Las nueve musas
catarsis Aristotélica

La catarsis Aristotélica

Promocionamos tu libro

La catarsis Aristotélica bajo la perspectiva de la filosofía de la mente

El artículo tiene como propósito realizar un paralelo entre los qualia de la filosofía de la mente y la catarsis de Aristóteles, ya que, se ha encontrado en el efecto catártico producido por la tragedia un impacto emocional que va a repercutir en el espectador griego de tal manera que se verá reflejado en su estado subjetivo y privado, produciéndose así cierta semejanza con los qualia. Por lo tanto ¿existió alguna especie de introspección en la antigua Grecia? Y además, ¿qué relación tiene esta introspección con los qualia de la filosofía de la mente?

Introducción

¿Qué es la tragedia para Aristóteles? “la tragedia es imitación (mímesis) de una acción esforzada completa, de cierta complejidad, en lenguaje sazonado, separado cada una de las especies en las distintas partes, actuando los personajes y no mediante relato, y que mediante la compasión y temor lleva a cabo la purgación de tales afecciones” (Yebra, 1974), según esto la tragedia es imitación de acciones que mediante compasión  lleva  al espectador a sentir temor, de manera que la obra trágica tiene como objetivo principal  curar a los espectadores de las pasiones y llevarlos a un estado de purificación (catarsis) que los haga sentir una depuración de todas las exaltaciones y desvíos emocionales que puedan tener a lo largo de su vida, por esta razón este tipo purificación solo puede darse a través de un estado subjetivo e intrínseco.

La tragedia en la poética de Aristóteles adquiere una gran importancia, gracias a  que el personaje principal se ve enfrascado en situaciones complejas que lo llevan a la exaltación de sus pasiones. Es decir, el  héroe o personaje caerá en un estado de hibrys incontrolado que para  los dioses se trataba de una actitud que deberá ser castigada sin compasión alguna. Por ejemplo, esta cualidad de rebeldía la encarna el Prometeo de esquilo, al ser condenado por el robo que le hizo a los dioses.

Un robo  que Significó la libertad de los hombres al raptar el fuego sagrado y entregárselo a una raza débil como eran mortales, en este sentido el personaje principal que en este caso es Prometeo se inaugura como el gran benefactor de la humanidad. Sin embargo, Prometeo será desterrado al tártaro y sufrirá los más dolorosos castigos por su rebeldía e incontrolada pasión, por esta razón la tragedia se destaca del resto de géneros de la poética, porque en la obra trágica se vive un suplicio desgarrador que lo encarna el personaje principal que a su vez actúa conforme hayan sido las acciones del héroe imitado, aunque no solo se quedará en un actuar, ya que, va a impactar emocionalmente al público, llevándolo a un estado de conmoción para que caiga en razón y perciba lo perjudicial que podría  dejar fluir sus propias pasiones o revelaciones que puedan tener en contra de los dioses, por lo tanto se da una introspección que se ve reflejada en cada uno de los asistentes, por ende, cada espectador debe sentir el dolor que padece el personaje de la tragedia y posteriormente reflexionarlo y cambiarlo, si no quiere también sufrir la suerte del protagonista de la obra trágica.

 

En la tragedia se percibe un ejercicio emocional, qué se refleja en los asistentes de dicha obra. Esta acción funciona, con el objetivo de penetrar la mente de los expectantes para darles de manera gráfica y sensitiva un ejemplo de cómo se puede perder el control de sí mismo, y posteriormente caer en la  hybris que significaba un intento de vulneración a los fines impuestos por los dioses olímpicos.

La filosofía de la mente y Los Qualia

La filosofía de la mente ha tenido una relevancia indiscutible a lo largo de todo el pensamiento filosófico, particularmente por sus intensos estudios enfocados en la naturaleza de lo mental, como nos indica el profesor Juan José Sanguineti “La filosofía de la mente es un ámbito de reflexión filosófica que se ocupa de cuestiones relativas a los procesos mentales y su relación con el cuerpo humano (en especial el cerebro)” (Sanguineti, 2008) ; en consecuencia,  nos ocuparemos de uno de sus campos de investigación que son los llamados qualia. Pero ¿Qué son los qualia? Los qualia son las experiencias subjetivas que tiene cada persona y que solo pueden ser vividos por el individuo que los tenga, por lo tanto los qualia se dan en cierto sentido de  modo privado según Asier Arias Domínguez:

“Se entiende por qualia en el contexto de la filosofía de la mente contemporánea. Las palabras, provenientes del latín, «quale» y «qualia» (plural neutro de «quale») son utilizadas en filo- Sofía de la mente por analogía con las formas, igualmente latinas, «quanta» y «quantum». Con ellas se pretende designar ciertas propiedades de determinados estados mentales: las propiedades cualitativas (3) o fenomenológicas de los estados mentales conscientes, es decir, aquéllas en virtud de las cuales cabe decir que hay algo que es como tener esos estados mentales conscientes o estar en ellos, esto es, las propiedades de tales estados dadas las cuales «queda determinado» cómo es tenerlos o ser sujeto de los mismos.” (Domínguez, 2012).

El espectador solo es sujeto de sus propios estados, él solo está en ellos de manera privada y subjetiva, claramente se encuentra en varios estados de qualia.

