Las nueve musas
Israel… tierra prometida o callejón sin salida (IV)

Israel… tierra prometida o callejón sin salida (I)

Promocionamos tu libro

PARTE 1 – ¿Es toda la culpa de Hamás?

El 7 de octubre, hubo otro incidente explosivo en Israel. Aunque todo el mundo allí está acostumbrado a situaciones así, esta vez parece que una oleada de choque arrasó el mundo occidental.

La organización islamista Hamás lanzó una ofensiva sin precedente, presuntamente inesperada, que apuntó principalmente a civiles, que fueron secuestrados o ejecutados in situ. Lo peor sucedió en un festival de música rave cerca de la frontera entre Israel y la franja de Gaza y en asentamientos colectivos que se llaman kibutz.

La gran mayoría del mundo occidental expresó, inmediatamente, su respaldo a Israel, y su repulsión por los actos de Hamás, la cual es considerada por varios países occidentales, y sobre todo por el patrocinador número uno de Israel, EEUU, como organización terrorista.

Hace tiempo que la narrativa predominante es que todos los problemas del área, a lo largo de su historia reciente, son creados por Hamás, que domina Gaza.

Vamos a ver entonces qué pasa en Cisjordania, donde no hay organizaciones terroristas como Hamás, sino un gobierno “cooperativo”, o sea sumiso, de Mahmoud Abbas.

Mahmoud Abbas
Mahmoud Abbas

Algo que casi todo el mundo desconoce es que Hamás fue originalmente financiada por el propio Estado israelí como contrapeso a la izquierdista OLP de Arafat. No es la primera vez que EEUU o Israel apoyan a una organización Frankenstein que luego se sale de control, como, por ejemplo, los talibanes, que fueron entrenados por EEUU contra los soviéticos durante la invasión soviética de Afganistán en 1979.

El acuerdo de Oslo en 1993, que fue firmado por el líder de la OLP  Yaser Arafat, el entonces primer ministro, y exencabezado de las fuerzas armadas de Israel Yitzak Rabin, y el entonces presidente de EEUU Bill Clinton, contemplaba 3 zonas con regímenes diferentes. Una sería exclusivamente palestina, la 2ª de administración mixta y la 3a, que incluía el 60%, bajo administración exclusivamente israelí. Como se puede ver en la imagen correspondiente, prácticamente se trata de una capitulación por parte palestina y una victoria sin precedente por parte de los colonos, y la política astutamente expansionista de los asentamientos israelíes.

Yitzak Rabin – Bill Clinton – Yaser Arafat
Yitzak Rabin – Bill Clinton – Yaser Arafat

Dicho sea de paso, la política en cuestión ya había estado siendo aplicada desde hacía las conquistas conseguidas durante la guerra de los 6 días en 1967, cuando Israel logró ocupar toda Cisjordania, la península de Sinaí y los Altos de Golán, mediante ataques “preventivos”.

La política en cuestión fue inspirada en el discurso ardiente, dado en 1967, justo después de la victoria en la guerra de los 6 días, en plena euforia bélica y nacionalista, por un rabino llamado Zvi Yehuda Kook, durante el cual reveló la noción verdadera de su pueblo sobre las fronteras, independientemente de la ostensible posición oficial del Estado, que se ve plasmada en un par de frases sólo: “Durante 19 años no podía hablar! ¡Dividieron nuestra tierra! ¿Dónde está nuestra Hebrón? ¿Nuestra Nablus? ¿Jericó?”

Se trata de una pequeña muestra de la mentalidad expansionista que sigue hasta la fecha. Después de aquel discurso nadie se sentía lo mismo que antes y, más o menos así, comenzó una oleada colonizadora por grupos extremos formados por los propios ciudadanos, una oleada que ni siquiera el Estado, al menos oficialmente, había previsto, y en bastantes ocasiones encontró difícil de controlar.

Acuerdos de Oslo
3 zonas administrativas de Cisjordania según el pacto de Oslo

Tras los acuerdos de Oslo, el Estado israelí, no estando contento ni con la parte del león que consiguió, y, a la vez, ignorando el pacto totalmente, implementó lo que consideraba correcto, imponiendo una ocupación militar en todo el territorio, siempre con impunidad total, basándose en su propia interpretación del Testamento Antiguo, a saber, que toda la tierra “desde el río hasta el mar”, o aún más allá, le pertenece, lo cual significa que los palestinos no tienen derecho ni siquiera a un milímetro cuadrado, a pesar de que todavía Israel finge mantener la famosa solución de los 2 Estados ante públicos internacionales. Un ejemplo bien indicativo de la mentalidad prevaleciente es que, para el pueblo judío, no existen Cisjordania o Gaza, sino solo Judea y Samaria, y Gush Katif, respectivamente.

Basta echar un vistazo al plan correspondiente de socave de dicha solución, expresado por Ariel Sharon, ya en 1973. En pocas palabras dijo, siguiendo el espíritu de Yehuda Kook: “Los tornaremos en un bocadillo de pastrami. Insertaremos franjas de asentamientos nuestros a través de su territorio para que, dentro de 25 años, nadie, ni EEUU, ni la ONU pueda separarlo del nuestro.” Que no olvidemos que dicha táctica nos llevó a la 1ª Intifada de 1987, en que se vio plasmada la 1ª revuelta palestina contra la usurpación sistemática de su tierra en Cisjordania.

