Las nueve musas
el anillo vyne

Cuando la realidad se convierte en ficción: el anillo Vyne

Hay veces en que el pasado más remoto se  convierte en presente. Les presento una historia curiosa y conocida por muchos que aún no deja de sorprendernos. Es lo que tiene la arqueología.

En 1785, un agricultor arando un campo en Silchester, en el condado de Hampshire (Inglaterra, Reino Unido) encontró un anillo.

Chalone Chute - The Vyne
Chalone Chute – The Vyne

Hay que explicar que en Silchester hay un gran yacimiento romano, aunque por aquel entonces no se sabía.  Encontrar un anillo, monedas, un pequeño tesoro en un campo o una casa antigua, no es lo habitual pero tampoco es tan raro como pueda parecer. Era un anillo de oro y bastante más grande de lo normal. El anillo vuelve a aparecer, cien años más tarde en un escrito de 1888 de  Chaloner Chute, propietario de la hacienda “The Vyne”, en Hampshire, cuando el patriarca de esta familia, los Chute, famosos por su rica hacienda y su interés por las antigüedades escribió una breve historia sobre su casa y su familia. Es de suponer que el agricultor le vendió el anillo años atrás ya que lo consideraba propiedad de su familia desde hacía varias generaciones. Hasta aquí todo normal. Alguien encuentra un anillo, lo vende y otro lo colecciona como colecciona otras antigüedades. Fin de la historia. Pero no, la historia acababa de empezar. Veamos el anillo.

DESCRIPCIÓN DEL ANILLO:

frente del anillo

El anillo es algo inusual. Como hemos visto era de oro macizo y bastante más grande de lo normal, con  25 mm de diámetro y un peso de 12 gramos. Impensable  incluso hoy. Ha sido datado en el siglo IV d.C. siendo Inglaterra provincia romana. Su tamaño anormal puede explicarse porque fuese ideado para llevarlo sobre un guante, pero es solo una hipótesis, aunque la más plausible  El anillo tiene forma circular pero dividido en 10 facetas planas, siendo la más grande la central, donde encontramos una curiosa inscripción. En esta faceta, aparece una imagen un poco extraña de la diosa Venus, que aparece con el pelo corto, rizado y diadema. Se sabe que es la Diosa Venus ya que a un lado aparecen las letras VE y al otro NUS, pero en escritura especular, es decir, al revés. Supuestamente y lo más normal es que fuese un sello, que al estamparse quedase la imagen al derecho. Lo más curioso es la inscripción que rodea el anillo. En ella se lee: «SENICIANE VIVAS IIN DE» o lo que es lo mismo, “SENECIANO QUE VIVAS EN DIOS”. Aquí se ve que el propietario del anillo se llamaba Seneciano, nombre poco común. Además tiene una falta de ortografía. Sobra una I que impide que la palabra DEO (Dios) pueda escribirse entera por falta de espacio. Lo extraño es que la frase “que vivas en Dios” era común entre los primeros cristianos, y aun así, la faceta principal se dedica a una deidad que debía considerarse pagana. Para Seneciano desde luego no. No abandonó su religión romana aun convirtiéndose al cristianismo o siendo simpatizante de este. De todas formas, el anillo era algo muy valioso. Obviamente fue hecho por encargo, diseñado y trabajado largo tiempo y repetimos, bastante más grande y pesado de lo normal. Debía ser un personaje de rango lo suficientemente rico para permitírselo.  Lo lógico es pensar, ya que cerca del anillo no se ha encontrado cuerpo alguno o ajuar, que Seneciano lo perdiese. O tal vez no.

VOLVAMOS A LA HISTORIA

reproducción de la tablilla
reproducción de la tablilla

A principios del siglo XIX se descubrió en una excavación en Lydney (Gloucestershire) una placa de plomo, del tipo conocido como «tablilla de maldición» o” defixio” en el emplazamiento de un templo romano dedicado a un extraño Dios local, Nodens. Lydney está  a unos 130 km de The Vyne. El objeto se encontró en un lugar llamado “La colina de los enanos” y este lugar era objeto de todo tipo de leyendas, además de ser un yacimiento romano donde frecuentemente se encontraban objetos antiguos. La placa tenía inscrita una maldición en latín:

 “DEVO NODENTI SILVIANVS ANILVM PERDEDIT DEMEDIAM PARTEM DONAVIT NODENTI INTER QVIBVS NOMEN SENICIANI NOLLIS PETMITTAS SANITATEM DONEC PERFERA VSQVE TEMPLVM DENTIS”

O lo que es lo mismo:

“AL DIOS NODENS. SILVIANO HA PERDIDO UN ANILLO Y DONARA LA MITAD (de su valor suponemos) A NODENS. A QUIENES SE LLAMEN SENECIANO NO PERMITAS QUE GOCEN DE BUENA SALUD MIENTRAS NO DEVUELVAN EL ANILLO AL TEMPLO DE NODENS”

