Las nueve musas
Aforismos del Cantábrico VII
Aforismos del Cantábrico VII

Aforismos del Cantábrico VII

Promocionamos tu libro

La opulencia de Occidente tiene algo de fiesta mafiosa.

En los valles de lágrimas solo se puede vivir gracias a los humoristas.

Toda democracia necesita un espantapájaros.

La vida es bella, pero como una pantera.

En la prehistoria ya había caníbales de derechas y caníbales de izquierdas.

El aforismo es un género literario que no gusta a los lectores pasivos.

Las peores erratas son las del pensamiento.

Hay caras que parecen que están corregidas.

Decir que el dinero no es importante es un mal chiste de millonario.

Era estúpido, se hizo budista y siguió siendo igual de estúpido.

Buscaba su nombre en los periódicos como quien busca una aguja en un pajar.

El día en el que uno no se ha reído ni una sola vez es un día perdido.

Cuando estamos muy mal, qué nostalgia nos entra de aquellas épocas en las que estábamos solo mal.

Estar pasado de moda no es ningún mérito.

Toda gran virtud viene acompañada de un defecto correlativo.

Siempre que recibimos una gran noticia personal tenemos que pagar el precio de caer en una pasajera pero ridícula estupidez.

Algunas caras nos recuerdan que tenemos que andar con pies de plomo.

Ramón Eder

Ramón Eder

Ramón Eder (Lumbier, Navarra, 1952) es uno de los grandes aforistas españoles contemporáneos.

Aunque ha cultivado otros géneros: poesía (Axaxaxas mlö, 1985; Lágrimas de cocodrilo, 1998) o el relato breve (La mitad es más que el todo, 1998), se ha centrado en los últimos años en la escritura de aforismos.

Hasta el presente tiene publicados Hablando en plata (El Híbrido, 2001), Ironías (Editorial Eclipsados, 2007), la antología La vida ondulante (Renacimiento, 2012), El cuaderno francés (Huacanamo, 2012) y Relámpagos (Cuadernos del Vigía, 2013).

Corrección de textos

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.