Aquí vale la pena mencionar tanto algunos acontecimientos aislados, como una serie de fenómenos cotidianos que se han estado siendo observados durante al menos 5 décadas y siguen determinando el destino del país.

Yitzhak Rabin y Arafat, los únicos líderes que, por así decirlo, encontraron algún tipo de solución, que en realidad no fue nada más que una capitulación majestuosa por parte de Arafat, fueron asesinados. A Rabin le disparó un «judío fanático solitario», un estudiante de derecho llamado Yigal Amir, que cometió su crimen a fin de “salvar una misión sagrada”, o sea la continuación de los asentamientos ilegales, en 1995, algo que nos recuerda mucho al caso de Kennedy, y Arafat se encontró envenenado en 2004.

Ariel Sharon - Yigal Amir
Ariel Sharon – Yigal Amir

Para evitar algo que sucede a menudo después del asesinato de un político, o sea su santificación, hay que recordar que Rabin había sido el primero que mandó romper los brazos de niños palestinos por lanzar piedras a los tanques del ejército israelí. Aquí cabe señalar que en los ojos del ejército israelí los menores palestinos no son niños, sino, meramente, futuros terroristas.

En cuanto a los palestinos en general, siguen no teniendo ni un Estado propio ni la ciudadanía israelí, consecuentemente, viven en la definición de tierra de nadie o, en otras palabras, oficialmente no existen.

A los árabes nunca se les da permiso de construcción. El resultado de esto es que las autoridades, siempre con la presencia de la policía militar o el propio ejército, los desalojan a diario. Luego derriban sus casas o se las entregan a colonos judíos, a quienes, milagrosamente, les dan permiso con carácter retroactivo.

Cuando decimos «colonos», aparte de los nacionalistas locales, nos referimos a cualquier judío, incluso fuera de Israel, a quien invitan con la promesa de darle tierras y viviendas gratis, las cuales, claro que se las roban a los palestinos, siempre pensando que están simplemente recuperando tierras, históricamente suyas.

Meir Margalit - Jeff Halper
Meir Margalit – Jeff Halper

Según Meir Margalit y Jeff Halper, miembros del comité israelí contra las demoliciones de viviendas palestinas, por ejemplo, aun un judío de la diáspora que jamás ha puesto el pie en Israel, y sin saber ni una palabra en hebreo, puede conseguir un permiso de construcción en un día sólo, mientras que, para un árabe, que ha estado viviendo allí desde que nació, una casa legítima sigue siendo un sueño de una noche de verano.

Después de toda esta información, ¿sigue pareciéndonos loca e injustificada cualquier reacción, incluso la última, de parte de los palestinos?

Si es así, volveremos a plantear la pregunta al final del episodio que sigue…

Vasilis Dinas

Vasilis Dinas

Vasilis Dinas nació en Tesalónica, la capital de la región de Macedonia en Grecia del norte, en 1976.

Sus principales pasiones siempre han sido dibujar y hablar idiomas, así que no es una sorpresa que acabó estudiando arquitectura e interpretación y traducción.

Habla griego, inglés, alemán, español y portugués a nivel profesional y francés, serbio e italiano a nivel medio.

Fue a la Escuela Alemana de Tesalónica, estudió Arquitectura en la Universidad de Aristóteles de Tesalónica e interpretación en Atenas y trabajó varios años en Tesalónica y Atenas como arquitecto y traductor hasta que se mudó a Australia, dónde pasó 6 años trabajando como gerente de proyectos de construcción e intérprete entre españoles, australianos y griegos en las obras de las tiendas de INDITEX.

Ha traducido entrevistas de jugadores, entrenadores y árbitros durante copas mundiales de fútbol del griego, español, portugués y alemán al inglés, ha subtitulado documentales del español y portugués al griego, ha hecho interpretaciones en tribunales entre griego y español, ha traducido libros literarios del portugués brasileño al griego y ha trabajado como periodista, buscando temas interesantes en 8 idiomas en la prensa internacional y redactando artículos, analizando temas políticos de la actualidad, vinculándolos con el pasado y con acontecimientos históricos.

Además, participó en la conferencia anual de FIT (Federación Internacional de Traductores) en 2017 en Brisbane, Australia, representando la delegación griega.

Otras pasiones suyas son los viajes, la geografía, la historia y sobre todo la geopolítica.

De momento vive en Tesalónica impartiendo clases particulares de inglés, español, portugués y alemán, traduciendo y sigue aprendiendo idiomas.

Reseñas literarias

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • La última lección de Manuel Azaña
  • El consejero de Roma
  • palabras
  • ayer-soñe-coverv1-1epub
  • La ópera de México
  • En el Lago Español
  • Bullying Escolar al Descubierto
  • Espacio disponible para tus productos o servicios
  • Dadme a vuestros rendidos
  • Los abrazos perdidos