Las nueve musas

¿Se puede vivir sin arraigo? ¿Dónde está el límite entre sueño y realidad? Y, sobre todo, ¿tiene esta distinción, a menudo, alguna relevancia?

La expedición al baobab nos obliga a plantearnos estas preguntas.

arraigo
comprar en amazon

La lectura nos abre la puerta a un mundo donde esta diferencia se hace, en muchos momentos, superflua, porque la imaginación y la realidad de la vida están tan estrechamente relacionadas que no somos capaces de deslindarlas. La voz femenina de la protagonista en sus primeras reflexiones se dice a sí misma: «[…] callar para proyectar los sueños hacia fuera, porque el séptimo sentido es el sueño. […]. Si me permito dormir tan a menudo, ya no es por azar y, desde hace mucho tiempo, tampoco es una evasión. Es el único momento en el que vivo, me digo».

No es que la autora emplee un estilo narrativo en clave onírica al modo de Kafka. Stockenström (Napier, Sudáfrica, 1933) no hace uso de la pseudoabsurdidad del lenguaje del sueño como el autor de Praga, su registro no recurre a la macrometàfora, sino al lirismo y a la pequeña metáfora, que en el texto de Stockenström abunda por doquier. Se percibe que la autora es también poeta y que participa vivamente de una tradición literaria inmersa en culturas africanas. Si bien alejada de la tradición yoruba a la que pertenecía Amos Tutuola (Nigeria), algunos pasajes de esta novela sudafricana recuerdan a El bebedor de vino de palma, del autor nigeriano. La capacidad de describir situaciones en un lenguaje universal de imágenes que escapa a la condición prosaica de la razón es indiscutible.

Sin embargo, lo que narra en primera persona la protagonista tiene más que ver con tragedia y desafección que con idilio y amor. La materia narrativa la conforman el pensamiento y las reflexiones de una mujer que, desde su nueva condición y el amable lugar que ahora la acoge, el vientre del gran baobab, el árbol que le ha dado protección desde que ha logrado vivir por sí misma, rememora su vida. A través de esta remembranza la conoceremos, así como también sus sentimientos y la descripción que hace de lo que ve y pasa a su alrededor. Y es en estas descripciones donde se concentra más la carga metafórica y el lirismo. Porque lo que concierne a la vida que le ha tocado a ella en suerte, como un destino inapelable, no hay duda de que no pertenece a la esfera del sueño. Entonces la narración adopta un registro concreto y taxativo.

Ella, que en su niñez fue capturada, después del salvaje asesinato de su familia y la destrucción de su pueblo por parte de comerciantes de esclavos, ha pasado por varios dueños como esclava, propiedad ajena. Falta de libertad y sometida siempre al capricho del señor de turno, ha experimentado la maternidad, el dolor de verse separada de sus hijos cumplido el destete, el sexo como amante o concubina, también el enamoramiento, pero nunca, hasta que ha encontrado cobijo en el árbol, ha dispuesto de su persona y de su tiempo. Y no hay lamento en sus palabras, únicamente constataciones; y en este laconismo, de emoción estrictamente contenida, radica justamente la dimensión de la  crueldad de los hechos que narra relativos a su vida y la de otros esclavos que comparten su misma suerte.

Sólo ahora, en su soledad y desarraigo, en medio de la naturaleza, en algún lugar de un país africano que podrían ser muchos, la antigua esclava ha devenido persona y se sabe persona. Desde este entorno ella conforma la naturaleza; está inmersa en ella como un elemento más y depende de ella. Las descripciones de la naturaleza constituyen la mayor parte de la materia narrativa, a menudo esplendorosa, preñada de agua («el espíritu de agua» y «mi espíritu de agua» son leitmotiv de la novela), en otros momentos reseca y yerma. En este sentido, el medio natural se nos presenta como el lugar que, lejos de idealizaciones pseudorománticas —ella es testimonio de violencia, muerte y destrucción en su entorno—, es el único capaz de acoger al ser humano como ser natural que es.

La acción está ubicada en un momento indeterminado del tiempo. Los hechos pueden haber sucedido siglos atrás y hasta la segunda mitad del siglo XX. Stockenström trata una temática que, lamentablemente, la Historia se ha encargado de convertir en clásica.

La novela, escrita originariamente en afrikaans, fue traducida al inglés por J. M. Coetzee. La traducción que llega a nuestras manos se ha traducido del inglés. En catalán, en versión de Dolors Udina, la ha publicado este año Quaderns Crema.


Wilma Stockenström

La expedición al baobab

Traducción de Lorenzo Luengo

Siruela, 2019, 136 pp.


