Las nueve musas
José María LAdero Quesada

José María Ladero Quesada: El precio del agua

Universidad Internacional de Valencia

José María Ladero Quesada (Valladolid 1947) es médico y profesor universitario.

Ha desarrollado toda su carrera profesional en la Sanidad Pública y la Universidad Complutense de Madrid. Jubilado tras cuarenta y cinco años de ejercicio ininterrumpido y simultáneo de ambas actividades, durante los cuales hizo algunas modestísimas aportaciones al conocimiento científico en su parcela específica, se encontró ante su anteúltima encrucijada existencial.

“Siempre me ha gustado escribir —afirma—, pero la Medicina es muy absorbente y solo en los últimos años he podido hacerlo con cierta regularidad. A lo largo de mi vida he leído miles de libros (también algunos de medicina, no se vayan a creer), y espero haberlo aprovechado”.

El juicio definitivo lo tienen los lectores. El pequeño ego del autor confía en que sea favorable.

El precio del agua
  • Ladero Quesada, José María (Author)

El huevo eterno (2018), Lágrimas de carbonilla (2020), La gracia del delfín (2020) y, recientemente, El precio del agua (abril 2021). ¿Qué hace un galeno en este complicado mundo de la escritura? Y, sin ánimo de parecer impertinente, ¿vocación o jubilación?

 Me gusta escribir, soy bastante imaginativo y, organizándose bien, el tiempo da para mucho. Lo de la vocación lo dejo para los amantes de los conceptos trascendentales.

En mi opinión, hay mucho consumo de libros y poco de literatura.

 Depende de lo que se entienda por literatura. Hoy día cualquiera con un ordenador (y me incluyo) se cree capacitado para escribir un libro, y está en su derecho. Otra cosa es que escriba algo legible o que pueda interesar mínimamente al público lector. Lo que pasa es que el público lector está sometido a la presión mediática de los grandes grupos editoriales, que “preseleccionan” lo que deben leer. Me gustaría pensar que lo que yo escribo merecería más atención, pero se ve que voy para “escritor maldito”, si esta entrevista no empieza a remediarlo. De todos modos creo que se publica mucho más de lo que en realidad se lee y que el negocio editorial es bastante inestable.

Hablemos de influencias

He leído mucho a lo largo de mi vida, pero si tuviera que citar solo tres grandes influencias serían Richmal Crompton, de la que aprendí la ironía y la forma sutil de cargarse las conveniencias de una sociedad hipócrita a través del inefable Guillermo Brown, Antonio Muñoz Molina, nuestro mejor escritor vivo aunque un tanto irregular, y Eduardo Mendoza, con cuyo sentido del humor me identifico bastante.

¿Cómo se enfrenta al proceso creativo? ¿Hay un lugar determinado, un horario preferido, manías…?

 Siempre escribo a mano, con pluma estilográfica y, cuando los tengo, en cuadernos Wexford de pasta dura. El papel es malísimo, pero no se corre la tinta y además son los que usa Sheldon Cooper. Luego lo paso al ordenador, lo que me permite corregir sobre la marcha. Se tarda más, pero como he dicho antes, no es tiempo lo que me falta.

 El precio del agua, su última novela, ¿es fruto de una preocupación por el “oro líquido” o la temática surge de manera espontánea?

 Me preocupa el medio ambiente y su destrucción rápidamente progresiva, y el agua es un recurso imprescindible y escaso. Esta novela es un intento de denunciar la corrupción rampante; lo del agua es coyuntural. De haber sido chino habría escrito sobre la contaminación atmosférica, aunque supongo que no me habrían dejado.

 Los personajes se acomodan o rebelan contra el poder económico, aunque sea en un ámbito geográfico pequeño, la avaricia, la violencia, la traición; todo termina envuelto en una madeja de corrupción nada ajena a los momentos actuales.

 Pues sí, no he pretendido pontificar ni escribir una fábula moral, solo una novela entretenida  e incluible en el género negro aunque acabe más o menos bien, o al menos no mal del todo. Para finales devastadores, ya tenemos la vida real.

 ¿Por qué un, digamos, “final feliz” si, a pesar de algunos toques de humor –más bien ironía–, tenemos en cuenta que toda la trama se desarrolla en un ambiente de dureza y muerte?

 No creo que haya un final feliz. Más bien ofrezco al protagonista la posibilidad de un nuevo comienzo, pero consolidando sus pérdidas. Más que nada porque solo le suceden desgracias, algunas tremendas, y me daba pena dejarlo tirado como un trapo, con el resto de su vida por delante y sin perspectivas de futuro. Y encima viviendo en un décimo piso…

Siendo médico de profesión durante más de cuarenta y cinco años, sería lógico detectar este rasgo en los acontecimientos narrativos, pero personalmente no lo he apreciado, ¿es esto intencionado o pura casualidad?

