Las nueve musas
interacción en las redes sociales

¿Cómo mejorar la interacción en las redes sociales de marcas del mundo cultural?

En este artículo quiero hablaros de cómo mejorar la interacción en redes sociales de marcas y empresas del mundo cultural.

marcas y empresas del mundo culturalCuando hablo de «interacción» me refiero a que el público de una red social interactúe dando «me gusta», compartiendo en su perfil o en otras redes nuestras publicaciones, o escribiendo comentarios. Esto ayuda notablemente al crecimiento de una cuenta en una red social, y es un dato muy importante para dar auténtica viralidad a nuestros contenidos.

Pero si queréis saber más sobre qué es la interacción en las redes sociales, este artículo de Rock Content puede interesaros.

Aquí, en cambio, quiero hablaros específicamente de cómo mejorar la interacción en redes sociales del ámbito cultural.

El Social Media en marcas del mundo de la cultura

Las empresas del mundo cultural, revistas de arte, literarias, o de historia, filosofía, editoriales, así como museos o galerías de arte, a menudo pueden tener la sensación de no lograr una buena interacción con sus redes sociales.

Realmente, cuando esto ocurre, es porque no hay un buen Plan de Social Media con un análisis del público objetivo y del buyer persona detrás, que ayude a establecer y definir un calendario de contenidos acorde.

En realidad, no tiene porqué ser más difícil destacar en redes sociales y mejorar la interacción con contenido cultural que con cualquier otro tipo de contenido.

Sólo hemos de conocer bien a nuestro usuario, a nuestro público dispuesto a consumir contenidos culturales. Si lo analizamos bien, sabremos crear el Plan de Social Media y la estrategia de contenidos a publicar para las redes sociales de nuestra marca cultural.

Pero antes, vamos a ver algunos aspectos generales del Social Media.

La gran mayoría de la población hispanohablante utiliza las redes sociales

En primer lugar hemos de tener un dato en mente:

El 85% de ciudadanos en España (atención: he citado “ciudadanos”) utilizan las redes sociales. Esto significa que la gran mayoría de la población española ya está en las redes sociales.

Y en Latinoamérica, esta cifra alcanza el 83%.

Estos datos arrojan que la enorme mayoría de personas hispanohablantes disponen de algún perfil propio en Facebook, Instagram, Tik Tok, Pinterest,  Twitter, u otras redes sociales.

Naturalmente, dentro de este amplio número de personas, se encuentran aficionados a la cultura. Investiguemos pues quiénes son. Esto es analizar a nuestro público objetivo.

Definiendo el público objetivo de una marca cultural

En primer lugar, lo que hemos de hacer es definir nuestro público objetivo.

Tenemos que conocer, de la forma más precisa posible, quién es nuestro público.

El Público Objetivo (o también llamado Target Group) es aquel que esperamos sea impactado por nuestro plan de Marketing. En el caso de un Plan de Social Media el público objetivo será quienes deseamos que sean impactados por dicho plan.

Es importante definirlo bien, imaginar sus características, actitudes y necesidades, para así poder afinar el tipo de contenidos que publicamos en las redes sociales de nuestra empresa cultural.

Por ejemplo, vamos a imaginar que vamos a crear un Plan de Social Media para una editorial.

Resulta que esta editorial está especializada en la publicación de libros de género juvenil, con literatura fantástica y de ciencia ficción. ¿Cuál es su público objetivo?

  • Chicos con edades comprendidas entre los 10 y 17 años, aficionados a la lectura.
  • Padres y madres de chicos adolescentes, de clase media-alta.

A partir de estos datos podremos determinar qué contenidos atraerán a este público objetivo y será más sencillo establecer un calendario de contenidos acorde.

Pero no sólo eso, conocer cuantos más datos mejor sobre nuestro público objetivo, nos ayudará a elegir la red social en la que estableceremos nuestro plan. Por ejemplo:

  • Chicos y chicas de entre 10 y 17 años: usuarios habituales de Tik Tok.
  • Padres y madres de chicos adolescentes, de clase media-alta: usuarios habituales de Facebook y Twitter.

De esta forma estableceremos los contenidos acordes a nuestro público y definiremos en qué red social o redes utilizaremos nuestro plan, así como los anuncios en Facebook Ads, por ejemplo, destinados a los padres de los chicos.

buyer personaDefiniendo a nuestro “buyer persona” para mejorar la interacción en redes sociales

El buyer persona es una excelente herramienta en el mundo del Marketing en general, pues nos ayuda notablemente a crear nuestra estrategia de Marketing.

El buyer persona es un supuesto posible comprador imaginario de nuestra marca o de nuestros productos. Nos lo imaginaremos como si fuese real, añadiendo todos los matices posibles en cuanto a sus características, clase social, empleo o estudios, estilo de vida y gustos.

