Las nueve musas
Joan Fontcuberta
Joan Fontcuberta

“Saber que nos perdemos como el río

y que los rostros pasan como el agua”

J.L. Borges

 

La gente suele hablar de la frescura de la visión, de la intensidad de ver algo por primera vez, pero la intensidad de ver algo por última vez es, creo yo, superior. (…) Lo visual es siempre el resultado de un encuentro irrepetible.
John Berger

 

La imagen ausente

Si algo no falta hoy  parecería ser el acceso a verlo todo en esta hipermodernidad  donde las pantallas parecen abiertas a mundos infinitos a los que accedemos con un botón o un deslizamiento digital, mediando entre nosotros y el mundo. Así de amplio e indefinido ese mundo.

Paradójicamente dos fenómenos aparentemente opuestos tienen lugar: Por un lado, se vuelven espectacular la muerte, la guerra, la violencia. Quedan de este modo enmarcadas en los parámetros del entretenimiento, el impacto visual o el bombardeo de imágenes indigeribles en su fugacidad. Así, consumimos imágenes indiscriminadas por su valor ético o comercial.

Comienzo aquí a pensar que esas pantallas son filtros, vallas, barreras que no nos permiten aprehender aquello que muestran. Como en una ensoñación de la que despertamos sin recuerdos, pasan sin poder reaccionar ante ellas. Inscribiendo ese gesto como respuesta al consumo, en este caso de imágenes.

Verlo todo para no ver nada, fotografiar todo para que nada quede, mostrar para que no se conozca.

Dice Joan  Fontcuberta[1]:

“Con la hipermodernidad se artistiza el mundo que nos rodea, creando emoción, espectáculo, y entretenimiento, pero también universalizando una cultura popular que es inseparable de la industria comercial y que posterga el canon hegemónico de cultura ilustrada. Sumergidos en el hiperconsumo que se obsesiona por novedades cada vez más efímeras (neofilia), invadidos por las nuevas tecnologías que ponen a nuestro alcance medios de comunicación a la carta, rendimos culto a las imágenes y a las pantallas”

  Por otro lado, el otro fenómeno simultáneo a este bombardeo, es que participamos del tabú de ciertas imágenes, de la ausencia deliberada de determinadas escenas que son borradas sistemáticamente, no registradas.  Escenas de una realidad que sólo se muestra como ficción o espectáculo para que digamos. “eso no es real, es una puesta en escena, nadie muere en cámara”. O quizás sólo los “nadies” mueren en cámara.

Nada que pueda perturbar ese mirar sin ver.

“El crítico de cine Serge Daney quedó impresionado durante la guerra del Golfo por las retransmisiones efectuadas desde las cámaras incrustadas en bombas “·inteligentes” que mostraban toda la trayectoria balística hasta el impacto final. Pero esa espectacular estética de videojuego escatimaba al espectador el horror de los estragos y el sufrimiento de las víctimas. Daney presagió entonces que entrábamos en la era de las imágenes ausentes, de las imágenes que no estaban. Y es cierto que desde una perspectiva política se produce una sustracción de aquello vedado a nuestra mirada. Por ejemplo, no hemos visto ni a los presos de Guantánamo ni el cadáver de Bin Laden: las mal llamadas “razones de Estado” justifican ese déficit. Pero esta inhibición o interdicción de la imagen se extiende a muchas otras esferas de la vida en las que la cámara  no es bienvenida, y serían esos intersticios a los que conviene prestan atención preferente. Desde ese perspectiva la hipervisibilidad sería tan sólo una hiperhipocresía.”[1]

Beatriz Fiotto


[1] Joan Fontcuberta en “La Furia de las Imágenes” notas sobre la postfotografía Ediciones Galaxia Gutenberg


 

Publicado originalmente en10/01/2017 @ 22:48

La revista agradece sus comentarios. Muchas gracias
Avatar
Cuaderno de bitácora de una cuarentena




  • cuando-el-viento-es-amigo




Promocionamos tu libro

las nueve musas eddiciones

RSS Directorio Cultural Hispano

  • Fantasmas dentro de fantasmas, trabajo de escritor
    Liliana Bellone: sus respuestas y poemasEntrevista realizada por Rolando RevagliattiLiliana Bellone nació el 10 de febrero de 1954 en Salta, ciudad en la que reside, capital de la provincia homónima, la Argentina. Desde 1977 es Profesora en Letras por la Universidad Nacional de Salta, en cuya carrera de Letras de la Facultad de Humanidades y […]
    Rolando Revagliatti
  • La Contraferia del Libro empezó como una bravuconada de borrachos
    Flavio Crescenzi: sus respuestas y poemasEntrevista realizada por Rolando RevagliattiFlavio Crescenzi nació el 20 de julio de 1973 en la ciudad de Córdoba, capital de la provincia homónima, la Argentina, y reside en la ciudad de Buenos Aires. Es Instructor Superior de Lengua y Literatura, habiendo además realizado posgrados en Perfeccionamiento en Corrección de Textos […]
    Rolando Revagliatti
  • Me agradaría perderme (o encontrarme) en los universos de Shakespeare
    Jorge Castañeda responde “En cuestión: un cuestionario” de Rolando RevagliattiJorge Castañeda nació el 23 de agosto de 1951 en la ciudad de Bahía Blanca, provincia de Buenos Aires, la Argentina, y reside en la ciudad de Valcheta, provincia de Río Negro. Desde 1973 ha publicado los poemarios “La ciudad y otros poemas”, “Poemas breves”, “Treinta […]
    Rolando Revagliatti
  • Si atravesara tu vidrio
    Ningún tiempo sería capaz de medir la regla de mi videncia universal; si no lo atravesase, cedería mientras estés ahí. Siempre que estés del otro lado, frente a mí se reflejarán elementos, espacios que puedo olvidar, siempre que estés del otro lado. Esperás.Hasta que no estemos juntos no podré saber cuál es tu reflejo, qué […]
    Federico Laurenzana
  • Yo preferí a los dos Machado, Antonio y Manuel
    Entrevista realizada por Rolando RevagliattiClaudio Félix Portiglia nació el 13 de enero de 1957 en Junín, ciudad en la que reside, provincia de Buenos Aires, la Argentina. Es Profesor en Castellano y Literatura, egresado en 1980 del Instituto Superior del Profesorado Junín. En 2004 obtuvo Capacitación Universitaria en Comprensión y Producción Oral y Escrita en […]
    Rolando Revagliatti