El bueno de Seneciano resulta que había robado el anillo del templo de Nodens. El anillo pertenecía a Silvano, del cual no tenemos más noticias, y este sabía quién era el ladrón. Al no encontrarlo, lo maldijo, escribiendo sus deseos en una tablilla de plomo, como era habitual en la época e incluso en épocas posteriores. Esas placas eran muy comunes entre gente adinerada y solían enterrarse en lugares que hubiesen tenido algo que ver con el objeto de la maldición, una casa, un lugar de trabajo… Quizá aunque fuese propiedad de Silvano, el anillo era un objeto votivo, lo que explicaría varias cosas: su tamaño y peso exagerado o el relieve central que supuestamente representa a Venus pero no tiene nada que ver con su iconografía, de hecho en las fotografías se puede ver que es obviamente un hombre. Lo lógico es pensar que Seneciano, el ladrón, lo grabo posteriormente, bendiciéndose a sí mismo e incluyendo el nombre de VENUS partido por la mitad entre la imagen que representaría al  mismo Dios Nodens, al que verdaderamente iba dedicado el anillo.

 Mortimer Wheeler
Mortimer Wheeler

El anillo y la tablilla no fueron relacionados entre sí hasta 1929, cuando el arqueólogo inglés Mortimer Wheeler se dio cuenta de que ambos objetos pertenecían a la misma historia.  Lo que el arqueólogo no conocía era el nombre del Dios al que iba dirigido, de hecho a día de hoy se conoce muy poco sobre Nodens. Se le ocurrió pedirle ayuda a un buen amigo, el entonces profesor  de anglosajón en la Universidad de Oxford, J. R. R. Tolkien, para estudiar la etimología del nombre del Dios. Tolkien realmente se apasionó con la historia, y dedicó varios años al estudio de la etimología de Nodens así como de su culto. De esto resultó un breve ensayo muy poco conocido llamado El nombre de Nodens”,  prácticamente imposible de encontrar hoy día fuera de Inglaterra.

En el libro se explica que Nodens era un dios poco conocido de la mitología celta, asociado con la curación, el mar, los perros y la caza. Se le rendía culto solamente en la antigua Bretaña y solo se conoce un templo, en Lydney Park (Gloucestershire). Tal vez fuese adorado también en partes de la Galia. Recordemos que fue en Lydney donde apareció la tablilla con la maldición. El nombre Nodens, según Tolkien,  deriva probablemente de una raíz celta noudont– o noudent-, que  puede estar relacionada con la raíz germánica que significa «adquirir», «tomar el uso de», o, anteriormente, «atrapar», «capturar» (como un cazador). Estas fueron las conclusiones a las que llegó Tolkien tras más de tres años de trabajo, y prácticamente lo único que se conoce de este Dios, si bien se ha encontrado su supuesto templo, bastante complejo, allí en Lydney Park.  Todo lo que se sabe de este Dios es gracias tanto a la tablilla como al trabajo de Tolkien. No hay más noticias. Autores posteriores no han hecho sino confirmar su hipótesis.

El anillo perteneció durante varios siglos a la colección de la familia Chute, propietaria de The Vyne, antes de que la casa pasase a manos de la National Trust, fundación británica dedicada a preservar los lugares de interés histórico o natural, ya en los años treinta. Ellos custodiaron el anillo desde entonces. La placa fue objeto de estudio varios años pero acabó en los sótanos de un museo, dado el desconocimiento de la relación entre las dos piezas, y fueron pasando los años.

Tolkien
Tolkien

Alrededor del año 2000, repasando notas de Tolkien, varios estudiosos de la Casa Vyne donde se custodiaba el anillo, ayudados por la fundación Tolkien relacionaron ambas piezas e hicieron un exhaustivo estudio, con los resultados que ya hemos visto. Lo más llamativo es que se convencieron de que este anillo y su historia pudieron ser los objetos inspiradores de Tolkien a la hora de escribir “[amazon_textlink asin=’8445000659′ text=’El Hobbit‘ template=’ProductLink’ store=’lasnuevemus07-21′ marketplace=’ES’ link_id=’4ccaf770-2081-482f-bec0-2ee0c150a8f2′]”, publicado por cierto dos años después de conocer la historia del anillo. Siempre se dijo que “El anillo de los Nibelungos” había sido una inspiración para él, pero la historia de un anillo real  pudo hacer volar su imaginación hasta el punto de crear una de las sagas más famosas del mundo. De hecho se sabe gracias a el mismo, que estuvo investigando no solo el anillo y la tabla, sino los lugares donde se encontraron, topándose con que uno de los lugares que aparecen en la novela “[amazon_textlink asin=’B07JJPV918′ text=’El Señor de los anillos‘ template=’ProductLink’ store=’lasnuevemus07-21′ marketplace=’ES’ link_id=’e9319c90-119f-4d3f-a57b-57d631179a99′] se llama precisamente “la colina del enano”, lugar donde se encontró la tablilla. Obviamente nunca sabremos qué motivó a Tolkien a escribir su famosa y complicada a la vez que maravillosa saga. De su imaginación no se puede cuestionar ni un ápice, pero es normal leer en entrevistas a escritores que una noticia, un hallazgo, una canción o una chica fumando en un café los han inspirado para escribir sus obras. Puede tratarse de este caso, con la peculiaridad de que Tolkien pudo investigar de primera mano ambas obras y su entorno, ya después de publicar su ensayo, por pura curiosidad.

