Las nueve musas
fue voraz

«Fue voraz», de Alejandro López Pomares

Promocionamos tu libro

Fue voraz, el nuevo poemario de Alejandro López Pomares (Orihuela, 1983) y publicado por la editorial valenciana Olé libros, explora aquellos lugares que pasan desapercibidos para la mayoría de los mortales debido a lo volátil y estresante que es, a veces, la vida; pero para evitar lo efímero de la misma el ser humano tiene, como bien más preciado, la memoria; en palabras del prologuista del libro, el profesor, antropólogo, poeta y ensayista, Manuel García Pérez: “La memoria a la que se refiere Fue voraz es esa memoria que nace de la inmediatez y busca su analogía en un crisol de experiencias que se pronuncian desde la eficacia de unos recuerdos casi remotos.”

FUE VORAZ: 173 (Ites)
  • López Pomares, Alejandro (Autor)

Fue voraz se estructura en dos partes: “Antes de todo”, que contiene nueve poemas asociados al afán contemplativo del poeta, que otorga un protagonismo especial al paisaje para realizar una labor de introspección coligada a la temática clásica del tempus fugit; y “Después de todo”, con dieciocho poemas en los que el sujeto poético coadyuva a la reflexión entre los fantasmas del recuerdo y la vida consciente.

El poema que da título al poemario acude, precisamente, a los recuerdos de la infancia, los cuales se rememoran mediante la palabra, pues, como decía Wittgenstein: “los límites de mi lenguaje son los límites de mi mente”, sin embargo, para López Pomares la palabra no es suficiente, no podemos encapsular el tiempo, que escapa cual torrente; el tiempo es inasible, la palabra únicamente puede dar cuenta del rastro que dejamos en el continuo fluir de los días: “Las cosas que escribo son solo rastros de tinta / que rasgan el papel antes de caer al vacío. / Sin embargo, algo retumba en el fondo, te estalla en los oídos, / te dice: espera, ¡espera un momento!”

La vida se vertebra en dicotomías, en luces y sombras, en cambios, todo es pasajero: “entre nuestras decadencias de hace cien años y la del presente, / hay un cambio continuo / e indiferente.” (“Todo será pasado al instante”). Pero al mismo tiempo hay cosas que, ante nuestra imperfecta percepción, nunca cambian: “la misma imagen y la misma sensación desesperante / de que nada cambia, / y de que todo se me escapa.” (“La misma sensación”). A su vez, el tópico del theatrum mundi adquiere una especial relevancia llegados a este punto, en muchas de las piezas poéticas del libro realidad y ficción aparecen difuminadas: “Salió un actor / tan parecido a mí que me sobresalté / al no reconocer su voz / y, ante mi gesto, quizás de desprecio, / alguien me miró mal.” (“El teatro-la vida”)

Por otro lado, encontramos otras versificaciones que ahondan en temas más controvertidos, por ejemplo, el tema apocalíptico de la extinción de la raza, que indaga en el llamado “giro copernicano” cartesiano: “¿Qué más da una foto, / esa foto vuestra, / si, al cerrar todos los ojos, / ya no quedarán ojos que la vean?”; el oficio de aquellos autores o poetas de Instagram que, más que escritores, pretenden ser famosos; reflexiones asociadas a la pandemia y el confinamiento por COVID; los efectos físicos y psicológicos que subyacieron tras la DANA que tuvo lugar en la Vega Baja; las nuevas tecnologías y las redes sociales; la guerra de Ucrania…

Estamos pues ante un poemario que, aun tratando diversas temáticas, tiene como eje axial el paso del tiempo, hecho que siempre ha preocupado a todo poeta que se precie. Desde una perspectiva física, el tiempo es una parte fundamental de la estructura del universo. Según la teoría de la relatividad de Einstein, el tiempo no es absoluto, sino que está intrínsecamente ligado al espacio, formando una entidad llamada espacio-tiempo. Esta teoría explica cómo la percepción del tiempo puede variar dependiendo de la velocidad y la gravedad, lo que se conoce como dilatación del tiempo.

A nivel biológico y psicológico, el paso del tiempo se percibe de manera subjetiva. Nuestra percepción del tiempo puede variar según nuestras experiencias, emociones y circunstancias individuales. Por ejemplo, el tiempo puede parecer pasar más rápido cuando estamos ocupados o divirtiéndonos, mientras que puede parecer más lento en situaciones de aburrimiento o ansiedad. El paso del tiempo es una realidad fundamental que afecta todos los aspectos de nuestra existencia, desde la física del universo hasta nuestra experiencia subjetiva del mundo. Es un fenómeno complejo y multifacético que ha intrigado a científicos, filósofos y personas de todas las culturas a lo largo de la historia., y, a su vez, es un tema recurrente en la poesía, ya que nuestros poetas clásicos a menudo reflexionaban sobre la fugacidad de la vida, el envejecimiento, el cambio y la impermanencia. A través de metáforas, imágenes evocadoras y un lenguaje lírico, la poesía captura la esencia efímera del tiempo y sus efectos en la experiencia humana.

Alejandro López Pomares ha dado un paso más, entendiendo que la escritura es la única manera de sostener aquello que se escapa irremediablemente de las manos, pero advirtiéndonos de que no somos conscientes del fraude que nos impone el uso del lenguaje y, como consecuencia, ansiamos trascender, quedar para la posteridad, por eso, contar las horas, los días, los meses y los años acaba resultando doloroso. No obstante, quizás la poesía sea la única -o al menos la más propicia- manifestación artística que ofrece un espacio único para reflexionar sobre la naturaleza efímera de la vida y la compleja relación entre el tiempo y la experiencia humana.

Última actualización de los productos de Amazon el 2024-06-16 / Los precios y la disponibilidad pueden ser distintos a los publicados.

Fernando Mañogil Martínez

Fernando Mañogil Martínez

Fernando Mañogil Martínez nace en Almoradí (Alicante) el 26 de agosto de 1982

Es Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Alicante y profesor de Lengua Castellana y Literatura en el IES Los Montesinos-Remedios Muñoz.

Ha publicado algunos libros de poesía como Del yo al nosotros (Sevilla 2010), Viento en contra (Devenir, 2015) y Volver (Selección de poemas 2013-2018).

También ha realizado el trabajo de investigación sobre las relaciones poéticas entre César Vallejo, Gonzalo Rojas y Juan Gelman.

Su último libro de poemas publicado hasta la fecha es La musa y el silencio (Devenir, 2019).

Editamos y promocionamos tu libro

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • La última lección de Manuel Azaña
  • El último experimento
  • palabras
  • ayer-soñe-coverv1-1epub
  • La ópera de México
  • En el Lago Español
  • Bullying Escolar al Descubierto
  • Espacio disponible para tus productos o servicios
  • Dadme a vuestros rendidos
  • Los abrazos perdidos