Las nueve musas

La energía y la materia… nuestros primeros padres

Al hablar de Adán y Eva viene a la mente la imagen de un hombre y una mujer desnudos con una hoja de parra, efigie de la cual se han creado bellas obras de arte, pero también caricaturas, chistes entre otras cosas.

Por otra parte, esta narración se ha tomado para justificar la violencia a la mujer, al decir, que ella es la culpable del pecado y causante del sufrimiento de toda la humanidad, razón  por la cual es y puede ser castigada y merece ser maltratada, también ha sido usada por las feministas y se ha ocupado como símbolo de liberación, incluso a través de Eva se ha recordado a Lilith, personaje del Talmud, quien tiene dos leyendas: una narra a Lilith como la madre de los súcubos e íncubos,  demonios provocadores de los sueños eróticos y la otra leyenda, donde ella  se roba el alma de los niños menores de cinco años por lo que se le debe poner un vaso de leche con miel. 

LilithEsta narración, la cual se toma para burlarse de los creyentes y para sostener que creer en Dios es ser ignorante, tiene un significado profundo a partir de una lectura bíblica y teológica, por ello, es importante resaltar que el Sefer Bereshit no es un libro histórico sino un libro mitológico escrito en la época del pos exilio donde diversas tradiciones escribieron leyendas y mitos para crearse una historia ética resaltando puntos fundamentales que le interesaban a cada una de estas tradiciones, así algunas resaltan la cosmología, la antropología, las cuestiones legislativas entre otras cosas, por ello, se separa en tradición Yahvista(J), Elohista (E),  Sacerdotal (P) y Deuteronomista (D), sin olvidar la parte científica que tiene su origen en la civilización Fenicia, origen del hebreo y de muchas narraciones bíblicas entretejidas con historias Mesopotámicas y Sumerias.

En su origen fenicio los dioses crearon a dos seres Adahamat la materia y Dawae la energía, nombres que derivan en la mitología del libro del Génesis y por ende en el cristianismo y en el islam como Adán y Eva, Adam y Adahama cuyo significado es Humanidad y madre de la Humanidad, en hebreo nombrados Ish e Isha, es decir, varón y varona, los cuales tienen en sí mismos profundas enseñanzas para los seres humanos no sólo teológicas sino históricas en el sentido en el cual estas narraciones afectan el desarrollo de los pueblos y en el científico ya que como se señala desde la antigüedad se tenía claro que el hombre es energía unida a la materia.

En Sefer Bereshit se lee, al verlos desnudos Dios los cubrió de piel, esto significa que les dio un cuerpo, porque eran esencias, energía, por lo tanto, no debe leerse a Adán y Eva desde la perspectiva de género ya que éste concepto no existía en el pensamiento antiguo.

TIZIANO
Adán y Eva de Tiziano

Hombre y Mujer los creó, es decir, la humanidad tiene ambas esencias en sí misma. La feminidad y la masculinidad, existen en cada ser humano y cada una predomina en el momento adecuado, como tiempo después Carl Jung lo definiría con el anima y el animus, esa parte masculina y femenina predominante, acto que ya nos está nombrando la igualdad y rememora la filosofía Taoísta, y refuerza lo investigado en la neurociencia donde cada uno toma el lugar de cada hemisferio del cerebro.

Por otra parte, Adán y Eva se convierten en el prototipo del ser humano, ¿cómo es esto? Comencemos por Adahmat, Adaham, Adán quien simboliza:

  • A) al hombre que camina buscando entre los cuatro puntos cardinales, teniendo ahí otra enseñanza: la tierra le pertenece a todo Hombre que necesita buscar y encontrar. B) la propia tierra de la cual simbólicamente fue creado le invita a viajar, a buscar, a encontrarse.
  • Como reflejo de toda la humanidad lo consagra como hijo de la materia, la tierra y del espíritu, es decir, el Hombre es materia por lo que aprende de la naturaleza fortaleciéndose con ayuda del exterior, y es de espíritu a partir de lo aprendiendo de su propia voz, conduciéndolo a fortalecerse desde su interior.
  • Al ser creado de tierra lo compromete y lo lleva a sentirse hermano de la naturaleza, a volverse responsable, al crearse de la tierra esta es su madre, como lo dicen otras culturas, es la Pachamama, y los árboles, las flores, los astros, el sol, la luna todo se revelan hermanos, como lo menciona, san Francisco de Asís y otros profetas del Hinduismo y Budismo.
  • Lo reflejan amante de la soledad y al mismo tiempo de la compañía, Adán es el signo de la necesidad del ser humano de estar consigo mismo, pero a la vez de buscar a otro, entonces existe otra enseñanza, ser hombre es demasiado bello para vivirse en egoísmo y en la mudez.
  • Al estar rodeado de un paraíso, significa que la humanidad está creada para la armonía, ese es su estado natural, porque fue creado para que disfrutará de la tierra, de escucharla y pedir su consejo como se hace con una madre, para ser protegido por ella, pero, para protegerla también en compañía.
Enrique Orejudo Alonso
Adán y Eva de Enrique Orejudo Alonso

