Las nueve musas
Eve Fairbanks

Periodismo de investigación desde la proximidad humana

Promocionamos tu libro

La pervivencia de la fractura racial en Sudáfrica

Eve Fairbanks es periodista y hace bien su trabajo. El suyo es un periodismo de investigación desde la proximidad humana y sobre esta base de partida construye la narrativa que confiere intensidad a sus textos, que permiten al lector sumergirse de lleno en las historias que cuenta.

Los herederos es el primer libro de la autora, si bien se ha hecho un nombre como articulista en varios diarios y publicaciones de prestigio (The New Republic, The New York Times, The Washingtonn Post, The Guardian…).

No cabe duda de que es una profesional valiente, la temática que aborda da fe de ello. Porque proponerse desentrañar el intríngulis de la fractura racial en cualquier parte reclama osadía —mucha más si se trata de Sudáfrica—, ello exige gran capacidad de observación y de análisis, una gran inteligencia y mucho esfuerzo. Inteligencia sobre todo a la hora de elegir la metodología de trabajo: ¿Cómo llegar a conclusiones objetivas sobre fractura racial? ¿Se pueden averiguar las causas? Como su estudio pone el foco en la época postaparheid se podría caer en la tentación de hacerlo a través de estadísticas y establecer, a partir de datos numéricos comparados, una curva de mejora o empeoramiento antes y después del apartheid (mejoras en las viviendas y en los sueldos de la gente negra, cambios igualitarios en el acceso a la educación y en la obtención de titulaciones universitarias, acceso de la población negra a trabajos y a las estructuras de poder antes exclusivas de la gente blanca, mejoras en las infraestructuras para toda la población, etc.). Pero ella no cae en esta trampa; las estadísticas a menudo son un espejismo: sabemos que las cifras de crecimiento económico de un país van acompañadas del crecimiento de la pobreza de la población, cosa que es un indicio de que la fractura entre bienestar y pobreza se incrementa y de que un estrato de la población se enriquece a expensas del otro. En el caso de Sudáfrica esto deberíamos traducirlo en el empeoramiento de las condiciones de vida de la población más pobre, la negra. A este hecho hay que añadir que lo que la autora investiga no es sólo la fractura económica, sino también y sobre todo la racial, una realidad mucho más compleja, sobre todo en países que han sido sometidos a colonización durante siglos.

Con inteligencia, pues, Fairbanks se aleja de las cifras (no significa que no las mencione en los casos significativos) para obtener y transmitir sus informaciones a partir de la gente sudafricana. Lo hace construyendo su relato poniéndolo en boca de personas, tres pilares básicos, que ella entrevista en momentos muy diferentes de sus vidas: Dipuo, una mujer negra criada de Soweto; Christo, un blanco nacido en el país, afrikáner hijo de granjero y la Malaika, la hija de Dipuo, que crece ya en la época postapartheid. Estos tres puntos de referencia dan pie a la aparición de multitud de otros personajes a su alrededor, que amplían enormemente el paisaje humano que puebla el libro y nos ofrecen una visión panorámica de la evolución de gran cantidad de vidas y del país a lo largo del tiempo.

Eve Fairbanks, nacida en Virgínia, EE. UU., se trasladó a Sudáfrica en 2009 y fue reuniendo el material para la escritura del libro en el transcurso de muchos años. Empieza recabando información desde los años 60 del siglo pasado y acaba su narración en la época actual. Tanto por la elección que hace de los personajes en que se centra —negros y blancos de diversa procedencia social e ideológica— como por la manera como extrae la información —a partir de 2009 directamente de los sudafricanos blancos y negros—, la autora consigue sumergirnos en la complejidad de las situaciones, de los sentimientos y de las vivencias. El lector se hace así una idea global representativa del complejísimo proceso experimentado por Sudáfrica, el último país del continente africano descolonizado, que, una vez desaparecido el apartheid en 1990 y convocadas las primeras elecciones interraciales en 1994, con la victoria del Congreso Nacional Africano de Nelson Mandela, fue considerado por muchos observadores internacionales un experimento.

Los conflictos raciales han tenido un papel relevante en la historia y en la política del país. La colonización, bastante diferente a la de los otros países africanos —la inmigración europea significativa empezó después de que la Compañía Holandesa de las Indias Orientales fundara una estación el 1625, una población que fue creciendo y constituyó una minoría blanca dominadora de la mayoría autóctona negra—, suscitaron especial interés, sobre todo a partir del momento en que el gobierno pasó a manos de los sucesivos presidentes negros.

