Las nueve musas
Fotolibro

El fotolibro como destino para tus fotos

Promocionamos tu libro

En las épocas donde la fotografía solo podía ser concebida como una imagen impresa en una hoja de papel, un libro de fotos consistía básicamente en la reproducción de una recopilación de ellas.

El fotolibroHoy en día, donde la gran mayoría de las imágenes solo cobran vida a través de los píxeles de una pantalla, el fotolibro puede ser el destino donde finalmente recuperen su materialidad.

Hace unos días, mientras un colega miraba mi libro de fotografías recientemente publicado, notó que hacía referencia a las obras en papel, debidamente montadas y enmarcadas como «originales«. De esta forma, el libro solo se limita a contener una reproducción de las series «Biografía» y «Filialidad».

Y realmente así fue concebido. Pero ese cometario me abrió los ojos a una nueva realidad. Un libro podría ser considerado como la obra original, y no una mera reproducción (sí, es obvio y seguramente todos lo sabían ya, pero yo soy muy duro y acabo de caer en ello).

Siendo honestos, yo encaro mis proyectos con el objetivo de poder mostrarlos en una exposición. Como alguien me ha dicho alguna vez que las muestras son efímeras, que lo que perduran son los libros, es que surgió la idea de publicarlos además en este otro formato.

Pero es cierto que en estos tiempos consumimos las imágenes principalmente desde las pantallas de nuestros teléfonos móviles, tabletas o computadoras, y son muy pocas las fotos que terminan siendo impresas en papel. Entonces un libro se convierte en una excelente forma de darle materialidad un proyecto.

Más aún considerando que el acceso a un salón de exposiciones no es sencillo. Si bien ya hace tiempo que se exponen obras en salas menos tradicionales, como las paredes de restaurantes y bares u otros espacios públicos, no hay muchas convocatorias abiertas a artistas en general, por lo que, sin ser un fotógrafo de renombre, o sin un buen contacto, intentar colgar las obras en muchos de estos espacios se puede volver una tarea verdaderamente desalentadora.

La misma situación podría repetirse con la publicación de un libro, ya que el acceso a un sello editorial tradicional tampoco es cosa fácil. Pero internet y las tecnologías digitales propiciaron una suerte de democratización en este sentido. Por un lado, hay tecnologías de impresión que permiten la edición de libros de buena calidad y tirada de poca cantidad de ejemplares, a costos razonables. Por otra parte, hay varias empresas editoriales dedicadas a la publicación y distribución de libros a través de sus sitios web.

Y, por supuesto, también está la posibilidad de realizar una publicación totalmente independiente, donde el propio autor debe hacerse cargo de la edición, maquetado, impresión, difusión y logística. En este sentido, las redes sociales juegan un papel fundamental.

Todo esto hace que hoy, en un mundo dominado por la inmaterialidad de la virtualidad digital, donde reinan las imágenes compuestas de píxeles, no sea extraño crear una obra fotográfica concebida desde sus orígenes, no para ser exhibida en las paredes de una sala, sino para acabar en forma de libro impreso.

El papel de la fotografía analógica en la era digital (II)

Ariel Till

Elijo la fotografía como medio para expresar mis emociones, contar cosas que no puedo decir con palabras, transmitir algo de lo que llevo dentro. Sentimientos tan íntimos, que son más fáciles de expresar disfrazados en una imagen. Como dijo Isadora Duncan: "Si yo pudiera explicarle a usted de qué se trata, no tendría sentido que lo bailase"... O que hiciese fotografía...
Y elijo la película y el cuarto oscuro por la incertidumbre de no poder ver el resultado hasta el fin del proceso. La angustia de la posibilidad de arruinar una foto irrepetible. La sensación de hacer las fotos con mis propias manos al interponer con ellas el haz de luz de la ampliadora.
Quizá algunas de mis fotos logren provocar algún sentimiento en quién las observa. Quizá las más afortunadas logren mover alguna idea que parecía estática. O quizá despertar alguna emoción escondida.

