Las nueve musas
imagen

La imagen en tu pantalla

Ya había escrito alguna vez acerca de la pantalla como nueva vidriera virtual para exponer fotografías. Pero aún se sigue cuestionando su validez como escaparate para mostrarlas como obras artísticas.

O, mejor dicho, lo que se discute es si la imagen allí visible pueda ser la obra propiamente dicha o sería una mera reproducción.

PantallaHay quienes siguen sosteniendo que una foto está terminada solo cuando se imprime en papel u otro medio físico. En consecuencia, la única forma de apreciarla es expuesta en las paredes de alguna sala, salón, o de al menos un pasillo. Pero, a pesar de reconocer el inmenso valor que tiene una pantalla como ubicuo punto de acceso al cúmulo de imágenes que circulan por la autopista digital, convirtiéndose en un magnífico medio de difusión de la producción artística, asumen que la obra original no puede ser aquella, puesto que lo que allí se ve es inmaterial.

De hecho, un inconveniente es que la imagen suele representarse un tanto diferente de dispositivo en dispositivo.

Cambia el tamaño, la resolución, y hasta los colores varían, pudiendo llegar a verse bastante diferente de lo que el autor vio en su propia pantalla cuando le indicó guardar a su programa de edición. Entonces, ¿cuál sería la obra original y cuál una variante?

Pero la fotografía, como obra, no es solamente el objeto material, también es la imagen ideada por el artista. Y, aunque muchas veces, dado que es un arte visual, se la pretenda asemejar a la pintura, donde el producto suele ser un cuadro (supongo que incluso aquí cabría también la controversia con la aparición del arte digital), en este punto creo es más pertinente la asociación hecha por Ansel Adams cuando comparó la fotografía con la música, al decir que “El negativo es la partitura, la copia es la ejecución”. La analogía está mucho más vigente con la fotografía digital. Esa colección de ceros y unos perfectamente ordenada según indicaciones del autor, almacenada en el disco rígido, es la partitura, y cada dispositivo nos muestra su propia ejecución de la obra. Así como no suena igual la 5ta. Sinfonía de Beethoven interpretada por la Orquesta Filarmónica de Viena, como cuando la toca la Orquesta Estable del Teatro Colón (y ni hablar de cómo suena en el piano portátil de aquel que pide unas  monedas en la calle Florida), pero sigue siendo la misma obra de arte, una gran fotografía digital seguirá siendo la misma obra, ya sea que la visualicemos en un moderno Smart TV de 65 pulgadas QLED 8K, como en la pantalla de un viejo teléfono celular de 320×240 píxeles.

Lo cierto es que hay que asumir que una fotografía como obra, puede concebirse para terminar sus días como un archivo digital, sin nunca llevarse al papel. En este caso, jamás existiría como obra material, y la única forma de admirarla sería a través de la pantalla de algún dispositivo. Y seguiría siendo fotografía. Y hasta fotografía artística. Es más, es este caso, hasta puede pensarse que una versión impresa sería esta vez una mera reproducción.

Esto da pie incluso para el surgimiento (si no lo han hecho ya) de nuevas variantes de la fotografía clásica, sacando provecho de no estar limitadas a la materialidad del papel. Quizás conteniendo pequeñas transformaciones, o ciertas variaciones en el aspecto según si el dispositivo esté en posición horizontal o vertical, u otras ideas creativas que los nuevos artistas puedan imaginar. La fotografía como tal puede ir adquiriendo un carácter más performático  que ser una simple imagen representada en un trozo de papel.

Mientras la fotografía se libera de su soporte físico y recorre sin limitaciones las posibilidades que ofrece la virtualidad, mis propias obras, que siguen siendo en papel, se enfrentan al dilema de posponer en forma indeterminada su exhibición debido a las restricciones impuestas por la pandemia que nos toca vivir.