Los qualia son las vivencias subjetivas que tiene cada sujeto en su vida común, de modo que los qualia poseen unas características esenciales que mostraremos a continuación:

a) Aprehensibles directamente en la consciencia: Para conocer los qualia se debe tener un acceso que es privilegiado, ya que nadie más que aquel que posea tal acceso los puede experimentar, y por tanto, conocer. Sólo la perspectiva de la primera persona tiene tal capacidad para acceder al conocimiento de los qualia, acceso se caracteriza por ser directo y espontáneo. Es una manera especial, totalmente diferente a cualquier otra manera de conocer que podamos tener. No se requiere nada más que llevar a cabo la introspección, “mirando” hacia el interior de uno mismo, atendiendo a lo que sucede en la propia mente, para que luego las características fenoménicas de la experiencia sean aprehendidas inmediatamente, y casi sin esfuerzo, por el sujeto que realiza la introspección

b) Privados: Los qualia son subjetivos, parte de la subjetividad del individuo y sólo de él, y por tanto, nadie más puede ni experimentarlos ni acceder a ellos

c) Inefables. Nadie puede decirle a otra persona la forma exacta de la experiencia de ver, oír, oler, etc. No es posible con nuestros recursos lingüísticos explicarle a otro cómo es experimentar lo  que yo veo, oigo, huelo, etc. La única manera de tener ese conocimiento es experimentando ese determinado quale que se quiere conocer. (Chamorro, 2013).

Como hemos interpretado los qualia, son las experiencias subjetivas que cada uno tiene. Por consiguiente, el espectador llega a un estado propiamente privado en el cual  él  sufre el temor producido y lo conduce a un estado que según los dioses era un estado correcto, ya que obedecía a las leyes divinas, alejado de toda corrupción y desmesura que pudiera afectar el apropiado funcionamiento de los estatutos establecidos por los dioses.

La catarsis estado privado

 

Los espectadores de la tragedia caen en un estado general de purificación; sin embargo,  cada espectador tiene su propio suplicio que no es igual al de otro espectador. A continuación daremos un  ejemplo de cómo se da este tipo de privación: supongamos que Sócrates y Platón asistieron a la obra trágica y posteriormente ambos fueron purgados por medio de la catarsis y, como es de suponerse fueron alejados de la desmesura; sin embargo, ¿será que Sócrates sintió el mismo efecto que sintió Platón? Evidentemente no fue el mismo efecto, ya que,  Platón pudo haber sentido más el efecto catártico que Sócrates o Sócrates haberlo sentido más que platón y así sucesivamente porque se trata de distintos espectadores que tuvieron experiencias distintas, es decir, un tipo de qualia. En esta perspectiva ocurre una especie de introspección provocada por la catarsis como nos aclara José Fernando Ospina:

Este término se ha usado para denotar las cualidades fenomenológicas de nuestros estados conscientes, más específicamente de nuestros estados y experiencias perceptivas, en otras palabras son las cualidades que constituyen el “como es” estar en un estado perceptivo particular, es evidente que el acceso a estas propiedades es completamente subjetivo, incluso muchos lo describirían como introspectivo, razón por la cual dentro de ciertos patrones de lo que se debe y puede considerar objeto posible del conocimiento científico (Fisicalismo) dichas propiedades deben declararse como inaccesibles a la investigación científica. (Ospina1, 2010)

Finalmente se evidencia, un acto de purificación que se da en  medio de los espectadores, gracias al impacto que les produjo dicha  obra. El asistente queda en  medio de la  superación subjetiva de sus  propias pasiones. Superación que debe curar los sentimientos de odio que tiene reprimidos o los intentos de rebeldía que pudieran provocar la ira de los dioses; sin embargo, para que se dé un ejercicio de purificación y, propiamente dar consciencia de lo ocurrido en la tragedia es necesario un estado de qualia, específicamente un estado de privación en que el expectante absorbe lo mostrado, lo reflexiona, lo experimenta a lo largo de la obra y lo ve como un camino que lo conduciría a la hibris y, en consecuencia, no sigue este camino que lo llevaría al descontrol. Además no será el mismo efecto de catarsis  para todos, ya que cada uno posee un qualia distinto, ¿qué significa esto? Significa que por medio de las emociones subjetivas que cada espectador sienta podrá padecer más esta purificación de la mente o del alma.

En definitiva, las experiencias subjetivas existieron en la antigua Grecia. En este caso gracias a las tragedias de Eurípides, Esquilo y Sófocles, que se encargaron de provocar un estado emocional en el público. Sin embargo, cada espectador tuvo su propio martirio que solo él pudo sentir.

Sebastián Pavón Patiño

Referencias

Chamorro, R. I. (2013). El lenguaje privado y los qualia:. Santiago de Chile.

Domínguez, A. A. (2012). Los qualia: intuiciones y argumentos. Cuaderno de Materiales, 24.

Ospina1, J. F. (2010). Qualia y dualismo. TEXTOS-&-SENTIDOS, 10.

Sanguineti, J. J. (2008). Filosofía de la mente. Philosophica.

Yebra, V. G. (1974). POÉTICA DE ARISTÓTELES. Madrid: Gredos.

Última actualización de los productos de Amazon el 2022-12-02 / Los precios y la disponibilidad pueden ser distintos a los publicados.

Foto del avatar

PUBLICAMOS Y PROMOCIONAMOS TU LIBRO

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • El consejero de Roma
  • En el país del tiempo posible
  • Reverso y anverso
  • Las vírgenes confinadas
  • La ópera de México
  • La herida narcisista
  • La ciencia no es asunto de dioses
  • A la sombra del palo en Cuba
  • Elixir de Pasados

Los + vendidos en Amazon

Última actualización de los productos de Amazon el 2022-11-26 / Los precios y la disponibilidad pueden ser distintos a los publicados.

  • Espacio disponible para tus productos o servicios
Apadrina a un redactor