Un poco de mí

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 19 de enero de 1968. Inicié mis estudios de fotografía en 1984, realizando el curso Básico y el curso Superior de Fotografía en el Foto Club Argentino. Posteriormente, en 1995, realicé el curso de Iluminación en la misma institución. En 2016 asistí al workshop “La fotografía como Arte Contemporáneo”, en la galería Rolf Art.

Desde 1990 presento obras en Salones Nacionales auspiciados por la Federación Argentina de Fotografía (FAF) y Salones Internacionales con patronazgo de la Fédération Internationale de l'Art Photographique (FIAP), consiguiendo numerosas aceptaciones y menciones. En 2006, la Federación Argentina de Fotografía me otorga la distinción Artista FAF.
A partir de 2008 actúo como jurado en los concursos fotográficos organizados por el Nuevo Foto Club Argentino.
Desde junio de 2010 publico en el blog “Un poco de luz”, donde escribo acerca de la fotografía. Desde 2016 participo como redactor en el semanario Las nueve musas.

He realizado las siguientes exposiciones individuales:
o “Eclecticismo Vacacional”. Galería de exposiciones Nuevo Foto Club Argentino, 2018.
o “Biografía”. Galería de exposiciones Nuevo Foto Club Argentino, 2015.
o “Estaciones”. Facultad de Ciencias Sociales, UBA, Buenos Aires, 2012.
o “Estaciones”. Galería de arte NES, Ciudad de Buenos Aires, 2011.
o “Personas y Personajes”. Nuevo Foto Club Argentino, 2006.
o “Desamparos”. Galería de exposiciones Foto Club Argentino, 2003.
o “Los Cafés de Mabel” y “De Madres e hijos”. Centro Cultural “Quinta El Ombú”, Dir. de Cultura, Municipalidad de San Fernando, 2001.
o “Los Cafés de Mabel” y “De Madres e hijos”. CGP N° 12, 2000.
o “Los Cafés de Mabel”. Foto Club Argentino, 2000.
o Diapositivas. Hall de exposiciones Foto Club Argentino, 1998.
o Blanco y Negro. Hall de exposiciones Foto Club Argentino, 1996.

He participado en diferentes muestras colectivas:
o “Diversidades”. Espacio Cultural Nuestros Hijos, ECuNHi, C.A.B.A., 2015.
o “Expo Fotored Itinerante II”. Museo de Arte de Tolima, Colombia, 2012.
o “Expo Fotored Itinerante II”. Rochester Institute of Technology, NY, 2011.
o “Del laburo al curro” Oficios y Profesiones. Muestra conjunta Nuevo Foto Club Argentino-Argentina con Visual Tal Cuál Huesca-España, 2009.
o “6 x 6” (6 autores, con 6 ensayos de 6 obras cada uno). Curaduría a cargo de Edgardo Filloy, Galería Fotográfica Permanente de Agfa-Gevaert, Cuidad de Buenos Aires, 2001.
o “Muestra Itinerante del Foto Club Argentino”. Galería Fotográfica Permanente de Agfa-Gevaert, 1996.
o “Muestra Itinerante del Foto Club Argentino”. Biblioteca Nacional de la Ciudad de Buenos Aires, 1996.
o “Pasillo de imágenes”. Hospital General Belgrano, Gral. San Martín, Pcia. de Buenos Aires, 1991.

Informes de lectura

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

La ciencia no es asunto de Dioses
 Aforismos – Antropología – Arqueología – Arquitectura – Astronomía – Biografías – Biología – Cabaré – Cerámica – Cine – Cómic – Comunicación – Crítica literaria – Danza – Derecho – Dibujo – Diseño – Ecología – Economía – Educación – Ensayo – Escultura – Filología – FilosofíaFísicaFotografía – Gastronomía GeologíaGrabado – Historia – Ilustración -  Jazz  – MarketingMatemáticasMemorias – Música – Narrativa – Ópera – Ortografía y Gramática – Performance – Pintura – Poesía – Poesía visual – Política – Psicología – Química – Religión – Salud – Sociología – Tapices - Teatro - Viajes -Zarzuela
Apadrina a un redactor