Ellos partieron el árbol en dos y, con el permiso de la abuela, devoraron la rama de Mayagüel.

La rama de Quetzalcóatl permaneció intacta, y cuando los demonios regresaron a su morada celestial, él recogió los huesos de su amada y los enterró en el suelo “sediento” del desierto de Oaxaca, creando así la planta productora de la bebida alcohólica.

Quetzalcoatl, según una teoría, fue el el líder histórico de los cholultecas, el pueblo centroamericano, que en el siglo XV había construído una pirámide más grande que la de Keops en Egipto.

Él se había involucrado en una intriga político-religiosa y acabó huyéndose a Yucatán, donde fue deificado con el nombre de Kukulkán, que significa “serpiente emplumada”, mientras que en las tierras altas de Guatemala, los mayas lo conocen como K’ukumatz, y se puede comparar con el “oikourós ofis” (= la serpiente del hogar) que veneraban los antiguos griegos en la Acrópolis ateniense, con la serpiente guarani “mboi” en Paraguay y con Bochica, el dios de los Chibcha, en Colombia


 

La revista agradece sus comentarios. Muchas gracias
Ilias Tampourakis

Ilias Tampourakis

Nació en Atenas (Grecia) y creció en el seno de una familia griega con raíces internacionales.

Ha enseñado español y portugués en la Facultad de Idiomas de la Universidad Nacional I. Kapodistrias de Atenas y en los seminarios culturales de la Unesco en Grecia.

Traductor en el Cuerpo Diplomático de América Latina en Atenas y escritor de artículos y libros con temas culturales.

Representa al comité de arte de la Alianza Sociocultural Latinoamericana y Española en Grecia y era durante varios años columnista del boletín social africano en Atenas.

Ha dedicado un largo período al estudio de las civilizaciones de Asia, la filosofía y la naturaleza de este continente.

Además, ha estudiado el análisis morfosintáctico de 12 idiomas, investigando la mentalidad cultural que ellos revelan.

Certificado de los seminarios de paleografía española y oriental de las Universidades de Harvard (EE.UU.) y Complutense (Madrid); depositó (el año 2014, en colaboración con la Universidad de Colorado, EE.UU) su obra pertinente en los archivos estatales de Plasencia (España).

Ha estado viajando durante 30 años por 76 países del mundo, fotografiando y coleccionando piezas musicales y otras curiosidades

Ha vivido trabajando con su familia en Costa Rica (América Latina).

Considera que el conocimiento es substancial solo cuando se combina con la experiencia, y se niega a conformarse con cualquier tipo de opresión.

Cree que el hibridismo cultural proyecta varios elementos interesantes pero que, a la vez, corre en sus venas el dolor.




  • ayer-soñe-coverv1-1epub




  • i-premio-nueve-musas-poesÍa-1

Promocionamos tu libro

  • retrovisor_cub_musas
las nueve musas eddiciones