Las nueve musas

EL ÉXITO DE VENTAS DEL ÚLTIMO SANT JORDI

Alguien ha escrito que La hija del capitán Groc es el relato de un episodio de la primera guerra carlista “visto a través de los ojos de una niña”. Nada más lejos de la realidad.

La hija del capitán GrocEstos errores se dan cuando ese alguien, sin haber leído la novela, hace pretendidamente un resumen de ella dejándose llevar por el título. Ciertamente, el título lleva a engaño y corrobora la impresión que el buen lector -el lector crítico- se lleva de la lectura. Claramente el título se ha elegido para captar la atención del posible comprador del libro sugiriendo una idea que no se corresponde con el contenido. Porque la hija del capitán Groc es para su padre, protagonista de la novela, evidentemente el personaje más entrañable, pero objetivamente es sencillamente un personaje más.

Dividida en dos partes, Víctor Amela (Barcelona, ​​1960), periodista y novelista, narra un episodio de la primera guerra carlista en la comarca del Maestrazgo, centrada en el carismático personaje histórico de Tomás Peñarrocha, apodado El Groc (El Amarillo) por el color mazorca de sus cabellos, hijo del pueblo de Forcall, donde se convirtió en un mito, todavía vivo. La historia relata tres años y medio de una guerra que, tras la derrota de las tropas del general carlista Ramón Cabrera, en 1840, Peñarrocha siguió manteniendo apoyado por un puñado de hombres fieles a su causa conservadora -Dios, Patria y Rey- contra los isabelinos, defensores de la constitución liberal de 1837, liderados por el general Juan de Villalonga.

Tal y como nos cuenta Amela en el Epílogo del autor sobre sí mismo (Barcelona, ​​noviembre de 2015), cuyos antepasados ​​provienen de Forcall, él concibió el proyecto de la novela cuando un niño de esta localidad del Maestrazgo despertó su interés al hablarle del Groc y por el hecho de que supo que él mismo era nieto de Pep el Bo, uno de los personajes principales de la historia, hijo del “décimo y último de sus hijos, de nombre Víctor Amela”. El libro, pues, es fruto de una disposición a la investigación autobiográfica que converge, por azar pero afortunadamente en tanto que ofrece material épico, con un periodo de nuestra Historia que aúna ingredientes atractivos tanto para el autor como para los lectores. Sobre todo cuando aún resonaba el merecido éxito de Victus de Albert Sánchez Piñol sobre la Guerra de Sucesión en Cataluña, aprovechar la ocasión para proseguir el hilo de los acontecimientos, como los del periodo 1840-1844, podía resultar seductor y asegurar la buena acogida de la novela. Sin embargo, lo que probablemente se pensó como una ventaja se vuelve en su contra. Porque voluntaria o involuntariamente el lector se siente empujado a compararlas, invitado también por el aparato formal con el que el propio Amela presenta el libro. Como en el caso de Victus, Amela acompaña el texto del mapa donde se ubica la acción, de una relación de los personajes reales y de una bibliografía en la que pretende basar su documentación, algunas veces de dudosa justificación. La novela de Víctor Amela no tiene la consistencia ni el interés de Victus. La trama gira en torno a Peñarrocha y sus fieles amigos, y es casi siempre desde su perspectiva desde la que vivimos los hechos bélicos, aunque la voz omnisciente sea la narradora y deje entrever de vez en cuando, para compensar, la crueldad ejercida por el bando carlista contra los isabelinos, gente sin principios y ávida de poder. Los hechos no se presentan nunca con perspectiva y se agotan en la anécdota. El grueso de la novela -toda su primera parte, capítulos 1 al 48- está dedicado fundamentalmente a narrar los episodios de la obstinada lucha a muerte del carlista, que, feroz con el enemigo y tierno con los niños, sabe ganarse reputación de héroe invencible por su inteligencia natural y su valentía y honradez. El hecho de que acabe siendo asesinado por la traición de los suyos acentúa aún más su heroicidad y contribuye a justificar el mito. La segunda parte -capítulos 49 al 52-, que extrae sinópticamente la moralidad de los hechos sangrientos que hemos visto en la primera y pretende compensar repentinamente la parcialidad anterior, se convierte, como un deus ex machina teatral, en una apología pacifista.

Sería injusto no destacar los aspectos positivos de la novela; los tiene: La hija del capitán Groc es un libro de prosa fluida y bien escrito; especialmente remarcable es el catalán de la franja valenciano-aragonesa que hablan sus protagonistas, un placer leerlo en la versión catalana. También los personajes están bien construidos, son verosímiles y tienen su justificación, salvo uno -el suizo buscador de tesoros-, que no encaja en absoluto en la trama y desentona. Pero estas cualidades no hacen una novela tan destacable como para recibir el Premio Ramon Llull 2016 y haber sido uno de los libros más vendidos de Sant Jordi este año. Ya sabemos que las ventas son fruto de una publicidad estratégica y nada tienen que ver con la literatura.


