Las nueve musas
CONSUMACIÓN DE LA PRIMAVERA

Mayo o la consumación de la primavera

Promocionamos tu libro

a mi amigo Antonio García Soler

La presencia de las estaciones en la poesía española se remonta a la lírica tradicional anónima y a los cancioneros. “Entra mayo y sale abril, / y los buenos amadores / comienzan a bien servir”.

En el ritmo de estos versos presentimos una danza donde una dama asiente a tomar la mano de un nuevo caballero, quien releva al galán que ya ha disfrutado de su favor en el baile.

La dama, como la diosa de la primavera, va pasando del mes de Abril a Mayo, la consumación de la primavera. La danza es erótica, sin duda, e indudablemente también tiene la reminiscencia de los rituales sagrados y de la mitología mediterránea. Mas, ante todo, la danza que conserva ese poemilla citado encierra una energía vital, que ya no es solo la propia del renacer y germinar, sino de la plenitud casi dionisiaca del dios Mayo. Y significa la fiesta de la promesa cumplida, de la semilla abundante; la celebración de la unión sexual de la mujer y el hombre; el ímpetu genesíaco, en suma, la afirmación, el sí gozante a la cadena de fuerza, placer y dolor de la vida.

Mayo es la consumación de la primavera, el mes de la poesía también en aquel romance del prisionero, que merece que aprendamos de memoria; la poesía está hecha para eso: para le memoria, el canto y el baile:

Que por mayo era, por mayo, / cuando hace la calor;
/ cuando los trigos encañan / y están los campos en flor;
/ cuando canta la calandria / y responde el ruiseñor;
/ cuando los enamorados / van a servir a su amor.
/ Sino yo triste, cuitado, / que vivo en esta prisión,
que ni sé cuándo es de día / ni cuando las noches son;
/ si no es por una avecilla / que me cantaba al albor.
/Matómela un ballestero: / Déle Dios mal galardón.”

A este romance le llamé en un artículo el triunfo del dominio tónico. Por más que el protagonista sea un sufrido amante, metáfora de un preso en cárcel de amor; o viceversa, sea su protagonista de veras un preso que siente amor (y dolorosa nostalgia) hacia la luz y el aire fuera de las rejas, el poema transmite goce del vivir, y potencia vital. Representa esta el dominio tónico de las vocales á y ó. Y el juego de las oclusivas, kuándo kánta la kalándria, y las vibrantes como r (y respónde el ruiseñór). Por contraste, y contrapunto, las t y p (sino yo triste, cuitado, / que vivo en esta prisión) y las vocales e pero sobre todo i, representan el dolor del prisionero, su tono de tristeza en la general ambientación alegre, concertada en las respuestas, donde la primavera canta a pleno pulmón su madrigal. Hasta los pájaros transmiten ese poder y esa felicidad de mayo a los cuatro vientos. Una avecilla hace llegar aún al prisionero el encanto de los días en que empieza la luz a reinar con imperio que anticipa el verano, pero sin esa dureza y a veces excesiva luminosidad de los meses estivales.

También mayo vela en parte los secretos, propicia los encuentros que no han de salir del todo aún a la arena pública. Hay canciones y romanzas de mayo que son más propia para el arpa, o para la guitarra o el laúd en manos del experto amante privado que canta a su dama seducida, futura compañera de matrimonio o aventura.

No pidamos a mayo la desnudez completa de los cuerpos, el apogeo de la luz. Es mayo solo el mes de la consumación de la primavera, una esperanza que nació y se mantuvo niña en flor, en marzo, y que en abril furioso de aromas, de rojas amapolas y de la blancura final de almendros, albaricoqueros y ciruelos, besa tus mejillas, caminante por los senderos de la huerta.

Mayo es la consumación del deseo, el ritmo de la danza erótica de seducción en pro de futuros apareamientos. Junio nos traerá (esperemos, si hemos sido buenos imaginándolo) una alberca llena de cuerpos desnudos, gloriosos, que se bañan en las aguas transcelestes de aquella piscina a plena luz, sin pudor alguno.

Escribí estos breves versos, dedicados a la huerta murciana en primavera:

Marzo, amores,
abril, colores,
y mayo amores
de ruiseñores.

Marzo, amores,
abril, colores.

Murcia, 1 de mayo 2024

Fulgencio Martínez

Fulgencio Martínez

FULGENCIO MARTÍNEZ LÓPEZ nació en Murcia; es editor y director de la revista Ágora-papeles de Arte Gramático.

Profesor de filosofía, poeta, ensayista y autor de relatos. Ha publicado, entre otros, los poemarios La segunda persona (Sapere aude, Oviedo, 2021), Línea de cumbres (Madrid, ed. Adarve, 2019), Cancionero y rimas burlescas (Renacimiento Sevilla, 2014), León busca gacela (Renacimiento, Sevilla, 2009), El año de la lentitud (Huerga y Fierro editores, Madrid, 2013).

Ha publicado la antología La escritura plural, 33 poetas entre la dispersión y la continuidad de una cultura, con textos en cinco lenguas españolas: vasco, catalán, gallego, español y sefardí. (Prólogo de Luis Alberto de Cuenca. Ars poética, Oviedo).

Es autor de un ensayo sobre la filosofía de Antonio Machado, publicado en la revista Symposium de la Universidad Católica de Pernambuco (Recife, Brasil). Y del libro de relatos El taxidermista y otros del estilo (Diego Marín, ed. Murcia).

Publicamos tu libro

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • La última lección de Manuel Azaña
  • El último experimento
  • palabras
  • ayer-soñe-coverv1-1epub
  • La ópera de México
  • En el Lago Español
  • Bullying Escolar al Descubierto
  • Espacio disponible para tus productos o servicios
  • Dadme a vuestros rendidos
  • Los abrazos perdidos