Definir a nuestro buyer persona es muy útil para afinar en el tipo de contenidos a crear en redes sociales, así como también para los contenidos del blog, formato de publicidad, y también en cuanto al branding de la marca, cómo debe ser su imagen corporativa (logotipo), diseño gráfico utilizado, elementos de imagen, voz de la marca, estilo con que se dirigirá a su público, etcétera.

En realidad, definir a nuestro buyer persona va un paso más allá de la definición del público objetivo, porque al definir más la personalidad de nuestro posible comprador logramos también afinar mucho más qué tipo de contenidos en redes sociales le gustarán o atraerán.

Sí, atraerán. Porque no olvidemos que el Social Media, así como la creación de contenidos para blogs y páginas web, forman parte del Marketing de contenidos, Inbound Marketing o Marketing de atracción, que consiste en atraer a nuestros posibles clientes o compradores sin realizar una publicidad agresiva, sino ofreciendo contenido que pueda ser de su interés o utilidad. Lo que los marketeros solemos llamar “crear contenidos de valor” 🙂.

Ejemplo de buyer persona para el caso de una editorial juvenil

Bien, ahora imaginemos a nuestro buyer persona:

Chico de 16 años que le gusta leer cómics de fantasía y ciencia ficción, así como novelas de fantasía. Le gusta la ilustración, incluso él realiza algunas ilustraciones por hobbie. También juega a videojuegos. Es un chico despierto e inquieto. Le gusta mucho reunirse con sus amigos para jugar a videojuegos y entre ellos también se pasan novelas de fantasía y cómics.

Con este buyer persona definido, podemos entender que unos contenidos en redes sociales donde sólo se muestran los datos de los libros a publicar, la fecha de publicación, etcétera, seguramente no llamarán la atención de nuestro perfil. 

En cambio, probablemente le interese cómo el autor o autora del libro que pretendemos que compre definió la historia, y también conocer el proceso de creación del ilustrador que acompaña a la novela, incluso las técnicas que utilizó el ilustrador para sus creaciones. También le interesará contenidos sobre videojuegos de temática fantástica. 

Por último, concursos y sorteos donde pueda atraer a seguir las redes sociales de la editorial a sus propios amigos a cambio de algún tipo de premio, también podrían valorarse.

Imaginemos a este usuario en las redes sociales de la editorial juvenil que hemos puesto como ejemplo:

¿Qué crees que creará más interacción en redes sociales? ¿Una entrada donde se citan los datos básicos del libro por publicar, o una publicación donde se cuenta el proceso creativo de los dibujos del ilustrador, o el proceso de creación de la historia, o un sorteo donde participe para poder ganar gratuitamente un ejemplar del libro?

Conclusión: contenidos en redes sociales y mejora de la interacción para marcas del ámbito de la cultura

Ahora ya tenemos suficientes datos (y, por supuesto, aún podemos ampliar más y definir 2 o 3 buyer persona) para crear unos contenidos para redes sociales apropiados y un calendario de contenidos adaptado.

Trabajar las redes sociales del mundo cultural, a mi juicio, pasa por analizar bien a nuestro público. Y, por lo general, hemos de comprender que nuestro público suele ser culto y muy curioso, por lo tanto los contenidos que creamos han de despertar la pasión por querer saber más, pues el deseo de saber y de ampliar su campo de conocimiento es lo que realmente le ha llevado hasta nuestra marca cultural.

Esto último, más que nada, será lo que haga mejorar notablemente la interacción en redes sociales de nuestra marca cultural.

Espero haber aclarado ciertas dudas y haberos ayudado con este artículo. 

Me encantaría escuchar vuestra opinión y dudas en comentarios.

Margarita Guirao

Diplomada en Diseño Gráfico con estudios en Historia del Arte y varios cursos de Marketing digital (Community Management, SEO).

Apasionada del arte, la música y la literatura, es escritora amateur de novela psicológica y de ciencia ficción.

En lo profesional, trabaja en la gestión de redes sociales, diseño gráfico y web, y redacción de contenidos SEO de marcas culturales como museos, galerías de arte, artistas, escritores y creadores, así como editoriales y otras empresas relacionadas con el arte y la cultura.

Publicamos tu libro (

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Las bestias nazis

 Aforismos – Antropología – Arqueología – Arquitectura – Astronomía – Biografías – Biología – Cabaré – Cerámica – Cine – Cómic – Comunicación – Crítica literaria – Danza – Derecho – Dibujo – Diseño – Ecología – Economía – Educación – Ensayo – Escultura – Filología – FilosofíaFísicaFotografía – Gastronomía GeologíaGrabado – Historia – Ilustración -  Jazz  – MarketingMatemáticasMemorias – Música – Narrativa – Ópera – Ortografía y Gramática – Performance – Pintura – Poesía – Poesía visual – Política – Psicología – Química – Religión – Salud – Sociología – Tapices - Teatro - Viajes -Zarzuela
Apadrina a un redactor