Estos hallazgos no fueron conocidos realmente hasta 2013 cuando la Fundación Tolkien junto con los actuales propietarios de la Casa Vyne organizaron una gran exposición donde podía verse el anillo, por primera vez junto a una reproducción de la maldición que siempre lo acompañó y el primer ejemplar de “El Hobbit”, lanzando la hipótesis de la influencia de estos elementos en sus obras. Cabe destacar que la exposición fue un éxito mundial, miles de fans de todo el mundo acudieron a la cita, y la repercusión en los medios fue masiva.

La historia de un robo de hace siglos, un anillo robado y maldito, un dios que apenas se conocía… ¿Pudieron Silvano y Seneciano viajar hasta nuestros días y hacer justicia a la vez que inspirar unas obras inigualables? Me gusta creer que sí. Que los objetos arqueológicos no solo son figuras en vitrinas por las que pasamos en un museo. Me gusta pensar que pueden influenciarnos y enseñarnos e incluso, como parece ser, inspirarnos.

La revista agradece sus comentarios. Muchas gracias
Quiteria Méndez Fernández

Quiteria Méndez Fernández

Murcia, 1983

Licenciada en Historia del arte por la Universidad de Murcia, promoción 2001/2006 (Fin de los estudios en el curso 2014-2015)

Curso de restauración de maderas doradas y policromadas por la Academia TABA (Murcia). Curso de restauración de patrimonio eclesiástico por la Academia TABA con prácticas en los talleres de la Catedral de Murcia.

Perito judicial en falsificación de obras de arte impartido por INTESA (Barcelona) en su modalidad on line.

Diplomada en Historia y arqueología por la UNED (cursando 3º curso)

Actualmente realizando prácticas en el Centro de Estudios del Próximo Oriente Antiguo (CEPOAT) con el proyecto AEGYPTIACA y en labores de biblioteca y radio.

Colabora en Revista MUNDO MISTERIOSO (Bimensual) Revista on line www.lasnuevemusas.com y Revista HISTORIA Y VIDA (Mensual)

EXCAVACIONES:

* Campaña de excavación en Villaricos (Mula, Murcia), veranos 2015, navidad 2015 y verano 2016. Yacimiento romano siglo II d.C.
* Excavación y exhumación de cadáveres de la guerra de la independencia española. Badajoz. Verano 2014.
* Ayudante en la prospección del Castillo de los Velez de Mazarrón (Murcia) a tiempo parcial durante 2007 y 2008. Medieval.
* Excavación de las Cuevas del Lido (Venecia, Italia). Medieval. Desde mayo de 2005 hasta septiembre de 2006.

1 comentario

Cuaderno de bitácora de una cuarentena




  • este-juego-es-infinito




Promocionamos tu libro

las nueve musas eddiciones

RSS Directorio Cultural Hispano

  • La ventana
    Un señor se despierta, va hacia la ventana, mira hacia abajo y ve que no es su calle. Excepto ese detalle, la calle no tiene nada de especial. No hay naves extraterrestres, la gente no habla otro idioma, los perros no tienen tres cabezas. Pero no es su calle. Si se tratara de un cuento, […]
    Pep Bras
  • Vandalizando Japón
    No puedo decir que haya viajado mucho por mérito propio, pero me interesé en cierto momento por conocer el mundo. Tampoco fueron viajes tan culturales o artísticos, sino más bien recretivos. En el caso de Japón fue en el año 2002 del mundial de soccer que tuve ocasión de visitar la Isla. Mi tono irreverente […]
    Rómulo Pardo Urías
  • RENACER
    Oigo el silbato nuevamente, el tren ruidoso motiva mis horas, corre sin atajos... Siento temor de su rápido andar porque mis días tomaron el sendero de la lentitud, los cristales de las ventanillas crujen asustadas mientras el silencio deambula en mi mente cansada. Recuerdo las pisadas atadas al cordel azul, envuelven mi cuerpo olvidado de […]
    Mariela Lugo
  • Yo leía a Corin Tellado e imaginaba un amor precioso
    Entrevista realizada por Rolando RevagliattiMarta Cwielong nació el 28 de enero de 1952 en Longchamps, provincia de Buenos Aires, la Argentina, y reside en Temperley, ciudad de la misma provincia. Fue incluida, entre otras, en las antologías “Poetas argentinos de hoy”, compilada por Julio Bepré y Adalberto Polti, en 1991, “Poetas argentinas 1940-1960”, compilada por […]
    Rolando Revagliatti
  • TURBIÒN
    El silencio se llevómi espíritu al molino allí estaba el pasado sentadoen el peñasco solitario. Vaticinaba lo desconocido, las margaritas estaban deshojadas, dormían yertas de conteo en el empedradoacuoso de huellas, Las ráfagas de historias vividas sucumbían ante el remolinode la vida sin momentos. Sentí el dolor  de los pétalos blancos, escuchè sus gritos de […]
    Mariela Lugo