En este proceso, se encuentra dentro de un paraíso lleno de frutales con un árbol que le hace saber la necesidad de probar más de un fruto para encontrarse a sí mismo, de esta manera, el árbol del conocimiento se enfrenta con el árbol de la vida, es decir, la Humanidad debe percibir y darse cuenta que la razón no siempre le dará la respuesta de quién es y de lo que realmente necesita, encontrar la plenitud de la vida lleva consigo soltar en muchas ocasiones la razón y simplemente sentir y convertirse en parte de la naturaleza para encontrar la respuesta.

Al encontrarse con Eva percibe que estar con alguien significa ser su cómplice y acompañarlo a donde sea, porque la responsabilidad no debe ser sostenida sólo por una parte sino por ambas, que todo acto tiene consecuencias, pero, lleva aprendizaje y sobre todo la compañía del amor y la complicidad mostradas en la amistad, en el amor de pareja, fraternal, y que sin importar lo sucedido siempre existe la esperanza de estar juntos y al reflexionar sobre el error las cosas podrán mejorar e incluso fortalecerse.

Paralelamente Dawae, Dawa, Hawa, Eva, Adhama o Isha simboliza:

  • La primera llamada a la humanidad, es decir, a esta necesidad de renacer en el otro.
  • El diálogo, porque con ella surge ese nosotros, ya no existe ese yo, ni ese sino un nosotros volviendo al ser humano consciente de la existencia del otro, quien necesita de él para poder sostener y cuidar ese paraíso, analogía de su armonía.
  • Ella refleja la interpelación, el dualismo, los dos puntos de la vida, se elimina la tibieza, surge la totalidad de Él y Ella, para ser Nosotros, si alguno deja de verse de esta manera emerge el egoísmo, la sordera, la incomunicación, por eso, a través de Ella la palabra se hace escucha, por Ella, sim´a li (shema) el escúchame es femenino y la palabra, mila, La Palabra y la Escucha son el hombre y la mujer hablándose, escuchándose en el Silencio de Dios o de su interior.
  • Ella es la maternidad y la muerte, pero la muerte, no en sentido occidental sino la muerte desde la lengua bíblica, es decir, la donadora de una nueva forma, no de vida sino de existencia.
Humberto Gómez Muñoz
Adán y Eva de Humberto Gómez Muñoz

Antes de Eva, el varón no tiene un tú, solamente el Yo, es decir, a D/os, es en Ella donde el Hombre encuentra su igual, por ello, es Ish e Isha, varón y varona porque en este juego lingüístico se manifiesta la igualdad, como también lo revela la costilla, porque no fue creada de la cabeza para que dominara, ni de los pies para que fuese esclava, sino de la costilla símbolo de la igualdad.  Eva es el símbolo de lo complementario, de la unión, a partir de Ella existe igualdad de origen para él, para ella y para todos sus descendientes, porque participan de la misma textura.

Adán y Eva son los padres de la humanidad, para que exista igualdad de dignidad, de raza, para  no decir, Yo soy hijo de otra estirpe,  para eliminar la frase es o soy de sangre azul, o ser hijo de reyes, de emperadores, al ser Adán y Eva padres de la humanidad enseñan que nadie es superior, todos tenemos el mismo camino, destino, que no existen diferencias otorgando poder de unos sobre los otros. Su importancia no es histórica en tiempo cronológico, la enseñanza se fundamenta en comprender que al ser sus descendientes todos somos iguales y como hijos merecemos el mismo derecho de tierra, de alimento, de hogar y la misma responsabilidad para cuidar y proteger la tierra, porque al nacer de un nosotros, compartimos la existencia a partir del origen de una misma carne.