 

La revista agradece sus comentarios. Muchas gracias
Ariel Till

Ariel Till

Elijo la fotografía como medio para expresar mis emociones, contar cosas que no puedo decir con palabras, transmitir algo de lo que llevo dentro. Sentimientos tan íntimos, que son más fáciles de expresar disfrazados en una imagen. Como dijo Isadora Duncan: "Si yo pudiera explicarle a usted de qué se trata, no tendría sentido que lo bailase"... O que hiciese fotografía...
Y elijo la película y el cuarto oscuro por la incertidumbre de no poder ver el resultado hasta el fin del proceso. La angustia de la posibilidad de arruinar una foto irrepetible. La sensación de hacer las fotos con mis propias manos al interponer con ellas el haz de luz de la ampliadora.
Quizá algunas de mis fotos logren provocar algún sentimiento en quién las observa. Quizá las más afortunadas logren mover alguna idea que parecía estática. O quizá despertar alguna emoción escondida.

Un poco de mí

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 19 de enero de 1968. Inicié mis estudios de fotografía en 1984, realizando el curso Básico y el curso Superior de Fotografía en el Foto Club Argentino. Posteriormente, en 1995, realicé el curso de Iluminación en la misma institución. En 2016 asistí al workshop “La fotografía como Arte Contemporáneo”, en la galería Rolf Art.

Desde 1990 presento obras en Salones Nacionales auspiciados por la Federación Argentina de Fotografía (FAF) y Salones Internacionales con patronazgo de la Fédération Internationale de l'Art Photographique (FIAP), consiguiendo numerosas aceptaciones y menciones. En 2006, la Federación Argentina de Fotografía me otorga la distinción Artista FAF.
A partir de 2008 actúo como jurado en los concursos fotográficos organizados por el Nuevo Foto Club Argentino.
Desde junio de 2010 publico en el blog “Un poco de luz”, donde escribo acerca de la fotografía. Desde 2016 participo como redactor en el semanario Las nueve musas.

He realizado las siguientes exposiciones individuales:
o “Eclecticismo Vacacional”. Galería de exposiciones Nuevo Foto Club Argentino, 2018.
o “Biografía”. Galería de exposiciones Nuevo Foto Club Argentino, 2015.
o “Estaciones”. Facultad de Ciencias Sociales, UBA, Buenos Aires, 2012.
o “Estaciones”. Galería de arte NES, Ciudad de Buenos Aires, 2011.
o “Personas y Personajes”. Nuevo Foto Club Argentino, 2006.
o “Desamparos”. Galería de exposiciones Foto Club Argentino, 2003.
o “Los Cafés de Mabel” y “De Madres e hijos”. Centro Cultural “Quinta El Ombú”, Dir. de Cultura, Municipalidad de San Fernando, 2001.
o “Los Cafés de Mabel” y “De Madres e hijos”. CGP N° 12, 2000.
o “Los Cafés de Mabel”. Foto Club Argentino, 2000.
o Diapositivas. Hall de exposiciones Foto Club Argentino, 1998.
o Blanco y Negro. Hall de exposiciones Foto Club Argentino, 1996.

He participado en diferentes muestras colectivas:
o “Diversidades”. Espacio Cultural Nuestros Hijos, ECuNHi, C.A.B.A., 2015.
o “Expo Fotored Itinerante II”. Museo de Arte de Tolima, Colombia, 2012.
o “Expo Fotored Itinerante II”. Rochester Institute of Technology, NY, 2011.
o “Del laburo al curro” Oficios y Profesiones. Muestra conjunta Nuevo Foto Club Argentino-Argentina con Visual Tal Cuál Huesca-España, 2009.
o “6 x 6” (6 autores, con 6 ensayos de 6 obras cada uno). Curaduría a cargo de Edgardo Filloy, Galería Fotográfica Permanente de Agfa-Gevaert, Cuidad de Buenos Aires, 2001.
o “Muestra Itinerante del Foto Club Argentino”. Galería Fotográfica Permanente de Agfa-Gevaert, 1996.
o “Muestra Itinerante del Foto Club Argentino”. Biblioteca Nacional de la Ciudad de Buenos Aires, 1996.
o “Pasillo de imágenes”. Hospital General Belgrano, Gral. San Martín, Pcia. de Buenos Aires, 1991.

1 comentario




  • palabras




  • i-premio-nueve-musas-poesÍa-1

Promocionamos tu libro

  • retrovisor_cub_musas
las nueve musas eddiciones
Hosting SSD