 La trama de la novela no daba para excursiones por el mundo de la sanidad, aunque creo que hay detalles en los que queda de manifiesto que soy médico. Pudiendo describir cuestiones biológicas con precisión y conocimiento de causa, no sé por qué no iba a hacerlo. Hay muchos “divulgadores” que difunden información basura con gran eficacia y éxito de audiencia, así que modestamente trato de contrarrestarlos. De todos modos, en otras novelas, y muy especialmente en Lágrimas de carbonilla, el tema médico es predominante: la protagonista es una matrona y dos de los personajes más entrañables son médicos (internistas, como yo)

Me resulta imposible renunciar a que me valore como ha sido la gestión sanitaria de la pandemia, desde su punto de vista como profesional y como ciudadano.

 Lo siento, pero debo ser muy cuidadoso con la respuesta. Solo diré que el colectivo sanitario (médicos, enfermeras, técnicos, auxiliares, etc.) ha demostrado una competencia, una capacidad de sacrificio y una generosidad extraordinarias, que los admiro y respeto más que nunca y que los envidio porque yo no pude sumarme a su esfuerzo (debido a mi edad y a que estoy jubilado). En esta pandemia nos han ayudado los sanitarios y nos ha rescatado la ciencia, que ha desarrollado vacunas en un tiempo récord.

Y de los gestores, en lo que les toca por no haber engrasado adecuadamente las ruedas, los antigestores (que se han dedicado a ponerles palos con gran entusiasmo, haciendo uso de su libertad), comentaristas súbitamente convertidos en expertos epidemiólogos y demás voceros gesticulantes, no voy a decir nada. Hay tres sustantivos que en este momento reflejan mi opinión a este respecto: decepción, desesperanza y tristeza. Y un calificativo aplicable (en diverso grado) a muchos de estos personajes: miserables.

Y terminamos con la pregunta de rigor: ¿algún proyecto literario en curso?

No estoy en mi mejor momento creativo, pero trato de escribir algo todos los días, aunque al final no pueda aprovecharlo porque me invade el pesimismo y me está saliendo una distopía apocalíptica. De todos modos quiero publicar al menos una novela más, que transcurre en otro tiempo y en otro lugar aunque no es una novela histórica (género del que abomino bastante); se lo debo a personas muy queridas cuya peripecia vital me ha servido de inspiración para escribirla y que son para mí un estímulo y un ejemplo cotidianos que me ayudan a seguir tirando mientras el cuerpo aguante y que, en gran medida, han dado sentido a mi vida.

Espacio disponible

Última actualización de los productos de Amazon en este artículo el 2021-09-21 / Los precios y la disponibilidad pueden ser distintos a los publicados.

José Rico

José Rico nace en Oviedo (España) en 1956.

Estudia en la Universidad de su ciudad natal, las carreras de Derecho y Filosofía y Letras, pero no finaliza ninguna de las dos dedicándose durante muchos años a tediosos y poco edificantes trabajos de seguros, transportes, venta de fitosanitarios, construcción y productos financieros.

Lector apasionado por la poesía desde muy joven es, en la actualidad, Gestor cultural.

Fundador y administrador de la desaparecida red social de escritores en lengua castellana "palabra sobre palabra".

Entre octubre de 2015 y finales de 2016 dirige el Ateneo Las nueve musas donde se imparten cursos online de artes, ciencias y humanidades.

Autor, junto a Alonso Pinto Molina, del blog "Ángel González - poeta", homenaje al poeta de Áspero mundo y Tratado de urbanismo. Blog que se trunca al año de su nacimiento dada la insistencia de la viuda del poeta en censurar los contenidos del mismo.

Editor de "MEMORIA 2012" (Editorial Círculo Rojo), "El viaje" (2013) Editorial círculo Rojo, "La gramática de las cigarras" (2014) Editorial Círculo Rojo. "En este banco" (2016) Ruíz de Aloza Editores.

Desde al año 2015 es Director-Editor de la revista de artes, ciencias y humanidades "Las nueve musas".

En agosto de 2017 comienza con el proyecto editorial Las nueve musas ediciones y a finales del 2020 con el Directorio Cultural Hispano

Ha publicado el poemario "Ayer soñé que calvo me quedaba" (Las nueve musas ediciones - 2020)

Reseñas literarias
  • El resurreccionista
  • El precio del agua
  • El sueño del escultor
  • mela-300
  • la-gracia-del-delfín
  • Espacio disponible para tus productos o servicios
  • El sueño del escultor
  • palabras
  • Espacio disponible para tus productos o servicios
  • sociología-y-literatura
  • Espacio disponible para tus productos o servicios

Mensaje de AdBlocker

Nuestro sitio web muestra anuncios en línea a nuestros visitantes. Es una gran ayuda para la supervivencia del mismo. Considere apoyarnos desactivando su bloqueador de anuncios.

Contacto

Formulario de contacto
Asunto
Privacidad
Responsable Las nueve musas. Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas. Legitimación Tu consentimiento. Destinatarios Raiola Networks. Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos. Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la privacidad.