Víctor Amela

La hija del capitán Groc

Traducción de Víctor Amela

Ed. Planeta, Barcelona, ​​2016, 420 págs.

Creencias erróneas sobre el estrés

 

Publicado originalmente en07/12/2016 @ 22:01

La revista agradece sus comentarios. Muchas gracias
Anna Rossell

Anna Rossell

Anna Rossell (Barcelona –España, 1951)

De 1978 a 2009 profesora titular de la Universidad Autónoma de Barcelona en la especialidad de Lengua y Literatura Alemanas (Filología Inglesa y Germanística) y crítica e investigadora literaria en Barcelona, Bonn y Berlín.

Actualmente se dedica a la escritura creativa, la crítica literaria y la gestión cultural. Como gestora cultural organiza los recitales poéticos anuales estivales Poesía en la Playa, en El Masnou (Barcelona) y ha sido miembro de la comisión organizadora de los encuentros literarios bianuales entre continentes TRANSLIT. Actualmente organiza los Recitals de Poesia i Música VinsIdivina.

Colabora regularmente en numerosas publicaciones periódicas literarias nacionales e internacionales: Quimera, Ágora de arte gramático, Crítica de Libros, Revista Digital La Náusea, Realidades y ficciones, Las nueves musas, Nueva Grecia, Terral, Núvol y en revistas especializadas de filología alemana.

Entre sus obras no académicas ha publicado los libros Mi viaje a Togo (2006), El meu viatge a Togo (2014), Viaje al país de la tierra roja, Togo y Benín (2014), Viatge al país de la terra roja, Togo i Benín (2014), los poemarios La ferida en la paraula, (2010), Quadern malià / Cuaderno de Malí (2011), Àlbum d’absències (2013), Àlbum de ausencias (2014), Auschwitz-Birkenau. La prada dels bedolls/La pradera de los abedules (2015) y las novelas, Mondomwouwé (2011) y Aquellos años grises (España 1950-1975) (2012), Aquells anys grisos (Espanya 1950-1975) (2014).

Es coautora del libro de microrrelatos Microscopios eróticos (2006).

Cuenta en su haber con algunas traducciones literarias del alemán al español, entre ellas El Elegido, de Thomas Mann.

Cuaderno de bitácora de una cuarentena
  • palabras




  • mm2023-carátula




Promocionamos tu libro

las nueve musas eddiciones

RSS Directorio Cultural Hispano

  • La ventana
    Un señor se despierta, va hacia la ventana, mira hacia abajo y ve que no es su calle. Excepto ese detalle, la calle no tiene nada de especial. No hay naves extraterrestres, la gente no habla otro idioma, los perros no tienen tres cabezas. Pero no es su calle. Si se tratara de un cuento, […]
    Pep Bras
  • Vandalizando Japón
    No puedo decir que haya viajado mucho por mérito propio, pero me interesé en cierto momento por conocer el mundo. Tampoco fueron viajes tan culturales o artísticos, sino más bien recretivos. En el caso de Japón fue en el año 2002 del mundial de soccer que tuve ocasión de visitar la Isla. Mi tono irreverente […]
    Rómulo Pardo Urías
  • RENACER
    Oigo el silbato nuevamente, el tren ruidoso motiva mis horas, corre sin atajos... Siento temor de su rápido andar porque mis días tomaron el sendero de la lentitud, los cristales de las ventanillas crujen asustadas mientras el silencio deambula en mi mente cansada. Recuerdo las pisadas atadas al cordel azul, envuelven mi cuerpo olvidado de […]
    Mariela Lugo
  • Yo leía a Corin Tellado e imaginaba un amor precioso
    Entrevista realizada por Rolando RevagliattiMarta Cwielong nació el 28 de enero de 1952 en Longchamps, provincia de Buenos Aires, la Argentina, y reside en Temperley, ciudad de la misma provincia. Fue incluida, entre otras, en las antologías “Poetas argentinos de hoy”, compilada por Julio Bepré y Adalberto Polti, en 1991, “Poetas argentinas 1940-1960”, compilada por […]
    Rolando Revagliatti
  • TURBIÒN
    El silencio se llevómi espíritu al molino allí estaba el pasado sentadoen el peñasco solitario. Vaticinaba lo desconocido, las margaritas estaban deshojadas, dormían yertas de conteo en el empedradoacuoso de huellas, Las ráfagas de historias vividas sucumbían ante el remolinode la vida sin momentos. Sentí el dolor  de los pétalos blancos, escuchè sus gritos de […]
    Mariela Lugo