Y a partir de 1994, si bien este momento era tan esperado y tantas ilusiones y sueños parecían ser posibles en un futuro próximo (o precisamente por esta razón), la autora nos anuncia que es paradójicamente entonces cuando empieza a aflorar una problemática que nadie había sido capaz de prever. Nos hace ver, con realismo, que la sombra del colonialismo es mucho más larga de lo que imaginamos y que incluso puede no tener fin. Los traumas vividos por negros y blancos son heridas profundas y sangrientas.

Eve Fairbanks traduce las experiencias de sus personajes reales con gran matización psicológica y nos ilumina sobre la extraordinaria complejidad de los factores que intervienen en la percepción de las actuaciones de los individuos implicados. En ningún momento sucumbe a la tentación del maniqueísmo. Al contrario, nos muestra el sutil intríngulis que condiciona la mirada de uno hacia el otro y viceversa, y no saca ninguna conclusión de donde no se puede concluir nada.

Más allá del retrato que nos ofrece de la fractura racial en el país, su narración puede impulsar la reflexión sobre el racismo en general. La autora acompaña las historias que le vienen dadas por los personajes de las impresiones que a ella misma le sugieren gestos y miradas, sin ninguna voluntad de imponer una opinión categórica. De hecho, el libro lo acaba con la muerte de Dipuo, dejando abierto el futuro a la propia evolución y sin añadir ninguna previsión por su parte.

El libro va precedido de fragmentos de críticas de publicaciones representativas, de una «Nota sobre el «Uso del vocabulario», un prólogo y una introducción de la autora. Los herederos ha ganado el premio PEN/John Kenneth Galbraith de no-ficción 2023. Lo cierran los «Agradecimientos», una extensa lista de «Bibliografía seleccionada» y la mención de los archivos consultados así como los nombres de las personas que le han servido de fuente.

Eve Fairbanks
Los herederos.
Un retrato íntimo de Sudáfrica en tres vidas
Traducción de Estrella González-Juanjo
Ediciones Península, 2023, pp. 480

 

Última actualización de los productos de Amazon el 2024-02-23 / Los precios y la disponibilidad pueden ser distintos a los publicados.

Anna Rossell

Anna Rossell

Anna Rossell (Barcelona –España, 1951)

De 1978 a 2009 profesora titular de la Universidad Autónoma de Barcelona en la especialidad de Lengua y Literatura Alemanas (Filología Inglesa y Germanística) y crítica e investigadora literaria en Barcelona, Bonn y Berlín.

Actualmente se dedica a la escritura creativa, la crítica literaria y la gestión cultural. Como gestora cultural organiza los recitales poéticos anuales estivales Poesía en la Playa, en El Masnou (Barcelona) y ha sido miembro de la comisión organizadora de los encuentros literarios bianuales entre continentes TRANSLIT. Actualmente organiza los Recitals de Poesia i Música VinsIdivina.

Colabora regularmente en numerosas publicaciones periódicas literarias nacionales e internacionales: Quimera, Ágora de arte gramático, Crítica de Libros, Revista Digital La Náusea, Realidades y ficciones, Las nueves musas, Nueva Grecia, Terral, Núvol y en revistas especializadas de filología alemana.

Entre sus obras no académicas ha publicado los libros Mi viaje a Togo (2006), El meu viatge a Togo (2014), Viaje al país de la tierra roja, Togo y Benín (2014), Viatge al país de la terra roja, Togo i Benín (2014), los poemarios La ferida en la paraula, (2010), Quadern malià / Cuaderno de Malí (2011), Àlbum d’absències (2013), Àlbum de ausencias (2014), Auschwitz-Birkenau. La prada dels bedolls/La pradera de los abedules (2015) y las novelas, Mondomwouwé (2011) y Aquellos años grises (España 1950-1975) (2012), Aquells anys grisos (Espanya 1950-1975) (2014).

Es coautora del libro de microrrelatos Microscopios eróticos (2006).

Cuenta en su haber con algunas traducciones literarias del alemán al español, entre ellas El Elegido, de Thomas Mann.

Corrección de textos

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Poemas del Botánico
  • El último experimento
  • palabras
  • ayer-soñe-coverv1-1epub
  • La ópera de México
  • La Apoteosis de la inercia

  • Dadme a vuestros rendidos
  • Entretanto, en algún lugar

  • Poemas del Botánico
  • Espacio disponible para tus productos o servicios
Raiola Networks