Las nueve musas

Sí, lloraba, cuando volteé vi que lloraba y no quise interponerme en ese momento sublime que es el llanto, y mucho más sublime, cuando este es causado por la emoción, esa que aparece en esos instantes que duran solo tres segundos y traen a un amor, a un hijo, a una victoria, a un orgasmo; aunque también, vienen traídos por los engaños más pensados, las derrotas al último minuto, las idas del que no regresará, las resacas causadas por el mal.

Sí, lloraba, y la causa era esa voz que atravesaba en forma de tajo al alma, dejando una cicatriz que no se borrará con ninguna concha de nácar, porque esa voz que llenaba al teatro esta noche vino desde el mundo, y vino de Miami, y vino desde la Palma de Mallorca a Lima, la horrible, a sacarnos eso que aun nos queda de humanos libres, a sacarnos ese toque de emoción que todavía nos recuerda que andamos vivos.

María Concepción Balboa huyo como muchos de su tierra, escapando de dictaduras, del hambre, de la falta de oportunidades, del miedo y esto le enseñó a ser libre, a reconocer que no hay prenda más valiosa que nuestra propia libertad. Su padre escapó de la casa cuando ella no llegaba a cumplir los 10 años aun, eso sí, dejándole una herencia de más de seis casi desconocidos hermanos, y heredándole un futuro sin futuro. Su madre Honorina la crío a golpe de chancletazos y delineó en cierta forma esa protesta de voz, esa furibunda voz que se pasea por todos los registros y canta enduendada – a lo poesía de Lorca – en ritmo de cantejondo: vals peruano, tango argentino, reagee jamaiquino, bossa brasilero, rock inglés y más.

Y lo de ser libre se lo aprendió en el barrio, compartiendo con okupas que dejaron de ocupar los edificios en abandono, de los yonkis que se fueron extinguiendo en un suspiro surrealista, de las putas jubiladas y en huelga de deseos. De allí, sí, de allí heredó la libertad y se volvió a parir, con nombre nuevo, con pasaporte de libre pase, y se puso Concha Buika y cantó en los bares más oscuros y poéticos, en las esquinas apenas iluminadas con su voz, en los pisos de alquiler sin cancelar. De allí vino la fama, los Grammy, los viajes, los discos, lo de las mejores 50 voces del mundo y un largo etcétera.

Buika nos ha regalado, Mestizo, su primer álbum que la catapultó a ese poder comer de la música, del arte. Años más tarde sale, Mi niña Lola, para lanzar luego, acompañado de un poemario tan franco como ella misma, Niña de fuego, que burló, eso de lo que casualmente ella busca burlarse: la censura. Con el mágico Chucho Valdés, El último trago, y para seguir en dúo, el ya hímnico, Oro santo con Javier Limón. En los últimos tres años, nos da de prestadito nomás: Vivir sin miedo y Para mí.

Hay libertades que dan miedo, hay locuras que nos acomplejan, hay humanos demasiado humanos, y eso es la clave para poder sobrevivirnos, para sobreponernos a nuestra cotidianidad, tan vulgar, tan pequeñita. Eso es lo que nos da el canto de Buika, lo que nos da sus días que pasan verdaderos, sin pose, trisexuales – como en algún momento se autonombró – y desde esa profundidad de su canto, sí pues, lloraba, lloraba cuando yo volteé a verla.

[amazon_link asins=’B075BFCBS5,B0145DYORM,B000GCG59W,B005IQXUT4,B00941AQZA,B003RCFC42,B008LZ30SU,B000HOJPEQ’ template=’9musas’ store=’lasnuevemus07-21′ marketplace=’ES’ link_id=’4918cf27-abd0-11e8-90f8-e5d842eaef66′]

Ciudad de Palomino, a días del feriado de Santa Rosa

La revista agradece sus comentarios. Muchas gracias
Renato Salas Peña

Renato Salas Peña

Renato Salas Peña
Lima-Perú 1971
Docente universitario, Licenciado en Educación con especialidad en Lengua y Literatura, asimismo llevó una Maestría en Docencia a Nivel Superior y Gestión Educativa.
Ha publicado los poemarios Desde el Colchón, Lima-Vitarte y Corsé
Sus artículos han sido publicados en diversas revistas latinoamericanas y de España, guarda aun con vergüenza un disco con sus composiciones musicales.

Cuaderno de bitácora de una cuarentena
  • palabras




  • mm2023-carátula




Promocionamos tu libro

las nueve musas eddiciones

RSS Directorio Cultural Hispano

  • PALIDECEN LOS LIRIOS
                       PALICEDEN LOS LIRIOSCreo que han sido  los lirios pálidos los que han crecidoen la sombras de las ausencias bulliciosas,se vistieron de galas prestadasy no han podido disfrazar las verdades.Lo efímero salió a relucir en la fiesta sin luces,donde oscuridad envolvió elcanto de las aves vistosas.¿A qué has vuelto?Te dije que  las caracolas migrarony los […]
    Mariela Lugo
  • Del Franelero Popular
    Sabrás de la garrapata de mis versos o si no no sabrás nada.*El suicidio reluce.*Las margaritas que arrojaron a tus chanchos mis vacas se las comen.*Más vale solo porque sí que desestimado porque no.*Puede que el saber no ocupe lugarNo así la fe: la fe ocupa lugar.*De rodillas y contrito arribaré más bajito.*Suelen las fieras […]
    Rolando Revagliatti
  • Los fantasmas del coronavirus
    El coronavirus nos enfrenta con un escenario dramático y sombrío: el ser humano frente a la contundencia de la muerte enfrentado a un sistema que pretende encasillar y normar “las medidas adecuadas”, aunque para ello tenga que “recortar” libertades fundamentales en nombre del bienestar de la sociedad en su conjunto y de salvaguardar el orden […]
    Raúl Allain
  • Enredo de plumas, autopublicación
     📣COMIENZA LA CAMPAÑA📣Ya puedes dar un vistazo a la precompra de "Enredo de plumas", está muy trabajada y muy bien editada.Lee toda la campaña para que puedas resolver cualquier duda que tengas, está todo muy claro y bien explicado. Espero que puedas y quieras participar.https://vkm.is/enredodeplumas    
    Álex Falcón - Ilustrador
  • Fantasmas dentro de fantasmas, trabajo de escritor
    Liliana Bellone: sus respuestas y poemasEntrevista realizada por Rolando RevagliattiLiliana Bellone nació el 10 de febrero de 1954 en Salta, ciudad en la que reside, capital de la provincia homónima, la Argentina. Desde 1977 es Profesora en Letras por la Universidad Nacional de Salta, en cuya carrera de Letras de la Facultad de Humanidades y […]
    Rolando Revagliatti