 

La revista agradece sus comentarios. Muchas gracias
Anna Rossell

Anna Rossell

Anna Rossell (Barcelona –España, 1951)

De 1978 a 2009 profesora titular de la Universidad Autónoma de Barcelona en la especialidad de Lengua y Literatura Alemanas (Filología Inglesa y Germanística) y crítica e investigadora literaria en Barcelona, Bonn y Berlín.

Actualmente se dedica a la escritura creativa, la crítica literaria y la gestión cultural. Como gestora cultural organiza los recitales poéticos anuales estivales Poesía en la Playa, en El Masnou (Barcelona) y ha sido miembro de la comisión organizadora de los encuentros literarios bianuales entre continentes TRANSLIT. Actualmente organiza los Recitals de Poesia i Música VinsIdivina.

Colabora regularmente en numerosas publicaciones periódicas literarias nacionales e internacionales: Quimera, Ágora de arte gramático, Crítica de Libros, Revista Digital La Náusea, Realidades y ficciones, Las nueves musas, Nueva Grecia, Terral, Núvol y en revistas especializadas de filología alemana.

Entre sus obras no académicas ha publicado los libros Mi viaje a Togo (2006), El meu viatge a Togo (2014), Viaje al país de la tierra roja, Togo y Benín (2014), Viatge al país de la terra roja, Togo i Benín (2014), los poemarios La ferida en la paraula, (2010), Quadern malià / Cuaderno de Malí (2011), Àlbum d’absències (2013), Àlbum de ausencias (2014), Auschwitz-Birkenau. La prada dels bedolls/La pradera de los abedules (2015) y las novelas, Mondomwouwé (2011) y Aquellos años grises (España 1950-1975) (2012), Aquells anys grisos (Espanya 1950-1975) (2014).

Es coautora del libro de microrrelatos Microscopios eróticos (2006).

Cuenta en su haber con algunas traducciones literarias del alemán al español, entre ellas El Elegido, de Thomas Mann.

Cuaderno de bitácora de una cuarentena




  • este-juego-es-infinito




Promocionamos tu libro

las nueve musas eddiciones

RSS Directorio Cultural Hispano

  • Enredo de plumas, autopublicación
     📣COMIENZA LA CAMPAÑA📣Ya puedes dar un vistazo a la precompra de "Enredo de plumas", está muy trabajada y muy bien editada.Lee toda la campaña para que puedas resolver cualquier duda que tengas, está todo muy claro y bien explicado. Espero que puedas y quieras participar.https://vkm.is/enredodeplumas    
    Álex Falcón - Ilustrador
  • Fantasmas dentro de fantasmas, trabajo de escritor
    Liliana Bellone: sus respuestas y poemasEntrevista realizada por Rolando RevagliattiLiliana Bellone nació el 10 de febrero de 1954 en Salta, ciudad en la que reside, capital de la provincia homónima, la Argentina. Desde 1977 es Profesora en Letras por la Universidad Nacional de Salta, en cuya carrera de Letras de la Facultad de Humanidades y […]
    Rolando Revagliatti
  • La Contraferia del Libro empezó como una bravuconada de borrachos
    Flavio Crescenzi: sus respuestas y poemasEntrevista realizada por Rolando RevagliattiFlavio Crescenzi nació el 20 de julio de 1973 en la ciudad de Córdoba, capital de la provincia homónima, la Argentina, y reside en la ciudad de Buenos Aires. Es Instructor Superior de Lengua y Literatura, habiendo además realizado posgrados en Perfeccionamiento en Corrección de Textos […]
    Rolando Revagliatti
  • Me agradaría perderme (o encontrarme) en los universos de Shakespeare
    Jorge Castañeda responde “En cuestión: un cuestionario” de Rolando RevagliattiJorge Castañeda nació el 23 de agosto de 1951 en la ciudad de Bahía Blanca, provincia de Buenos Aires, la Argentina, y reside en la ciudad de Valcheta, provincia de Río Negro. Desde 1973 ha publicado los poemarios “La ciudad y otros poemas”, “Poemas breves”, “Treinta […]
    Rolando Revagliatti
  • Si atravesara tu vidrio
    Ningún tiempo sería capaz de medir la regla de mi videncia universal; si no lo atravesase, cedería mientras estés ahí. Siempre que estés del otro lado, frente a mí se reflejarán elementos, espacios que puedo olvidar, siempre que estés del otro lado. Esperás.Hasta que no estemos juntos no podré saber cuál es tu reflejo, qué […]
    Federico Laurenzana