Otro punto fundamental es haber sido creada en el sueño de Adán, porque este es un momento privilegiado donde el ser humano se conecta con Dios, con su espiritualidad, con su interior, donde el Hombre descubre sus anhelos, miedos, deseos, paz.  Al nacer la mujer de la costilla en el sueño de Adán, Ella se convierte en la revelación donde el Yo trascenderá en el , para profundizar como se mencionó líneas atrás en un Nosotros.

El origen de Adán y Eva para las tres grandes religiones del libro, Judaísmo, Cristianismo e Islam,—es de aclarar que para el Islam la mujer no es culpable del pecado tanto el hombre como la mujer son culpables— no tiene como fundamento mostrar un camino científico, ni contradice las grandes teorías como la evolución del Hombre o la teoría del Big Bang de Lemaître, sacerdote jesuita, porque estás son estudiadas y fortalecidas por medio de los ochenta y tres científicos de todo el mundo sin importar raza y credo a través del patrocinio del Vaticano dentro de la Academia Pontificia de las Ciencias.

ROSARIO DE VElASCO
Adán y Eva de Rosario de Veiasco

El origen antiguo y semita de Adán y Eva no van por este camino, su historia fue escrita para mostrar a la Humanidad un origen común invitándolo a compartir el mundo, a cuidarse a sí mismo, y a través del amor y la armonía cuidar a su madre, la tierra y a sus hermanos, es decir, cada uno de los seres existentes quienes acompañan la vida del ser humano.  Por ello, la Humanidad no debe ni tiene razón para sentirse sola, como dicen los Libros Sagrados, particularmente los Vedas, los cuales de cierta manera se unen con teorías modernas:

 Todo lo que respira, aunque sea de diferente forma, todo lo que ilumina el camino del ser humano, todo lo que para ti es inerte, pero tiene vida como la piedra, está ahí para que contemples el camino y no tropieces, son tus hermanos, porque todos somos polvo de estrellas…

No se debe olvidar que Adán y Eva son la unión de la sabiduría antigua desarrollada a través de otros conceptos por la posmodernidad, así,

  • Adán es – vida, materia, tiempo, hemisferio derecho.
  • Eva es – existencia, energía, eternidad, hemisferio izquierdo.

Lo cual hace comprender que la sabiduría de los Libros Sagrados manifestada en la esencia de las religiones relacionada con la Fe y la espiritualidad, más no con la doctrina y la religiosidad, conduce a comprender que no existe algo en el conocimiento humano que no esté desarrollado para acercar al ser humano y hacerlo comprender que en las diferencias emergen las semejanzas semilla de la aceptación y de la consagración de la realidad de cada persona la cual es única.

Adán y Eva son el rostro del Nosotros, de esa imagen que hace saberse irrepetible y de esa semejanza la cual muestra la capacidad de crear, de ser libres y sobre todo, de ser responsables de la integridad y dignidad de todo ser vivo.

La revista agradece sus comentarios. Muchas gracias
Martha Leticia Martínez de León

Martha Leticia Martínez de León

Martha Leticia Martínez de León

Hermeneuta en Libros Sagrados y Lenguas Antiguas.

Maestra en Ciencias Bíblicas y Hebreo Antiguo. Maestrante en Estudios Judaicos por la Universidad Hebraica. Licenciada en Ciencias Religiosas por la Universidad Pontificia de México. Especialidad en islam por la Universidad de Al Azhar de El Cairo, Egipto.

Especialidad en el Pensamiento del Papa Francisco y el Libro del Apocalipsis por el Boston College.

Especialidad en Música Contemporánea (Piano-guitarra).

Generación XXXII de la Sociedad de Escritores Mexicanos (SOGEM).

Ha publicado treinta y siete libros en México, España, Estados Unidos e Italia en diversos géneros literarios y teológicos.

Conferencista a nivel internacional.

Creó y desarrolla la teología del Silencio y de la Carne la cual entrelaza con la investigación mística, científica y musical bajo el nombre de “Lectura gemátrica, pitagórica y cuántica del Séfer Bereshit 1-3 -Hashem se revela a través del Big Bang-

Cuaderno de bitácora de una cuarentena




  • i-premio-nueve-musas-poesÍa-1




Promocionamos tu libro

  • métrica-poética-del-español
las nueve musas eddiciones